CONFLICTO DEL FRIGORÍFICO META AZUL

  La Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados desembarcó ayer en Azul

 

Miguel Ángel Otero, Secretario General del Sindicato de la Carne CABA y Zona Sur, encabezó la comitiva que ayer participó de una asamblea con trabajadores y luego, estuvo dialogando con integrantes del Departamento Ejecutivo de la Municipalidad.

La Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados estuvo ayer en Azul para participar de reuniones con los trabajadores del Frigorífico Meta Azul y con representantes de la actual gestión municipal. El grupo que arribó a la ciudad estuvo encabezado por Miguel Ángel Otero, Secretario General del Sindicato de la Carne CABA y Zona Sur. FOTOS MARCIAL GARCÍA SONY DSC “Nuestra intención es ver dentro de las posibilidades de la municipalidad cómo se puede ayudar. El tema es hacernos cargo entre todos para ver cómo lo sacamos adelante”, expresó Miguel Ángel Otero, Secretario General del Sindicato de la Carne CABA y Zona Sur.
<
>
La Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados estuvo ayer en Azul para participar de reuniones con los trabajadores del Frigorífico Meta Azul y con representantes de la actual gestión municipal. El grupo que arribó a la ciudad estuvo encabezado por Miguel Ángel Otero, Secretario General del Sindicato de la Carne CABA y Zona Sur. FOTOS MARCIAL GARCÍA

 

La Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, liderada por José Alberto Fantini, estuvo ayer en Azul para participar de reuniones con los trabajadores del Frigorífico Meta Azul y con representantes de la actual gestión municipal. El grupo que arribó a la ciudad estuvo encabezado por Miguel Ángel Otero, Secretario General del Sindicato de la Carne CABA y Zona Sur, quien, ante la consulta realizada por EL TIEMPO confió que Roberto Smith efectivamente dejó de representar a los obreros de la carne en esta región.

Durante la asamblea, de la que participaron aproximadamente 60 de los 180 trabajadores y algunos familiares, quedó en evidencia la falta de respaldo que tiene el hasta ahora delegado normalizador del gremio local, y surgieron numerosas dudas en torno de los manejos que tuvieron tanto Smith como el empresario Marcelo Celeste, éste último en la administración del emprendimiento fabril.

En la reunión, los dirigentes que llegaron para conversar con los trabajadores confirmaron que, en la Federación, sólo ingresaban aportes por 18 empleados, un diez por ciento de la masa total de trabajadores vinculados con Meta Azul. Además aseguró que un número importante de trabajadores está “en negro”, contraviniendo infinidad de leyes y reglamentaciones vigentes.

En tanto por cuenta de los obreros quedaron dudas de los montos que Celeste volcaba en las declaraciones juradas. Una trabajadora afirmó que, cuando concurrió con su recibo de 3.000 pesos a la ANSES, se le informó que según la base de datos del organismo, su salario ascendía a 17.000 pesos.

“Sabemos que hace tres meses ustedes no la están pasando bien. Cuando estos dos muchachos (los trabajadores del frigorífico que viajaron a la Ciudad Autónoma ante sospechas de las gestiones que llevaba adelante Roberto Smith) estuvieron en la Federación, pudieron comprobar que allá tenemos las puertas abiertas para todos, sindicalistas y trabajadores”, expresó

El dirigente le confirmó a los propios dependientes que la Federación tomó contacto real con la crítica situación hace muy pocos días. “La primera reunión a la que asistimos fue el viernes 12”, expresó y mencionó que, curiosamente, mientras la comitiva de la Federación “iba en camino, los llamaron para que no fueran, que se había suspendido la reunión”. A instancias de lo dispuesto por Fantini el grupo continuó viaje y llegó al lugar del cónclave, algo que supuestamente Smith no esperaba.

“También nos dijeron que ustedes estaban muy enojados con la Federación. De parte de Federación, cada vez que llama un secretario general o un simple trabajador, son atendidos hasta por el propio Fantini, alguien que es uno más de nosotros”, añadió.

Negociaciones en marcha

Durante la asamblea con los trabajadores y a instancias de la consulta de los asistentes, Otero confirmó la existencia de negociaciones para avanzar con una salida a la crisis. “Hay una parte empresarial que está negociando la cuestión de números, de abogados, de quién se hace cargo de la deuda que tienen con ustedes. Mañana (por hoy) Carlos Molinari (Secretario de Organización de la Federación) se reúne con los abogados de ambas partes. Hasta ahí es lo que les podemos adelantar de lo que se está haciendo por parte de Federación”, amplió.

“Sé que hay gente está en negro y tengo entendido que son 180 personas pero en Federación hay aportes sólo por 18 afiliados”, le dijo el enviado de Fantini a los obreros, aclarando que se había logrado traer a esta ciudad una cantidad mayor de útiles a la que –por el número oficial de afiliados- correspondía. Para que no existan anomalías en la entrega de estos elementos, los propios trabajadores que crearon el nexo con la Federación elaboraron planillas para realizar con prolijidad la diligencia.

Una mujer le sugirió a la comitiva de la Federación que le pidan al Intendente Municipal (iba a participar de la reunión ayer, pero el encuentro fue postergado para hoy) que otorgue un subsidio para paliar la situación, ya que de momento hay trabajadores que han sido desalojados de las casas que alquilan por falta de pago.

“Yo sé que ustedes tienen mucha paciencia. Les pido que tengan un poco más de paciencia para que nosotros podamos desarrollar tranquilamente todas las gestiones que sean necesarias”, indicó el gremialista, y agregó: “No es fácil determinar en una negociación como esta quién se hace cargo de afrontar lo que se les debe a ustedes y nosotros no podemos saber qué tiempo pueden llevar las conversaciones. La prioridad es que ustedes vuelvan a trabajar. Después, obviamente que buscaremos la manera de que puedan cobrar lo que les deben”.

Trabajadores plantearon inconvenientes con la obra social y que, cuando van al hospital, “nos sacan a las patadas”. “Por eso queremos saber cuánto vamos a estar así. El otro día un compañero tuvo un accidente con el pibe, necesitaba los clavos para una pierna y tuvo que hacer un quilombo que al final no sé si lo terminaron operando en el hospital”.

Cuando un obrero le preguntó si había compradores interesados, el interlocutor le dijo “no te lo puedo decir porque por ahí no se hace el negocio. No hay nada firmado. Son dos socios que quieren comprar el frigorífico. Yo no les puedo decir si van a comprar el edificio o no porque eso está dentro de la negociación o si lo alquila a tres o cuatro años”, encontrando como advertencia de uno de los trabajadores que “los que entran se tienen que hacer cargo”.

“La prioridad la tienen ustedes. Los teléfonos se los vamos a dejar a los compañeros para quien quiera llamarnos, lo pueda hacer. Ya eso es un avance. Más allá de lo mal que la están pasando desde hace tres meses, lo más importante de la negociación es que se pueda reabrir la planta. Después, vemos quién lo paga; si el que compra o quién. Para evitar que les vuelva a pasar lo mismo (el abandono de los trabajadores por parte de la patronal), nosotros vamos a pedir que en la negociación quede firmado un compromiso de pago de la deuda”, añadió.

El dirigente aclaró la situación en la que se encuentra el Sindicato local. “No esta intervenido el Sindicato. La Federación nos manda a nosotros, le tengo que elevar un informe a Fantini y si ve si se interviene o se llama a elecciones. En este momento a cargo del conflicto y de este sindicato estamos nosotros. Los muchachos nos pueden llamar cuando quieran y nosotros podemos volver para hacer una asamblea”, afirmó.

“Voy a llamar a Roberto”

En la nota con este diario, reconoció que aprovechando su estadía por algunas horas en Azul se iba a reunir con Smith. “Tengo la obligación de llamarlo a Roberto porque también lo conozco; es un compañero. No voy a hablar mal de él. Estoy acá, lo voy a llamar para sentarme a tomar un café con él porque necesito saber por qué se sucedió esta situación”, señaló y confió que “nuestro secretario general Alberto Fantini tomó una decisión que fue mandar un grupo de trabajo donde Smith dijo que se hacía a un lado o renunciaba”.

El dirigente sostuvo que la intención al concurrir a una reunión con integrantes del Gabinete municipal “es conseguir lo máximo que se pueda. Hay gente que la están desalojando porque no puede pagar el alquiler. Encima le declararon en la AFIP y en otros lugares un sueldo más alto y la gente no puede cobrar las asignaciones familiares que le corresponden y subsidios”.

Reconoció, en tanto, que estaba enterado de las dificultades “de caja” que tiene la Comuna local. “Tengo entendido que no la tiene muy bien. Nuestra intención es ver dentro de las posibilidades de la municipalidad cómo se puede ayudar. El tema es hacernos cargo entre todos para ver cómo lo sacamos adelante”, concluyó.

“GENDARMERÍA IBA A VENIR A DESALOJAR”

Luego de la asamblea con los trabajadores, el dirigente que ofició de vocero de la Federación confirmó que la organización que integra tomó conocimiento de la gravedad de lo que estaba sucediendo en Azul recién “el viernes 12”. “Anteriormente hubo una comunicación de algunos de los problemas que había en Azul que llegaron a Federación pero nunca se aclaró bien la profundidad que tenía el conflicto”, indicó y mencionó que al regreso a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, debería presentar un informe del estado de situación al Secretario General José Alberto Fantini o a Carlos Molinari, que es el Secretario de Organizaciones.

Otero sostuvo que, de avanzarse con lo que podía devenir luego del corte de la cadena en las cámaras frigoríficas, la situación en la empresa pudo tener una derivación impensada. “En la Federación recibieron un llamado del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires donde se les indicaba que los compañeros habían tomado la planta y que tenían orden de la gobernadora (María Eugenia Vidal) de desalojo. Le comunicamos al compañero Smith que retirara a la gente porque estaba por venir Gendarmería a desalojarlos si no ponían a funcionar las cámaras”, subrayó y ratificó que jamás recibió un llamado del delegado normalizador del Sindicato de la Carne local para pedir “asesoramiento o acompañamiento para poder tratar de llegar a un acuerdo o de solucionar el problema antes de que llegara a estallar el conflicto”. “La Federación, cuando se la llama, está; los sindicatos son autónomos. Si el secretario general no llama a la Federación ésta no puede tomar cartas en el asunto. Si un secretario general llama a la Federación y pide asesoramiento legal o acompañamiento, José Alberto Fantini se lo da”, añadió.

Consultado de cómo se explica que sólo 18 de los 180 empleados estuvieran afiliados, respondió: “Esa es una cuestión que tiene que definir Smith con nuestro secretario general. Yo no voy a echar más leña al fuego. Creo que la gente es bastante inteligente como para darse cuenta porque, donde hay 180 empleados y en Federación figuran 18 afiliados. En algún lado se falló”.

Preguntado el vocero si conocía a Marcelo Celeste antes que estallara la crisis en Azul, afirmó: “Nosotros no lo conocemos a Celeste. Nosotros estamos acá por orden de Fantini. Tenemos la zona de Chascomús, Dolores, General Madariaga y llegamos hasta Balcarce y Fantini dijo que viniéramos a Azul porque la preocupación en este momento es por lo que pasa acá. Hay mucha gente acá que no la está pasando bien”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *