AYER SE FIRMARON LAS ESCRITURAS 

La Facultad de Derecho de Azul ya tiene casa propia  

En presencia del escribano Gustavo Cruz Prat, el Rector de la Unicen rubricó con su firma  la compra. La parte vendedora estuvo representada por integrantes de la Asociación Católica de Empleadas de Azul. La propiedad es la misma donde venía funcionando la casa de estudios, Bolívar 481 entre De Paula y Burgos. 

El Rector de la Unicén, Roberto Mario Tassara, y la presidenta de la Asociación Católica de Empleadas de Azul, Sebastiana Cristina Sotosanti, firmaron las escrituras por las cuales la casa de altos estudios adquirió la casona de calle Bolívar 481. El acto fue convalidó por el escribano Gustavo Cruz Prat. NACHO CORREA
<
>
El Rector de la Unicén, Roberto Mario Tassara, y la presidenta de la Asociación Católica de Empleadas de Azul, Sebastiana Cristina Sotosanti, firmaron las escrituras por las cuales la casa de altos estudios adquirió la casona de calle Bolívar 481. El acto fue convalidó por el escribano Gustavo Cruz Prat. NACHO CORREA

El Rector de la Unicén, Roberto Mario Tassara, y la presidenta de la Asociación Católica de Empleadas de Azul, Sebastiana Cristina Sotosanti, firmaron ayer las escrituras por las cuales la casa de altos estudios adquirió la casona donde funciona la Facultad de Derecho. La propiedad de 850 metros cuadrados y ubicada en Bolívar 481 fue escenario de este importante acto, que convalidó el escribano Gustavo Cruz Prat.

Tassara estuvo secundado por el vicedecano, el azuleño Omar Losardo y por la Decana de Derecho, la Dra. Laura Giosa; mientras que a Sotosanti la secundaron Lidia Boggi y Marta Gorosito. La operación comercial se concretó por un importe total de 3.310.000 pesos.

Sotosanti reveló que, para la Asociación, “todo comenzó por un juicio de usucapión que duro 10 años”, tras lo cual realzó la figura del Dr. Eduardo Lapenta, “que pensó en esta propiedad” mientras se desempeñaba como director de la Escuela de Derecho y fue el primer decano de la Facultad.

La mujer destacó que la casa tenía gran parte de su superficie en condiciones no habitables y que, por iniciativa de Lapenta, se cambió la instalación eléctrica y la comenzó con la instalación de la calefacción central. También la obra de los nuevos baños, que se inauguró durante el mandato de la actual Decana.

“Todos hemos cumplido nuestra parte. Quien vio la casa en los últimos tiempos (que estaba en manos de la Asociación Católica), con el deterioro que tenía, la ve ahora y eso nos da mucha alegría”, expresó Sotosanti.

Indicó que en la Asociación Católica nació para brindarle atención a la mujer que trabajaba o estudiaba, en el marco de una idea de Monseñor D’Andrea, que se interesó por esa situación cuando corría el año 1920. “Mucho pasó para que llegara a ser nuestra, faltaba lo jurídico. Esta casa ha sido muy entrañable para nosotros. Por falta de recursos la casa se fue deteriorando más. Por ese lado es entrañable y también porque acá funcionó, antes de nuestro arribo, la Universidad Popular ‘José Hernández’, que fue creada por Bartolomé J. Ronco y María Alex Urrutia Artieda para prestar apoyo a los alumnos”, señaló Gorosito. “Esta casa va a seguir cobijando a gente que viene a aprender. Ustedes han logrado con recursos lo que nosotros no pudimos en muchos años. Esperemos que la puedan cuidar”, añadió la mujer, visiblemente emocionada.

A su turno, el Rector indicó: “Quédese tranquila, que vamos a proceder de esa manera y aparte la Decana es bastante insistente para los cuidados de la casa y así tiene que ser”.

En próximas ediciones brindaremos otros detalles de la actividad, que comenzó a las 17.20 de ayer.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *