La dirigencia política

Sr. Director:

Con mucho gusto soy lector de vuestro periódico y me detengo con notas de diferentes dirigentes políticos que el medio difunde y con ello nutre de información a sus lectores, ellos en definitiva serán los que emitan, en un sistema democrático, su veredicto final a través del voto.

Entre las diversas opiniones que surgen e intentando hacer alguna reflexión sobre las mismas, aparecen algunas de dirigentes que pareciera hubieran tenido gestiones impecables, por supuesto según sus propias apreciaciones, pero cuando miro la realidad de nuestro querido Azul y sin querer ser despiadado en cuanto al calificativo a emplear sobre la realidad, noto que ésta es quizá alarmante y me pregunto:

– ¿No nos faltarán dirigentes que miren un poco hacia adentro, realicen una profunda autocrítica de sus gestiones, pidan perdón a la sociedad por sus propios errores, quizá involuntarios?

– ¿Conoce la dirigencia política la palabra humildad y su significado?

– A todo nivel se observa un estado decadente con dirigentes políticos prósperos ¿No suena ello a alguna contradicción?  ¿No será que priorizan su situación económica en lugar del bien común?  ¿Por qué son tan eficientes en el manejo de lo propio y no así en lo del Estado?

– Muchas veces vemos temas que son muy dolorosos para la comunidad en su conjunto, con decisiones que seguramente vienen contaminadas por errores, en el mejor de los casos, pero que sabemos que a esta altura de los acontecimientos los reclamos no hacen más que clavar dentro de  la herida y no la curan ¿Será ello lo que llamamos demagogia?. ¿No sería bueno en esos casos que más que la protesta existiera la propuesta superadora?

– Dejaremos  la queja (que nos divide ya que miramos al pasado convirtiéndonos en víctimas) y pasemos a la propuesta, que  nos une, convirtiéndonos en protagonistas,  conectándonos con un futuro que hoy podemos cambiar?

– ¿No será que los ciudadanos con nuestra  falta de participación y de opinión dejamos lugar a que crezca este tipo de conductas que enferman a la sociedad?

Finalmente, y agradeciendo a usted la gentileza de publicar la presente, me permito convocar a todos los ciudadanos a participar en política, a pesar de que esta esté muy devaluada, pero es la única forma que tenemos de organizarnos y, seguramente con los valores de la sociedad y con mas participación, esta podrá enaltecerse y de esa forma cumplir con el rol que le es propio.

Miguel Filippetti

migazul07@hotmail.com

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *