RELEVAMIENTO EN EL MICRO Y MACRO CENTRO

“La Facultad tomó 10 muestras de asfalto y ninguna cumple el requisito del espesor”

Así lo explicaron ayer los concejales Omar Norte, Claudio Molina y Erica Torena, impulsores de la auditoria que se hizo sobre la calidad del asfalto en las 53 cuadras del macro y micro centro de la ciudad. Los resultados del estudio que realizó la Facultad de Ingeniería de Olavarría se dieron a conocer ayer y son contundentes: “hay serias deficiencias”, sostuvieron los ediles. Asimismo, hablaron de falta de transparencia de la gestión comunal, de una posible connivencia entre el Ejecutivo y la empresa, y no descartaron presentar una denuncia penal y convocar a una interpelación.

Claudio Molina, Erica Torena y Omar Norte dieron una conferencia de prensa ayer para dar a conocer el informe final sobre la calidad del asfalto. JOSÉ BERGER ARCHIVO/EL TIEMPO/ NICOLÁS MURCIA
<
>
Claudio Molina, Erica Torena y Omar Norte dieron una conferencia de prensa ayer para dar a conocer el informe final sobre la calidad del asfalto. JOSÉ BERGER

Ayer a la mañana se conoció el informe final de la auditoria que la Facultad de Ingeniería de Olavarría hizo sobre la calidad de la obra de pavimento asfáltico en 53 cuadras del macro y micro centro. Y los resultados no son buenos. Es que de las 10 muestras que se tomaron en distintos puntos de la ciudad, ninguna cumplió con los requisitos que exige el pliego en cuanto al espesor del asfalto. De los 6 centímetros como mínimo que debe tener, algunas registraron sólo 2,56 centímetros de espesor.

Asimismo, en lo que hace a la resistencia del asfalto, de las 7 muestras que se tomaron sólo 2 dan correctamente.

Así lo informaron ayer en una conferencia de prensa que brindaron en el recinto del Concejo Deliberante, los ediles Omar Norte, Erica Torena y Claudio Molina.

En ese marco, sostuvieron que “hay serias deficiencias en la calidad del asfalto” y hablaron de falta de transparencia y control por parte del Ejecutivo.

No quedaron ahí, ya que advirtieron una posible connivencia entre la empresa que tuvo a su cargo la obra y la gestión Bertellys.

Asimismo, no descartaron radicar una causa penal, como así tampoco una posible interpelación por este tema.

Una reunión, pocos asistentes

Fue la concejal Torena la que arrancó la conferencia de prensa de ayer y comentó que el lunes de esta semana recibieron el informe final de la Facultad de Ingeniería y que el mismo fue girado a los presidentes de todos los bloques del Concejo para que tomen conocimiento.

A partir de ahí, indicó que se hizo una convocatoria para concurrir a una entrevista con el ingeniero que estuvo a cargo de la auditoria, Horacio Donza, en Olavarría.

La reunión se realizó el martes pero sólo concurrieron Torena y Molina, que fueron los únicos a los que el ingeniero les pudo explicar los detalles del informe.

Antes de pasar concretamente a la parte técnica que brindaría Norte, la concejal advirtió que “hay un detalle que no es menor. Nosotros hicimos este pedido de auditoria en noviembre del año pasado, hace un año, y recibimos muchísimas trabas para poder llevarla adelante por parte de la Presidencia del Concejo, que todos sabemos responde al Ejecutivo”.

“Serias deficiencias”

Omar Norte recordó que la primera parte de la auditoria fue una inspección ocular que se realizó a fines de junio “en la que ya se detectaban algunas deficiencias en el concreto asfáltico”.

Como parte de la segunda etapa, a principios de octubre personal de la Facultad de Ingeniería levantó pruebas testigos -trozos de concreto asfáltico- en las calles que habían sido consensuadas.

Del resultado del análisis, el concejal apuntó que “arrojó, a nuestro entender, serias deficiencias en lo que hace a la calidad del asfalto. Especialmente y de forma contundente, en todo lo que se refiere al espesor”.

En este punto, advirtió que el pliego de bases y condiciones establecía que el espesor del concreto asfáltico debía ser de 6 centímetros. La Facultad tomó 10 muestras y ninguna cumple el requisito de los 6 centímetros de espesor, remarcó, para luego añadir que “hay muestras que ni siquiera llegan al 50 por ciento de ese valor. Hay algunas que llegan apenas a los 2,56 centímetros, otras con 2,98 o con 3,56. La totalidad de las muestras no cumplen el requisito del espesor y, en promedio, dan un 65 o 66 por ciento del valor que deberían dar”.

El concejal consignó que también se hicieron muestras sobre la resistencia del asfalto, donde “2 de 7 dan bien. Es decir que hay 5 que no están dando lo que corresponde.

Con estos datos, sostuvo que “evidentemente, la calidad del asfalto es muy inferior a lo que se solicitaba en el pliego.

“Es una obra que vale mucho menos”

Yendo a la parte económica, Norte sostuvo que “una obra que se adjudicó por 25 millones de pesos, cuyo presupuesto oficial era de 21 millones, de acuerdo al informe, seguramente es una obra que vale mucho menos.

Inmediatamente advirtió que “acá no solamente se construyó una obra de menor calidad, por lo tanto debiera ser de menor costo, sino que también fallaron los controles del municipio, porque en cada certificado de obra el municipio debe intervenir con el control previo para hacer el pago de ese certificado”.

En ese sentido, recordó que el Ejecutivo había contratado a un profesional para hacer la inspección y el control de obra, y remarcó que cuando desde el Concejo denunciaron la contratación de una gran cantidad de asesores “el ingeniero fue dado de baja, sin poder saber nosotros los motivos. Entonces los controles siguieron a cargo del municipio”.

Ante la falta de controles, sostuvo que “acá hay una falla o, lo que sería más grave, una connivencia entre la empresa y el municipio.

Volviendo sobre los números, teniendo en cuenta que era una obra de 21 millones, que se pagó 25 y, además, es de menor calidad, consultado si tienen un estimativo del efecto económico, indicó que “creo que es prematuro hablar en ese sentido. Obviamente hay que evaluarlo porque acá hay un perjuicio económico a los azuleños y al gobierno provincial”.

Sobre esto, añadió que los fondos con los cuales se hizo la obra provinieron del gobierno provincial, a través del Fondo de Infraestructura, y en ese contexto apuntó que sería interesante que la gobernadora se entere estas cuestiones. Y también sería interesante saber si Azul, con esto, está representando a Cambiemos que se llena la boca hablando de transparencia, del cambio en la política. Nosotros tenemos serias dudas de la transparencia de este gobierno.

“Que se hagan obras, pero sin estafar a la comunidad ni al Estado”

Por su parte, Claudio Molina remarcó “la acertada decisión de pedir la auditoria” pese a que cuando presentaron el proyecto en el Concejo “enseguida desde el Ejecutivo, incluso llamativamente algunos vecinos también, criticaron nuestro pedido. Nosotros nunca emitimos un juicio de valor frente a la obra. Sólo dijimos que frente a la duda, llamásemos a una unidad académica para deslindar responsabilidades”.

Al igual que Torena, el concejal también mencionó que el Ejecutivo intentó siempre dilatar la ejecución de la auditoria. A tal punto llegó que cuando la gente de la Facultad vino a tomar las muestras testigo, pidieron la presencia de Control Urbano porque era necesario cortar el tránsito. Personalmente me puse en contacto con Hugo Herrera, responsable del área, quien se puso en contacto con el ingeniero Donza. Pero el día que hicieron el relevamiento, no fue nadie de Control Urbano. Tuvieron que cortar la calle ellos mismos. Esto lo comento a modo de muestra de la poca predisposición que tuvo el Ejecutivo para la auditoria”.

Asimismo, Torena hizo “una aclaración” previendo que recibirán “algunas críticas del Ejecutivo o de algún sector. Nosotros no estamos para nada en contra de que se hagan obras en Azul, creemos que son sumamente necesarias y bienvenidas sean”.

En ese sentido dijo por último que el ingeniero Donza “nos explicó que la obra, al no cumplir con los requisitos establecidos, tiene una durabilidad menor. A ninguno de los azuleños nos sirve tener un asfalto que dentro de 2 o 3 años esté roto. Queremos que se hagan obras como corresponde, sin estafar a la comunidad y sin estafar al Estado.

EL DATO

Uno de los temas que estuvo presente en el informe preliminar fue la gran cantidad de fisuras que presentó el asfalto al poco tiempo de hacerse. En el informe final, según indicó Omar Norte, “surge que el arreglo de fisuras que se hizo no es el que corresponde”. Además, marcó la calidad de la obra al advertir que “cuando llueve, es evidente cómo están algunas de las calles repavimentadas”.

“HABÍA ALGO QUE SE QUERÍA TAPAR”

En repetidas oportunidades durante la conferencia de prensa, los concejales hicieron referencia a la falta de transparencia de la gestión que encabeza Hernán Bertellys.

Omar Norte sostuvo que “desde un principio hemos dicho que este no era un gobierno transparente. Evidentemente, este tema es la punta del iceberg porque ya en la primera obra importante de esta gestión estamos detectando serias deficiencias que hacen a la transparencia”.

Inmediatamente después, apuntó que cuando han pedido respuestas “nos dicen que ponemos palos en la rueda. En este sentido vamos a seguir poniendo palos en la rueda. Siempre decimos que las paredes de la municipalidad hablan y que queremos escuchar. Le estamos pidiendo a los empleados municipales, a los proveedores o a los contratistas que sepan o conozcan algo, que nosotros estamos a disposición para hacer lo que corresponde, como lo estamos haciendo ahora”.

También Erica Torena se expresó en ese sentido. Recordó que el pedido de auditoria lo hicieron “a raíz del llamado de vecinos que viven en esas cuadras y estaban preocupados porque veían irregularidades”.

En ese marco, apuntó que “los innumerables obstáculos que hemos tenido que atravesar para poder llegar, un año después, a tener el informe técnico significa que había algo que se quería tapar y que estaban impidiendo que saliera a la luz. Porque si uno está tranquilo con lo que está haciendo y está todo en regla, no tendría por qué negarse a ser auditado.

“DA PARA UNA INTERPELACIÓN Y PARA INICIAR ACCIONES LEGALES”

Claudio Molina fue consultado si por este tema podría convocarse una interpelación. “Sí, amerita, absolutamente”, sostuvo, para luego añadir que “habrá que ver qué decisión toman los otros concejales. En principio, el Departamento Ejecutivo, si actuó con transparencia, debería exigirle a la empresa el resarcimiento económico por el costo de la obra”. Hizo especial hincapié en que “fallaron los controles” y en ese marco apuntó que “hay una responsabilidad de los funcionarios de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos”, cuyo titular, Jorge Palmisano, había asegurado que no había deficiencias importantes en la obra. Por lo pronto, el concejal remarcó que el tema “da para una interpelación, como así también para iniciar acciones legales” y señaló que por el momento “estamos avanzando en la investigación, consiguiendo más información”. Además de la responsabilidad del área que tuvo a su cargo las tareas, no dejó de mencionar que “el Intendente, por supuesto, estaba al tanto de la obra que se estaba ejecutando”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *