COMUNICADO DEL EJECUTIVO POR EL CONFLICTO CON EL STMA

“La falta de acuerdo provoca que los trabajadores no obtengan ningún aumento”

Los municipales afiliados al STMA, acompañados por dirigentes de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerense, realizaron una marcha exigiendo un incremento salarial. Otros tiempos. Ahora la administración de Hernán Bertellys salió a cruzar con fuerza al gremio que lleva adelante Luciano Varela
<
>
Los municipales afiliados al STMA, acompañados por dirigentes de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerense, realizaron una marcha exigiendo un incremento salarial.

Es uno de los párrafos del comunicado que el Departamento Ejecutivo dio a conocer ayer a propósito del conflicto que mantiene con el Sindicato de Trabajadores Municipales de Azul por la cuestión salarial. La administración de Hernán Bertellys apuntó duramente contra el gremio y marcó su postura en el tema.

El conflicto que mantienen el Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales de Azul por la cuestión salarial, sigue subiendo decibeles. Esta vez, el Departamento Ejecutivo envió ayer un documento en el que describe cómo se fueron sucediendo los hechos y en el que apunta directamente hacia el gremio. Entre otras cuestiones, lo responsabiliza de que el municipio no pueda brindar algunos servicios por el paro de actividades que está llevando adelante y, en ese contexto, sostiene que la comuna debe incurrir en mayores gastos para subcontratar servicios.

Habla además de que el STMA ha creado un clima de conflicto “donde la paz se pone en crisis” y que así “se estimulan sentimientos negativos en las relaciones laborales”.

Desliza asimismo cierta coacción del sindicato al sostener que el Ejecutivo debe acceder a sus peticiones “lisa y llanamente” provocando una “afectación seria a las finanzas municipales, a la gestión y a los vecinos”.

Cabe recordar que el gremio realizó esta semana paro de actividades y que actualmente está con cese de tareas por no haber llegado a un acuerdo con el Ejecutivo en algunos de los reclamos. El último viernes se realizó una audiencia de conciliación en la que se trataron dos temas: la situación de los trabajadores destajistas y el pedido de que ningún trabajador cobre por debajo del mínimo, vital y móvil, teniendo en cuenta que el Intendente y los concejales hicieron hincapié en ello para aumentarse el 100 por ciento sus haberes.

El primero fue acordado y los destajistas dejarán de serlo para pasar a ser contratados. En cuanto al tema salarial, no hubo acuerdo y el gremio pidió que el conflicto se traslade a La Plata para que sea la administración de la provincia la que lo resuelva.

En ese contexto, ayer el Ejecutivo envió un comunicado a los medios, el que se reproduce textualmente a continuación.

El comunicado del Ejecutivo     

“En los primeros días de agosto, el Sindicato de Trabajadores Municipales (STMA)  formuló diferentes reclamos en forma verbal, escrita y con medidas de fuerza, en el ámbito municipal y en el del Ministerio de Trabajo, a través de los cuales solicitó la entrega de ropa de trabajo, el pase a planta permanente de los trabajadores, la recategorización de los empleados que prestan servicio a destajo y un aumento salarial de 1.200 pesos para todos los agentes, entre otros.

Aquellas peticiones en su mayoría ya fueron atendidas por el Departamento Ejecutivo, ya que la ropa de trabajo se entregó, aunque el gremio entendía que dicha entrega debía ser en menos tiempo y teniendo en cuenta a sus afiliados. El pase a planta se encuentra en proceso desde mucho antes, habiendo sido discutido y acordado en las audiencias de negociación paritaria, además se confeccionó un listado tentativo para que cada gremio pueda formular sus observaciones y el Ejecutivo resolver las mismas, lo que se encuentra en pleno trámite.

Además de ello, desde que comenzó la nueva gestión de gobierno se ha trabajado con un diálogo abierto con los representantes sindicales donde se buscó el reconocimiento de los derechos de los trabajadores.

En ese contexto, y siendo uno de los primeros municipios de la Provincia en hacerlo, se suscribió un Convenio Colectivo de Trabajo con los representantes gremiales que se adapta a lo exigido por la nueva Ley 14.656.

“Los reclamos encuentran su límite en la azonabilidad”    

“El municipio activamente realizó innumerables gestiones para lograr pagar los salarios en tiempo y forma, lo que claramente es una obligación, pero en la situación financiera en que se encontraba la comuna fue sin dudas una gran dificultad que se logró superar.

Asimismo, se avanzó con las negociaciones paritarias y además de garantizarse el pago del salario de los trabajadores, se pactó un aumento que fue consensuado con los representantes gremiales, luego de varias reuniones que se mantuvieron donde cada uno se pudo manifestar. El resultado fue un aumento en el sueldo de los empleados que significó el incremento de un 37 por ciento de los ingresos. Con ello se dio fin a la discusión salarial de los trabajadores por el consenso unánime de todos los representantes gremiales y el Departamento Ejecutivo.

En este punto es importante resaltar que los derechos y beneficios otorgados a los trabajadores son los que les corresponden y han sido reconocidos, atendiendo a los pedidos de los agentes municipales y no a presiones ilegítimas.

Como sucede en todas las actividades laborales, las condiciones de trabajo siempre pueden mejorarse y siempre pueden ser peores; sin embargo los reclamos y pretensiones encuentran su límite en la razonabilidad, la eficacia, la necesidad de prestar servicio, las posibilidades materiales y de tiempo, la administración de recursos escasos y el respeto a los derechos de las personas.

La audiencia y una oferta   

“En ese contexto el 19 de agosto pasado se llevó a cabo una reunión en la Delegación Azul del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, donde se trató la situación de los destajistas y el aumento salarial solicitado.

A la audiencia concurrieron tres delegados gremiales del STMA -Luciano Varela, Pedro Benedicto y Pablo Villareal- y además otros cinco representantes sindicales de FESIMUBO -José Stuppia (Secretario General de STMO), vocal titular; Roberto Martín Lastra, secretario de Administración y Vivienda; Víctor Osvaldo González, secretario de Organización; Horacio Ángel Rossi, vocal titular y Néstor Islas, delegado gremial de STMO-, quienes expresaron con total claridad su posición de mantener la medida de fuerza el tiempo que sea necesario para conseguir su pretensión. Incluso, explicaron que tienen el apoyo de toda la Federación y en caso de que el conflicto persista habrá convocatorias más amplias.

El Departamento Ejecutivo aceptó que los trabajadores destajistas pasen a ser contratados y con ello mejorar su situación laboral.

En relación al aumento salarial, el municipio ofreció en una primera instancia que se aumente el sueldo de los trabajadores que se encuentran por debajo del salario mínimo, vital y móvil para que puedan alcanzarlo.

Cabe aclarar que el salario mínimo ya había sido garantizado en la negociación colectiva pero debido al aumento de éste se produjo nuevamente un desfasaje. Esa propuesta fue rechazada por los representantes sindicales, por ello se realizó un cuarto intermedio donde los funcionarios municipales evaluaron alternativas.

“Actividades de presión irracionales”    

“El Departamento Ejecutivo, previo cálculo de las consecuencias financieras negativas, realizó una propuesta que se consideró superadora. Concretamente propuso garantizar el mínimo, vital y móvil a los trabajadores que no lo percibieran y al resto de los trabajadores otorgar una suma fija no remunerativa de 500 pesos.

La propuesta no fue aceptada por los representantes sindicales y más allá de debatirse otras posibilidades, plantearon que mantenían su solicitud de 1.200 pesos y que mantendrán las medidas de fuerza e incluso las incrementarán de ser necesario, agregando que pueden sostenerlas el tiempo que sea y están dispuestos a hacerlo con el apoyo de la Federación.

La falta de acuerdo provoca que los trabajadores no obtengan ningún aumento y continúen con las medidas de fuerza, manteniéndose la situación de perjuicio.

Así las cosas, el municipio solicitó que se dicte la conciliación obligatoria, esperando con ello que el Ministerio ordene que los trabajadores vuelvan a cumplir tareas. Ello permitiría, desde el punto de vista jurídico, declarar la ilegitimidad de la medida de fuerza, con el eventual descuento de haberes y presentismo.

Por su parte, la Federación pidió que las actuaciones se trasladen a la sede central del Ministerio en la ciudad de La Plata.

Desde la comuna se continuará trabajando en alternativas que permitan superar el conflicto, dando la tranquilidad a los trabajadores de que se realiza todo el esfuerzo posible para que sus derechos sean garantizados sin la necesidad de que se desarrollen actividades de presión irracionales. Del mismo modo, los vecinos pueden tener la tranquilidad de que se buscará la alternativa más beneficiosa para la comunidad, aunque lamentablemente la ciudad ya está sufriendo las consecuencias negativas que se describieron”.

“LA PAZ SE PONE EN CRISIS”

 Desde la administración de Hernán Bertellys se indicó en el comunicado que envió ayer que “claramente el municipio no se encuentra en condiciones financieras de afrontar mayores aumentos de salarios, sin embargo el paro de actividades genera que algunos servicios municipales dejen de prestarse, otros se atrasen y otros disminuyan en cantidad y/o calidad. Los trabajadores que deciden trabajar no lo hacen de la misma manera y en el mismo contexto que cuando el municipio funciona plenamente. En determinados casos es necesario que la comuna incurra en mayores gastos para subcontratar servicios que no puede dar”.

Se marcó que “además de ello, se vive un clima de conflicto donde la paz se pone en crisis, y se estimulan sentimientos negativos en las relaciones laborales.

Pero no terminó ahí, ya que se subrayó que “en definitiva, el Ejecutivo debe resolver el dilema que plantea la representación gremial: acceder a sus peticiones lisa y llanamente provocando una afectación seria a las finanzas municipales, a la gestión y en definitiva a los vecinos; o por el contrario, resistir, soportar el daño que se traslada a los vecinos y continuar con su política de gobierno donde las afectaciones presupuestarias ya están determinadas”.

“ES IMPORTANTE QUE PERMITAN QUE LA GESTIÓN CONTINÚE SUS TAREAS”

En otro de los párrafos del documento enviado ayer, el Ejecutivo apunta que “sin dudas, los derechos sindicales en general y el de huelga en particular deben ser respetados y están siendo respetados desde el municipio, del mismo modo que el Ejecutivo posee facultades de administración que no le pueden ser vedadas”.

Añade que “ahora bien, es importante que todos -trabajadores, vecinos, funcionarios y representantes sindicales- tengan conciencia de las consecuencias que se producen a fin de evitar los daños, pues ello contribuiría a que la lucha de cada quien se enmarque en la razonabilidad”.

En este punto, indica que mucho se habla de las decisiones de administración en cuanto a en qué se gasta el dinero y de qué manera. Lo cierto es que la gestión de gobierno con su política de administración ha comenzado a desarrollar obras importantes para la ciudad que desde hace años se esperaban y más allá de las críticas, que son válidas como tales, es importante que los trabajadores y los vecinos en general permitan que la gestión continúe sus tareas en un proceso democrático donde cada órgano y entidad cumpla su rol sin avasallar las competencias y tareas de los demás. Pues en última instancia los vecinos son, y deben ser, los únicos legitimados para juzgar la administración a través del voto”.

Del mismo modo, marca que “si en cambio cualquier sector de la ciudad decidiera alguna erogación presupuestaria por pequeña que sea, desestabilizaría el presupuesto municipal que en definitiva debe ser conducido por las personas que son responsables.

 

REPERCUSIONES 

“Dicen que no hay plata para los trabajadores y ellos se aumentaron 100 por ciento sus sueldos”

 

 “Hicieron una ordenanza aumentándose el 100 por ciento sus sueldos el mismo mes en que dicen que no hay plata para los trabajadores. Es irracional”, sostuvo Luciano Varela, secretario Adjunto del STMA.
<
>
“Hicieron una ordenanza aumentándose el 100 por ciento sus sueldos el mismo mes en que dicen que no hay plata para los trabajadores. Es irracional”, sostuvo Luciano Varela, secretario Adjunto del STMA.

 Lo expresó el secretario Adjunto del STMA, Luciano Varela, respondiéndole al Ejecutivo que sostuvo que “claramente” el municipio no puede otorgar mayor incremento de salarios que el propuesto. “Más del 90 por ciento de las cosas que dice son mentiras”, sostuvo, y ratificó que el lunes realizarán una asamblea para determinar los pasos a seguir.

Cuando el comunicado se hizo público ayer, el secretario Adjunto del STMA Luciano Varela, se comunicó con este diario para responder a algunos de los puntos que allí se mencionan.

Lo primero que el dirigente quiso aclarar es lo referido a la ropa de trabajo, ya que “dicen que se entregó y eso es una gran mentira porque se entregaron 160 equipos, y son más de 1.800 los empleados, así que están incumpliendo porque además pusieron como fecha de entrega julio y no lo hicieron”.

Otra cuestión que abordó fue cuando el Ejecutivo plantea que otorgó un incremento del 37 por ciento consensuado con todos los gremios. En este punto, Varela recordó que luego de haber firmado el aumento, la gestión Bertellys dictó el decreto correspondiente pero no reconociendo el 37 acumulativo sino un 34 por ciento. “Tuvimos que pelear durante 2 meses y medio porque si no, no hubiésemos logrado que cumplan lo que firmaron”, dijo, para agregar que “ellos no lo querían respetar y tuvimos que ir al Ministerio de Trabajo para que cumplan lo que ahora dicen que otorgaron pero que en realidad no querían cumplir”.

No dejó pasar el párrafo en el que el Ejecutivo habla de “presiones ilegítimas”. “Dice que nosotros las ejercemos, pero le pregunto cuáles son esas presiones. Si pelear por lo que está escrito en el Convenio Colectivo es ilegítimo, no sé qué pensar. Todas las medidas que ha hecho este gremio fueron avisadas al Ministerio y todas se hicieron por incumplimientos, no porque se nos ocurrió”, remarcó.

Del hecho de que los destajistas dejen de serlo y pasen a contrato, advirtió que “no fue una propuesta del Ejecutivo, sino que salió de una medida de fuerza que hicimos. Entonces esas medidas ilegítimas de las que ellos hablan, son las mismas que hoy le están asegurando el trabajo a los 37 destajistas”.

Asimismo, el gremialista sostuvo que desde el Ejecutivo “hablan del mínimo, vital y móvil como un logro, pero se olvidan de decir que el Intendente firmó el Convenio Colectivo con el STMA que está registrado en el Ministerio de Trabajo y que el artículo 22 inciso v) les asegura a todos los trabajadores el mínimo, vital y móvil. Así que no es ningún beneficio que ofrece el Ejecutivo sino un derecho de los trabajadores. Es algo que tiene que cumplir sí o sí”.

“Son veloces para aumentarse ellos”    

También aclaró la cuestión planteada en el documento por la gestión Bertellys, en la que dice que el paro genera que el municipio no pueda brindar determinados servicios y que  deberá subcontratar, ocasionando así una afectación seria de los recursos.

“Si subcontratan, quiere decir que tienen plata. De lo contrario, estarían tratando de evaluar cómo solucionar el conflicto de manera veloz, como lo hicieron con sus sueldos, y así se levante la medida de fuerza”.

Además, indicó que el paro fue el martes, mientras que miércoles y jueves lo levantaron, para volver con las medidas el viernes por la falta de respuestas. “No es que estamos de paro caprichosamente, como lo quieren hacer ver”.

En este contexto, también rebatió el hecho de que el Ejecutivo “claramente” no puede dar mayor aumento de salarios de lo que ya propuso. “Sin embargo el Intendente, los concejales y los funcionarios se incrementaron el sueldo; y no quieren aumentar a los trabajadores”.

Agregó que “hicieron una ordenanza aumentándose el 100 por ciento sus sueldos el mismo mes en que dicen que no hay plata para los trabajadores. Es irracional”.

En otro tramo de la conversación con este diario, Varela señaló que le sorprendió el comunicado del Ejecutivo “porque más del 90 por ciento de las cosas que dice son mentiras. No hay que olvidarse que dicen que no hay plata para los trabajadores y ellos se aumentaron 100 por ciento sus sueldos, y todavía les falta el 8 por ciento en septiembre. Así que el Intendente cobra ahora 100.000 pesos y todavía le falta más”, sin contar con los gastos de representación que ascenderían a 25.000 pesos.

Por último, el dirigente remarcó que “además, los concejales se aumentaron entre 12.000 y 15.000 pesos; y los funcionarios entre 10.000 y 12.000. Son veloces para aumentarse ellos, pero cuando los trabajadores reclaman dicen que están en crisis y que ponen en riesgo las finanzas municipales por pedir 1.200 pesos de suma fija”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *