ENFOQUE

La cultura es la sonrisa

<
>

RavizzoliPor Guillermo Ravizzoli (*)


¡Que linda síntesis y que energía tiene esta canción! Es un homenaje a nuestra cultura, mixtura entre lo clásico y lo popular, un bien común, social. Un bien de todos. Esta hermosa canción creada por León Gieco me sirvió como título para plantear algunas ideas sobre la potencialidad de la cultura, un motor más del desarrollo económico y territorial de la comunidad.

Comúnmente, cuando se habla de cultura en materia económica, se tiene una idea generalizada. Principalmente, se piensa que es un sector dormido que no genera ingresos representativos y por lo tanto no es visto como negocio. Pero aquí surge una de las primeras inquietudes, ¿sabemos realmente cuánto representa la cultura en el PBI de nuestra comunidad?  ¿Sabemos cuál es el valor monetario de la cultura?; además del bienestar social y emocional que aporta.  Estas son preguntas claves, ya que, poder tener una medición concreta nos dará la información necesaria para definir si la cultura es uno de los ejes principales en el desarrollo económico. Sin información no podremos tener claro el rumbo.

El mercado de la cultura si no es motivado y potenciado, indefectiblemente, comienza a ser un mercado volátil, frágil e influenciable. Por eso, es sumamente importante agregar valor y calidad para que, desde hoy y con miras al futuro, nos lleve a crear un ecosistema rentable que genere ganancias reales y que lo posicione como un sector de inversión sustentable.

Investigar, analizar, diagnosticar y planificar, en las diferentes industrias creativas y culturales, es clave para tener un plan de acción concreto a corto, mediano y largo plazo. Hay que profesionalizar el potencial económico de las creaciones culturales. Crear sinergia entre inversores y artistas, apuntar alto y a calidad.

El desarrollo de la industria cultural potencia al turismo, a la gastronomía, al deporte y, así sucesivamente, a todas las actividades económicas de una sociedad. Por eso, es de suma importancia tener información y estadística para convalidar esto, respondiendo a la pregunta: ¿Cómo aporta la cultura económicamente a esta comunidad? ¿Cómo impacta la actividad cultural en el comercio, los servicios y la industria? ¿Cuántas MiPymes se benefician con esto?

Como decíamos anteriormente, debe existir un espacio de trabajo en equipo entre los tres sectores involucrados (artistas, estado y empresas) que genere una dinámica activa teniendo en cuenta los siguientes lineamientos estratégicos:

-1. Creación y consolidación de un fondo de inversión dirigido al desarrollo de proyectos creativo-culturales.

-2. Capacitación y fomento de todas las actividades vinculadas.

-3. Constitución de un observatorio de economía creativa y de derechos culturales.

-4. Incorporación de agentes estratégicos e inversionistas para brindar recursos al fondo.

-5. Plan de acción y cronograma de actividades con difusión local, regional y nacional. Contemplando una segunda etapa de posicionamiento internacional.

Desde el punto de vista de la inversión o el mecenazgo, hay que entender que la profesionalización del negocio es lo que le permitirá mantener un esquema financiero sano y dará confianza a los inversionistas al momento de pensar en ellos como el lugar indicado para multiplicar su dinero.

Azul es una mina de oro en industrias culturales. En primer lugar, porque posee una gran producción artística en todos sus niveles, tanto en acciones vinculadas al Estado, como en lo privado y en los centros culturales independientes. Tenemos el lujo de poseer un enorme patrimonio cultural que va desde nuestros pueblos originarios hasta los clubes de barrios, pasando por el Teatro Español y la casa Ronco, nuestras sorprendentes sierras y muchísimo más. Nuestro Patrimonio cultural es un todo, no son solo edificios. La cultura nos atraviesa horizontalmente.

Sin embargo, aún adolecemos de un modelo que conciba a la cultura como una industria productiva, y para esto debemos tejer una red -donde esté la sociedad civil, la iniciativa privada y el gobierno- con el objetivo de generar bienes y recursos en común. Creando una plataforma integral para el desarrollo económico y sustentable de la industria cultural.

Para comenzar, hay que comprender que unir el arte con el dinero no es algo negativo; todo lo contrario, es la valorización económica de la creación y desarrollo cultural.

Nuestro desafío es poder sentarnos a dialogar, con reglas claras y creando confianza. El desafío es valorarnos más y superarnos siempre con una sonrisa.

  (*) Diseñador en Comunicación Visual UNLP, cursó la Maestría en Administración de Negocios UNICEN, ex presidente del CEDA y Director de Comercio en FEBA.

  

“La cultura es la sonrisa

Que brilla en todos lados

En un libro, en un niño

En un cine o en un teatro

Solo tengo que invitarla

Para que venga a cantar un rato”

León Gieco

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *