RUGBY DE PRIMERA DIVISIÓN

La derrota en Azul, el envión hacia Juárez

Azul Rugby Club perdió con Onas en la ida de octavos de final que se jugó en el predio Ricardo Molteni. La revancha se jugará el sábado en suelo juarense.

<
>

El rugby sagrado de los sábados, esta vez se trasladó al domingo: por disposición de la UROBA, los equipos de Primera de Azul Rugby y Onas de Benito Juárez se dieron cita en el Molteni, para abordar el cotejo de ida de los octavos de final del certamen.

Pasadas las 15 horas el juez llamó y la chance de llegar a cuartos de ARC empezó a jugarse ante el ganador de la Zona 1, un rival de fuste.

El juego físico que imponía la visita en el comienzo, era contrarrestado por más fuerza borraja; los gordos tackleaban bien armados los embales visitantes, y la línea se prendía a los rápidos juarenses. Quince minutos plagados de adrenalina y emoción en todas las partes del terreno de juego. El marcador lo abrió, de penal, Maddio, que pidió palos y envió la guinda a que se escabullera por la H para el 3 a 0.

Con esa escenografía se estaba extinguiendo el primer tiempo al momento en que, tras una corrida de uno de los gordos visitantes, la guinda se abrió rápido y llegó el try de Onas, que tras la conversión llegaba al descanso disfrutando de un 7 a 3.

Azul Rugby Club salió a comerse crudo al rival, actitud que suele pagarse con desequilibrio –mas no sea momentáneo–, espacios que la visita aprovecharía muy bien. La velocidad de manos y de pies hacía que durante veinte minutos llegarían trys visitantes (cuatro más tres conversiones) que llevaban el partido a un 33 a 3, impensado por lo visto en los primeros cuarenta minutos.

Puntada tras puntada, Garat y Goicolea buscaban ganar metros; Marateo tackleaba y atacaba, Scalcini chocaba y pasaba a los tumbos, mientras que los demás se disfrazaban de gordos en la línea, con cintura y velocidad pero hacia el choque de la muy buena defensa de Onas. Tras un muy buen scrum, la guinda pasó de mano en mano para que tras varios rucks, fuese Goicolea el que anotase el try.

Faltaban diez minutos y Azul Rugby seguía yendo a morir en la suya: balòn asegurado, énfasis en esquivar el tackle, ganar metros, generar ruck y darle vida a la línea para seguir atacando. Fueron intensos esos momentos en los que el corazón manejaba los cuerpos cansados y las mentes agotadas. Los gordos, con Urrutia señalando senderos, rompieron líneas, se afirmaron en los flacos con Canevello, atento a hacer el pase justo, y Mazzo que lograba un try que luego convertiría Maddío para el 33 a 15 con el que se cifró el cierre del partido.

Se terminó el partido y el panorama emuló bastante al cierre del primer tiempo, buscando y jugando el rugby que la gente está acostumbrada a ver. Para el conjunto blaugrana no fue suficiente. Las desatenciones defensivas ante un rival bien armado fueron decisivas en un partido que, como dirían luego los jugadores, “aún no terminó”. Restan 80 minutos que se van a jugar pasado mañana en Juárez; hasta allí viajará ARC y sus ilusiones para, todos juntos, forjar un sitio lo más confortable posible en cuartos de final, ese lugar que surge y se oculta en un horizonte nada lejano.

La borraja necesitará sumar al menos 5 puntos (los que ganó Onas en Azul) para llevar la definición por la clasificación a cuartos al terreno de la cifra del resultado, cuya diferencia deberá mejorar la que plasmó el elenco juarense el la ida.

EL DATO   

También del rugby de categoría Intermedia se sirvió el domingo en el sur azuleño. En un partido cerrado en los fowards, muy trabado y con tackles tremendos, fue Onas el que ganó el juego por 12 a 8.

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *