CULMINÓ CON UN GRAN FESTEJO Y UN MUESTREO

La Escuela de Verano de Cacharí y la intensa actividad que llevó durante enero 

EL TIEMPO dialogó con el profesor de educación física y director de la entidad, quien ofreció aspectos sobre las tareas que realizaron los 90 alumnos que concurrieron a la pileta. “El balance en general fue muy bueno”, expresó el entrevistado.

El profesor de Educación Física Adrián Labaronnie es director de la Escuela de Verano Municipal de Cacharí. Se encuentra trabajando con la profesoras de artes: Camila Correa y su ayudante aunque profesora de matemáticas, Daniela Pereyra.

Algunas de las actividades que realizaron los alumnos que concurrieron a la Pileta Municipal de Cacharí.


La pileta está ubicada en Avenida San Martín y Las Flores. Cuenta con un natatoriode  2 metros en la parte más profunda, 25 metros de largo y 12 de ancho, independientemente de la pileta y pertenece a la Dirección General de Escuelas.
Habló sobre la dinámica de la escuela de verano, cuáles fueron las actividades que desarrollaron y el cierre que realizaron el miércoles 31 de enero.

Una gran pileta y un año de muchas aventuras y anécdotas que los niños recordarán por siempre.
FOTOS GENTILEZA ADRIÁN LABARONNIE


Muchas actividades y articulación con otras entidades
Sobre la dinámica de la colonia precisó que “comenzamos a anotar en el mes de diciembre en la sede del CEF, de 3 a 14 años. Los grupos estuvieron divididos en dos horarios ya que no se contó, este año, con mucho personal; así que hicimos dos grupos: Uno de 3 a 8 años de 10.30 a 12 horas y de 9 a 14 años de 9 a 10.30 horas”.
Les ofrecían desayuno, además de actividades artísticas y pileta.
Sobre las diferentes disciplinas artísticas que abordaron especificó que “los chicos trabajaron con pinturas, plastilina, collages, goma espuma, hicieron caretas con engrudo y cartapesta. Además dibujan con crayones, témperas”.

Resaltó que “este año por primera vez el Consejo Escolar nos brindó el servicio alimentario, este es el primer año, lo cual ayudó a los papás también antes de mandarles algo para comer”.
Además, Labaronnie aseguró que a la pileta concurrían chicos de cualquier poder adquisitivo, es indistinta su clase social, “venía todo el mundo”.
También articularon con los chicos del CEC, “venían a las 9 de la mañana, desayunaban con nosotros, hacían arte con el primer grupo y se iban al centro complementario a almorzar”.
Es importante destacar que años la Pileta Municipal de Cari articuló con escuelas especiales pero este año no tuvieron el apoyo por falta de profesores.
“Empezó el 2 de enero y terminó el 2 de febrero”, subrayó el profesor.

Hace una semana culminó con una cena, juegos nocturnos, actividades de kermese, juegos deportivos, no se quedaron a dormir pero sí están las carpas armadas. Estuvieron hasta la medianoche.
Muestreo y detalles sobre un mes de puro aprendizaje
En segundo lugar, el director de la pileta señaló que “al otro día de la culminación de la pileta hicimos un muestreo. Es decir los papás observaron lo que han aprendido y lo que lograron en la temporada”.
Resaltó que “el balance en general fue muy bueno. Este año no tuvimos ningún inconveniente. Aproximadamente concurrieron 80 chicos aunque fueron rotando porque algunos se fueron de vacaciones…”
Añadió que “aunque, como mencioné anteriormente, dividimos los turnos pero para una mejor organización nuestra. Por ahí no íbamos a poder trabajar como corresponde. Durante el año las actividades del CEF son la mayoría deportivas no son culturales, sino  fútbol, básquet, jockey, mini fútbol y educación física para adultos”.

EL DATO
El guardavidas es Pablo Cabral y también contaron con personal auxiliar del CEF que se fueron trotando durante la temporada.

 

En el cierre de las actividades los chicos llevaron a cabo diferentes juegos y también cenaron juntos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *