CLIMA

La falta de lluvia y el calor afectan al desarrollo de los granos gruesos

El intenso calor experimentado en la segunda quincena de enero sumado a la desaparición de las lluvias hace sentir sus efectos graves en los cultivos gruesos de diversas regiones.
<
>
El intenso calor experimentado en la segunda quincena de enero sumado a la desaparición de las lluvias hace sentir sus efectos graves en los cultivos gruesos de diversas regiones.

Pese a que se esperan precipitaciones para los próximos días, las mismas no serán suficientes para atender las necesidades de los cultivos  

ROSARIO. El golpe de calor tremendo experimentado en la segunda quincena de enero, junto a la desaparición de las lluvias conformó un elemento potencialmente explosivo que hace sentir sus efectos graves en los cultivos gruesos de diversas regiones. El noreste de Buenos Aires arde, pero también se observan estas características climáticas en el sur de Entre Ríos y Santa Fe, norte de Córdoba y Chaco, y en el extremo norte del NOA.

El especialista en climas de la Bolsa de Comercio José Luis Aiello anticipó que se espera el regreso de las lluvias y alertó que si no hay un cambio de circulación entre el 9 y el 16 de febrero, las lluvias serán muy escasas y se concentraran en el norte Argentino. Tampoco descartó que se puedan repetir olas de calor intensas como la que pasamos.

Respecto de lo ocurrido en la última quincena de enero, Aiello explicó que las altas temperaturas que incrementaron los valores de evapotranspiración estival, sumado a las escasas lluvias hicieron un coctel con las consecuencias vistas: “Habíamos anunciado el efecto de los pulsos de calor y también de que hay que ser muy cuidadosos cuando aparece un evento fuerte en el Pacifico porque aumenta la inestabilidad atmosférica y los mecanismos regionales que se acoplan al efecto Niño lo pueden incrementar o disminuir, como es la situación actual”.

“Hubo y hay un anticiclón sobre el Atlántico, cerca de las costas argentinas, que bloquean las entradas de centros de baja presión e impiden las lluvias sobre el país. Además, la perturbación que pasó hace una semana, (donde se anunciaban buenas lluvias) lo hizo muy rápidamente y las lluvias se dieron sobre el Atlántico y esto fue durísimo, acompañado, por supuesto, por altas temperaturas. En el sur de Brasil está lloviendo, con efectos muy complicados por convecciones y temporales fuertes”, añadió el analista de clima en un trabajo publicado por el GEA de la Bolsa de Rosario.

Aiello vaticinó que en la medida en que el anticiclón de debilite y se desplace hacia el océano Atlántico, para el jueves y viernes próximo se esperan lluvias que podrían caer en distintos sectores de la región pampeana entre 20 y 40 milímetros.

En ese sentido estimó que estas precipitaciones no serán suficientes y hasta el próximo lunes 8 habrá algo más pero no gran cosa.

“Si no hay un cambio de circulación, entre el 9 y el 16 de febrero, las lluvias en las regiones más complicadas serán muy escasas, concentrándose en el norte del país, ahí si con montos importantes, o sea, el panorama no es alentador”, agregó.

Respecto de las perspectivas para el resto del mes de febrero, consideró que se deben evaluar los desarrollos del los sistemas meteorológicos para lo cual no hay habilidad por parte de los modelos para hacerlo hoy.

Tampoco descartó la repetición de una ola de calor similar a la vivida en la última quincena de enero en la medida en que actué bien la radiación solar y no sea predominante el viento sur, por ahora no se ve nada en contra de esta posibilidad.

Respecto del desarrollo del fenómeno de la Corriente del Niño consideró que sigue activo e inyecta humedad desde el norte, pero “habrá que ver cómo funcionan los mecanismos regionales que seguiremos semana a semana. Vimos que en el último mes jugaron en contra del efecto niño y durante noviembre y diciembre a favor”.

(Noticias AgroPecuarias).

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *