La educación como bandera

El país esta permanentemente dedicado a la coyuntura, pero en la sociedad no hay planes que unan en un largo plazo. Los argentinos si se ponen hablar del pasado y del presente, van a tener diferencias y eso es lógico. Pero los países que se desarrollaron y son inclusivos, más allá de las diferencias lógicas del pasado y del presente, fueron creativos en desarrollar una o dos políticas de Estado en la que están todos de acuerdo y eso es lo que el doctor Facundo Manes llama el nuevo paradigma que es el conocimiento.

¿Quién va a estar en desacuerdo en cuidar los cerebros de los argentinos, en combatir la pobreza, la mala nutrición y los efectos de eso en el cerebro?. Todo eso es el paradigma del conocimiento.

Lo importante es que esto no va a pasar si la sociedad no lo pone como prioridad. Para eso es necesario no mirar para otro lado y buscar la unión para poner como prioridad a la educación, a la ciencia, al conocimiento. Esto tiene que ser el nuevo paradigma y tiene que ser reclamado por la sociedad.

Se pide por la inseguridad, la corrupción, el narcotráfico, la pobreza, pero no aparece la educación, la innovación, la ciencia y cerebro saludable. Lo que no se quiere saber es que todos estos temas se relacionan con la inversión en el cerebro saludable, en educación. La lucha es poner a la sociedad reclamando educación.

Los seres humanos necesitan un propósito en la vida. Más allá de lo que se come, del auto, el celular, lo que se necesita es un propósito. Y la sociedad está demandado esto. Y ese propósito tiene que ser la educación, que abre puertas, genera la autoestima necesaria para perseguir los sueños, cambia la vida.

Hay que lograr que la gente entienda que los países que se desarrollaron no invirtieron después en ciencia y tecnología, sino que lo hicieron antes. En Argentina hubo períodos de crecimiento económico, sin embargo no hubo desarrollo. Hay un tercio de la población con pobreza. Eso marca que el crecimiento económico sólo no genera desarrollo inclusivo. Por eso hay que hablar de lo que realmente desarrolla un país que es el crecimiento económico pero basado en la innovación, la ciencia, la tecnología y la educación.

No hay educación si no existen docentes probos. Además la educación es algo diario, por ejemplo cuando no se frena en un semáforo, cuando como padres no se involucran en la educación de sus hijos. Por eso hay que cambiar culturalmente y poner a la educación como prioridad.

La neurociencia es la rama de la ciencia que estudia el cerebro y el aprendizaje. Pero los neurocientíficos no pueden darle recetas a los docentes de cómo tienen que educar basados en lo que se sabe, sino que tienen que construir puentes y un trabajo codo a codo porque los neurocientíficos no conocen lo que pasa en el aula, no tienen experiencia en pedagogía.

El rol del docente no es transmitir información hoy, sino que es cómo los chicos procesan esa información disponible, como generan nuevos contenidos, trabajan en equipo y se comunican. Para eso hay que reinventar la educación porque el rol del docente hoy es básicamente también, inspirar, motivar y ser un ejemplo. Buscar el talento de los alumnos y potenciarlos.

Estas ideas, expresadas por el doctor Facundo Manes hacen pensar si se va por el camino correcto o es necesario cambiar el rumbo. Una cosa es segura: la educación tiene que ser la bandera que lleve al ser humano a tener un objetivo en la vida. Y ese objetivo es la mejor calidad de vida y la búsqueda de la superación para conseguir progresar.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *