NUEVO ESQUEMA EN LA POLICÍA DE LA PROVINCIA

  “La función de seguridad sigue siendo esencialmente la misma”

 

Donde había una Coordinación de Policía, ahora hay una Jefatura Departamental de Seguridad. Y de la mano de esta nueva reestructuración en la Bonaerense, volvieron los Comandos de Patrullas. En ese caso, para reemplazar a los Comandos de Prevención Comunitaria. De esos y otros temas, en rueda de prensa, habló ayer el comisario mayor Fabián Alvarado. Más allá de las varias modificaciones implementadas por el gobierno actual y el anterior en la fuerza de seguridad a la que pertenece, el funcionario policial ha sido confirmado para seguir al frente de la Departamental Azul.

“Veo un cambio en la forma. No es sólo la lavada de cara y nada más. Acá lo que estamos haciendo es propiciando cambios que generen un mejoramiento en el nivel de la seguridad pública”, declaró ayer el comisario mayor Fabián Alvarado, ahora titular de la Jefatura Departamental de Seguridad Azul, sobre la reestructuración más reciente llevada a cabo en la Policía de la Provincia. 
JOSÉ BERGER
<
>
“Veo un cambio en la forma. No es sólo la lavada de cara y nada más. Acá lo que estamos haciendo es propiciando cambios que generen un mejoramiento en el nivel de la seguridad pública”, declaró ayer el comisario mayor Fabián Alvarado, ahora titular de la Jefatura Departamental de Seguridad Azul, sobre la reestructuración más reciente llevada a cabo en la Policía de la Provincia. JOSÉ BERGER

 

Ni bien Fabián Alvarado llegó a Azul en marzo del año pasado para hacerse cargo de la Departamental, la primera noticia que recibió de la superioridad, casi al mismo tiempo que hacía su presentación en sociedad en esta ciudad en una rueda de prensa, fue que había sido ascendido de comisario inspector a comisario mayor en la Policía bonaerense.

Pero no sólo fue un ascenso lo que recibió en lo que todavía está siendo su gestión en Azul y la región como máximo jefe de la Policía de la Provincia.

Los otros cambios en cuanto a su situación vinieron de la mano de gobiernos distintos y, por ende, de enfoques diferentes en materia de seguridad.

De esa manera, Alvarado experimentó en carne propia lo que fue una de las modificaciones de la gestión del anterior gobernador Daniel Scioli y de su ministro de Seguridad, Alejandro Granados.

Así, en septiembre del año anterior ya no fue más un jefe departamental porque las departamentales desaparecieron y, en reemplazo de las mismas, se crearon las coordinaciones de Policía.

En aquel entonces, el comisario mayor Alvarado pasó a ser un coordinador, teniendo en ese momento, además de Azul, una zona distinta de jurisdicción a su cargo. La misma que -por ejemplo- excluía a Olavarría, que pasó a tener Coordinación de Policía propia.

Pero llegó un nuevo gobierno a la provincia de Buenos Aires. Y con María Eugenia Vidal a la cabeza y de la mano de su ministro de Seguridad Cristian Ritondo, la política de seguridad implementada se tradujo en que las coordinaciones de Policía desaparecieran.

Al mismo tiempo, sirvió para que volvieran las jefaturas departamentales de seguridad. Y con ello, en el caso específico de Azul y siempre con Alvarado como máximo referente policial, que su nueva zona de jurisdicción incluyera a esta ciudad, otra vez a Olavarría y también a los partidos de Tapalqué y Las Flores.

“En conclusión, tenemos un ámbito territorial que es exactamente igual al que había cuando yo me hice cargo de la Jefatura Departamental en el transcurso del año pasado”, sostuvo ayer el funcionario policial en conferencia de prensa, al hablar de lo que son estos nuevos cambios gestados desde el actual gobierno de la provincia.

El comisario mayor Alvarado es ahora Jefe Departamental de Seguridad. Y esas idas y vueltas incluyen también que los Comandos de Prevención Comunitarias, es decir, los CPC, ahora hayan sido reconvertidos a Comandos de Patrullas.

Según el actual jefe de la Departamental de Seguridad Azul, esta nueva reestructuración no es una vuelta atrás. “Ha habido un cambio no sólo en lo que hace a la nueva denominación, sino también a lo que implica esa denominación. Yo ahora soy el Jefe Departamental de Seguridad. Eso significa que todo lo que es el esquema de seguridad pública se encuentra bajo mis órdenes. Lógicamente, sigue habiendo dependencias que son descentralizadas. Por ejemplo, la Policía Rural, Investigaciones y Narcotráfico. Pero a partir del área de coordinaciones que teníamos antiguamente -dijo recordando a cuando hasta no hace mucho era Coordinador de Policía-, pensamos seguir realizando las reuniones semanales de coordinación, que son donde surgen los planes de trabajo para desarrollar en lo inmediato”.

La otra novedad ya referida pasa por el regreso de los Comandos de Patrullas. A modo de ejemplo, los mismos móviles que entregara en Azul la gestión del ex gobernador Scioli ya no tienen el ploteo que los identificaba como vehículos del CPC. Y seguramente muy pronto estarán identificados con el nombre de Comando de Patrullas.

Al respecto, Alvarado explicó y dejó bien en claro ayer que si bien el Comando de Prevención Comunitaria ahora es un Comando de Patrullas, “la función de seguridad sigue siendo esencialmente la misma. Lo que cambia es el ámbito del mando y de la administración del recurso humano y material propiamente dicho. Antes se hacía dependiendo de la Superintendencia del Comando de Prevención Comunitaria y ahora pasa a depender directamente de la Jefatura Departamental”.

“La estructura es esencialmente la misma”, dijo el funcionario policial al referirse a este nuevo perfil de la Policía de la Provincia. “Se agrega ahora, a lo que es el esquema de seguridad pública, el Comando de Patrullas, que va a estar dentro de la órbita de responsabilidad de la Jefatura Departamental”.

Más que una “lavada de cara”

-¿Estas modificaciones en la fuerza implican que usted planee algún cambio en las conducciones de las seccionales policiales a su cargo, ahora como titular de la Jefatura Departamental de Seguridad Azul?

-El año pasado, cuando me hice cargo de esta Jefatura Departamental, uno de los postulados esenciales en lo que iba a ser mi gestión era darle a cada de uno de los jefes que estaban desempeñándose las posibilidades de demostrar sus habilidades como tales. En la actualidad, me mantengo en esa misma posición de trabajo. Si hay que hacer alguna modificación porque algún jefe no se adapta a los nuevos lineamientos de trabajo, se pedirá el relevo como corresponde. En el caso que el desenvolvimiento sea satisfactorio, voy a seguir propiciando que se desempeñen al frente de las dependencias en las cuales están a cargo.

-Se habla que con la conversión del CPC a un Comando de Patrullas podría haber menos presencia policial y de móviles en las calles.

-Si hay algo que quiero que quede claro para toda la población es que la función del Comando de Patrullas, esencialmente, es la de estar permanentemente en la calle. Sobre la base de la experiencia anterior del CPC,  lo que tenemos que hacer ahora es procurar adecuar los horarios de trabajo, de modo tal que podamos volcar la mayor cantidad de recurso humano. El recurso material lo tenemos. Lo que nos falta es el recurso humano, por lo que necesitamos optimizar algunos aspectos como para poder llevar a la totalidad del personal a la calle. Hasta ahora lo venimos realizando. De todas maneras, invito a la población, en el caso de que se produjera algún tipo de situación donde necesite transmitírmela a mí para mejorar el servicio, que lo haga. Yo trabajo a puertas abiertas las 24 horas del día y no hay ningún inconveniente para eso.

-¿Qué beneficios y complicaciones trae aparejada esta nueva iniciativa en materia de seguridad?

-No puedo hablar en términos de beneficios o perjuicios. Sí puedo hablar en niveles de compromiso. Considero que todos los cambios que el Ministerio de Seguridad propicia son en pos de beneficiar a la población en lo que hace a brindar el servicio de seguridad pública. Cómo se instrumentan o no esos cambios, soy un convencido de que es una responsabilidad exclusiva de quien se encuentra al frente de la prestación del servicio propiamente dicho. En este caso, del jefe departamental. O sea, de mi persona. Yo tengo un alto compromiso asumido en lo que hace a la prestación del servicio de seguridad pública. No tengo ninguna duda de que debemos mejorar permanentemente. Parte de ese mejorar es no bajar los brazos, seguir permanentemente alertas, seguir buscando cuáles son las problemáticas que van surgiendo en los distintos partidos. Para ello es esencial el seguimiento por redes sociales de las distintas situaciones que se van produciendo, más las denuncias y el trabajo de relevamiento que hace el personal que tengo en la calle. Eso nos brinda a nosotros información para saber en donde tenemos que mejorar o revertir algún aspecto, siempre apuntando a darle un nivel de excelencia al servicio de seguridad pública para la población, ya sea en Azul como en los otros ámbitos que tengo ahora a mi mando: Olavarría, Las Flores y Tapalqué.

-¿Esta reestructuración en la Policía es sólo un cambio de forma o también de contenido?

-Entiendo que hay un cambio de contenido. Por lo menos en lo que es el traslado de las responsabilidades. Al haberse puesto, por ejemplo, a los comandos de patrullas bajo la órbita de la Jefatura Departamental, ahora yo tengo un incremento en cuanto al nivel de responsabilidad. Antes, si pasaba algo que fuera inherente al CPC yo podía llegar a remitirlos al jefe del Comando de Prevención Comunitaria. Pero hoy por hoy no tengo ni esa excusa ni esa posibilidad. Ni tampoco la utilicé en el pasado. La responsabilidad ahora es exclusivamente mía y me hago cargo de esa responsabilidad que tengo como Jefe Departamental de Seguridad en el ámbito de Azul. Veo un cambio en la forma. No es sólo la lavada de cara y nada más. Acá lo que estamos haciendo es propiciando cambios que generen un mejoramiento en el nivel de la seguridad pública de las localidades que pertenecen a este ámbito.

-Hipotéticamente hablando, ¿si dependiera sólo de usted también los habría hecho a esos cambios?

-Como Jefe Departamental, si bien tengo la posibilidad de tomar decisiones desde mí hacia abajo dentro de mi ámbito, no estoy en condiciones de ponerme en hipotéticos casos de plantear qué hubiese hecho. El día que sea jefe de Policía, si es que alguna vez lo soy, voy a poder contestar qué es lo que haría en esa situación. Mientras tanto, lo que hago es limitarme a seguir los lineamientos del Ministro de Seguridad, del jefe y del subjefe de Policía.

El dato

Durante la semana que pasó, desde la superioridad Alvarado fue convocado para ser notificado sobre su designación como nuevo Jefe Departamental de Seguridad en Azul. Si bien está en condiciones de pasar a retiro porque ya ha cumplido 32 años de servicio en la fuerza, el funcionario policial declaró ayer que “me voy a mantener en mi puesto en tanto y en cuanto la superioridad considere que soy necesario acá”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *