LO QUE EL TRIATLÓN (Y SUS 30 AÑOS) DEJÓ

“La gente confía en vos porque nunca le fallaste”

“Básicamente, lo que se lleva el triatleta de la ciudad de Azul, es que uno los trata muy bien. Por eso todos quieren volver a correr acá”. José María Bogliolo, de Fe. Bo.Tria., y Mario Pennella, profesor del CEF y coordinador del triatlón.
<
>
“Básicamente, lo que se lleva el triatleta de la ciudad de Azul, es que uno los trata muy bien. Por eso todos quieren volver a correr acá”.

Mario Pennella y José Bogliolo plantearon una charla por cuyos senderos llegar hasta la instancia de balances y reflexiones acerca de la reciente 30° edición del Triatlón de Azul. El coordinador de la prueba y el presidente de la Fe.Bo.Tria. fueron algo más allá y sin despegarse de lo inmediato, analizaron, en parte, las tres décadas de una competencia entrañable para la ciudad.

 

En síntesis, la siguiente es una nota de balance, de ofrecer públicamente (y sopesarlos) los pareceres y algún dato estadístico que aún se mantienen con firmeza al modo de una fuerte reverberancia. Lo que todavía resuena es el 30° Triatlón Ciudad de Azul, desarrollo deportivo insigne entre nosotros.

La particularidad de la charla en pos de un balance que EL TIEMPO mantuvo con Mario Pennella, coordinador de la prueba y profesor del CEF N° 35, entidad organizadora del tria, y José Bogliolo, presidente de la Federación Bonaerense de Triatlón y colaborador en la organización, es que el balance lejos estuvo de circunscribirse a la reciente concreción de esta competencia (y del primer acuatlón y de un nuevo triatlón infantil, plasmados  el 8 de enero), sino que, por mucho, se tornó una conversa que abordó en plan repaso/reflexión las tres décadas de realización continua del triatlón lugareño (de ahí que algunas respuestas empalmaran con naturalidad y entusiasmo lo reciente con aquello que descansa en el relicario).

Una charla donde Pennella y Bogliolo traslucieron un abanico amplio de gratificaciones inmediatas –por el número de competidores, por el éxito de una ambiciosa organización (en sus cinco vertientes), por haber podido reconocer (en una cena multitudinaria y muy divertida) a los pioneros del Triatlón de Azul y a muchos de sus competidores más célebres, entre otras razones– y en el marco de la cual, ambos ponderaron la inserción, fomentada al cabo de décadas, de la prueba en el país, el valor deportivo y motivacional que la misma posee para los atletas locales y la idiosincrasia de la organizaición, que entiende al triatleta como la piedra basamental en todo esto.

 

–Afrontaban la trigésima edición y todo parecía más grande que en ediciones anteriores. ¿Mereció una preparación singular este triatlón?

–MP: Sí, lo tomamos con mucha responsabilidad y con la alegría de que nos tocara armar el 30 aniversario. Realizarlo con “Cascote” dentro del marco de la Federación Bonaerense de Triatlón, que somos una fecha que da puntaje para su campeonato (como ha sido durante los últimos 10, 15 años).

Nos empezamos a juntar con la gente que siempre nos da una mano, llámese Asociación de Atletismo, Agrupación Ciclista, Walter Giachetti… En fin, con toda la gente que siempre colabora con nosotros comenzamos a desarrollar reuniones y allí nos planteamos conformar 5 comisiones. Una era la del triatlón propiamente dicho, una del triatlón infantil, otra era del acuatlón, otra era para la cena y la última era la Comisión de Muestra, para la cual pensamos en Marta Mazzota. Un trabajo de archivo, de recopilación. Cada comisión asumió su tarea; cada dos semanas nos juntábamos y comentábamos cómo iba desarrollándose el trabajo, cuáles eran las necesidades. Así se fue armando todo esto.

–JB: Este año el proyecto era sumamente ambicioso. Poder traer algo a la ciudad en una magnitud mayor a lo que se venía haciendo en años anteriores, por el hecho de los 30 años. Ha sido un récord en participantes, 332 competidores que llegaron de todas partes, de otras provincias, una atleta internacional.

Con la Federación nos sumamos a este triatlón en un doble carácter: por un lado, es cierto que estamos en la Fe.Bo.Tria. y, por el otro lado, siempre hemos ayudado a la organización de Mario, de la Municipalidad, de la Cooperadora del CEF, para que sea una verdadera fiesta. Necesitás muchísima gente y de experiencia.

“Nunca se promete más  de lo que se puede dar”  

–Ante la siguiente pregunta, quizá ustedes pasen a ser juez y parte: ¿Cuáles son las razones básicas por las que el Triatlón de Azul sostiene la convocatoria y el respeto de los atletas?

–MP: En primer lugar, creo que tiene que ver con lo que hemos demostrado en los últimos 17 años, desde que lo estamos haciendo de esta manera. Empezamos con 100 corredores o menos (porque hubo años en que estuvo flojito) y a partir del año 2000, lo agarramos con este sistema, con “Cascote”, el Municipio y la Cooperadora y fuimos desde ahí hasta 330 este año, pasando por muchos años de tener doscientos y pico. Esto se da así porque la gente confía en vos porque nunca le fallaste. Ese es el punto fundamental.

Después, “Cascote” está muy inserto en la comunidad del triatlón desde hace muchos años. Como triatleta, como amigo de los triatleta reconocidos o amigo de los organizadores de triatlones. Pero, básicamente, lo que se lleva el triatleta de la ciudad de Azul (y puedo mostrarte mails recientes) es que uno los trata muy bien. Por eso todos quieren volver a correr acá.

–JB: Yo lo que creo, respecto a esa pregunta tuya, es que nosotros venimos haciendo muy prolijamente el triatlón y nunca se promete más de lo que se puede dar. Hay tipos que, a veces, te piden que los invites, que no les cobres. Pero nosotros sabemos que al triatlón lo tenemos que hacer entre todos. No era una inscripción cara para lo que se daba. Por ejemplo, la medalla tenía un nivel de un Medio Ironman. Todas esas cosas la tenés que pagar, más allá del auspicio de AECA, del Municipio, del agua Eco de los Andes.

“A nivel nacional hay 3 ó 4 triatlones”   

 –¿Sigue siendo necesario explicar demasiado (sobre la prueba y la ciudad) al momento de invitar a determinado atleta? No debe de haber muchos triatlones con 30 ediciones.

JB: Ya no, este triatlón se conoce. Lo que hay que hacer es una diferenciación. En Azul hay dos eventos: un evento Olímpico y éste, que es el tradicional. Hay gente que no sabe que son dos pruebas diferentes, con distancias distintas y con organizaciones distintas. Ahora creo que ha quedado mucho más claro cuál es un triatlón y cuál es otro, para la gente de afuera.

 

Organizativamente puede que siempre emerja algo que requiere corrección de cara a la siguiente edición. ¿Desde el aspecto deportivo, el Triatlón de Azul ya llegó a su máxima aspiración?

–MP: Hecho así, por una ciudad, a nivel nacional hay 3 ó 4 triatlones donde la ciudad se involucre un poco. Uno es La Paz, en Entre Ríos, donde se cierra la ciudad y se corre durante 4 días. Es el más importante de la Argentina. Es prácticamente imposible pensar eso acá. Tenés Concordia, hecho por una asociación similar a lo que se hacía en Azul hace 30 años. Y después mucho privado. Y dentro de lo privado, salvo Mar del Plata, no hay mucha gente que sea reconocida. Generalmente lo privado busca el lucro y la medallita, si te la dan bien y si no, también.

 

–Los últimos ganadores son Taccone, un atleta olímpico, y Morandini, sobre quien se dice, casi de manera unánime, que va a recorrer el mismo camino.

–MP: Sí, sí. Taccone salió tercero en Pucón anteayer (NdR: se refiere al Ironman 70.3 de Pucón, Chile).

–JB: Morandini tiene un gran futuro, como así también Beltrán. Pero aparte de eso, hay que destacar el nivel que la Federación tiene en todas sus categorías. Cada campeonato está peleadísimo.

–MP: En 2000, cuando arrancamos con…con esta nueva onda, que fue un poco a pedido de Duclós, que dijo “no puede ser que lo perdamos”, había tres corredores de Azul haciendo triatlón. Tres, en total. Ahora corrieron 55 azuleños, y hubo 7, 8 debutantes. Nos hicieron sentir muy bien por lo felices que estaban ellos.

 

–Si el Triatlón de Azul no hubiese perdurado, puede que los triatletas locales se hubieran desarrollado en otros ámbitos. Pero no se puede soslayar el factor estímulo que resulta que, año tras año, esta prueba se concrete en la ciudad.

–MP: Sí, sí. Y que haya sistematicidad en el campeonato. Porque vos no te podés preparar todo el año para una sola carrera. En el caso del Campeonato Bonaerense, tienen que correr 4 ó 5 carreras mínimo. Entonces dice “corro una por mes y el trabajo del año lo vuelvo ahí”. Puede haber alguno que sólo corra Azul, quizá porque no se animó a más. Pero no tengas dudas que van a apuntar a otra cosa, si se sintieron bien.

–JB: Bueno, acá debutaron Johana Pennella, Javier Pereira y terminaron corrieron el Ironman.

–MP: Y no hay que dejar de lado que Azul tiene su Escuela de Triatlón.

 

EL DATO

Además de estar presente el ganador del primer triatlón, el azuleño Osvaldo Regalado, estuvieron presentes en esta celebración del 30° Triatlón de Azul “el ganador del segundo y del cuarto, Atilio Balestra, estuvo el ganador del tercero que es “Pancho” Mutti, de Mar del Plata. También otros ganadores del triatlón azuleño: Matías Márquez, Morandini, Eugenio Actis, que ganó cinco veces, Silvana Calcagno, que ganó tres. Estaban los mejores triatletas de todos estos años.

También tuvimos la presencia de Alejandro Mirochnik, que ha estado siempre; la de Ovidio López de 72 años, que corrió acá en sus comienzos, siguió corriendo y corrió el último”, contó Pennella.

 

LA ORGANIZACIÓN DEL 30° TRIATLÓN SHORT AGRADECE  

A Alejandro Pessina por la dedicación para la realización de todos los diseños referentes al 30 aniversario.

A la cooperadora del CEF 35, especialmente a su presidente Carlos Rubare y a Graciela Manfredi.

A todo el personal del CEF, directivos y docentes por la tarea desempeñada.

A nuestro principal sponsor, AECA, y a Jorge Ferrarello por su acompañamiento.

Al Intendente Municipal y especialmente al subsecretario de Gobierno, Marcos Turón, que estuvo trabajando codo a codo con nosotros. A Agustín Rodríguez y Daniel Marino, con la gente de Tránsito, por su excelente disposición. A la gente del Balneario de Urraza y Etcheverry por el mantenimiento del sector. A Jorge Palmisano por la reparación del sector de la Av. Bidegain, que permitió el desarrollo del Tria infantil en el sector.

A Tati Valicenti por estar siempre con la escuelita de triatlón infantil CEF-KORVIAL y colaborando.

A Carlos Roldan y Carlos Aguirre por la coordinación del Triatlón Infantil, y a Marina González en la inscripción.

A la directora de Deportes, Noelia Gaillurs, por el acompañamiento para la realización del Triatlón Infantil. A Marta Desiderio y Emilio Mazzota, por la excelente muestra que presentaron de los 30 años de Triatlón en Azul. A Ramiro Ortiz por su gestión.

A Osvaldo Lorea, Fernando de Urraza, Raúl Verón, Jorge Gómez, Marcelo y Lucas Barrionuevo, Mauricio Laburdete, por el excelente parque cerrado de bicis y a los guardavidas del balneario. A Federico Rossi y Florencia Camerini,  que junto a los chicos de canotaje tuvieron una tarea fundamental en los dos días de competencia.

A los chicos de la Escuela de Atletismo, junto a Julio Piñero, Ruben Cerrudo, Ramón Eilers, Ruben Reguera, Axel Recofsky, Lambusta y López –encargados de fiscalizar atletismo–.

A Gabriel Terra por la preparación previa y distribución de todo el personal en el sector del pedestrismo.

Al Club de Remo y la gente de natación por la hidratación en ese sector. Al Club Ciclista Azuleño (Osvaldo Bageneta, Sergio Vazquez y Fernando Bageneta y colaboradores).

A Damián Osan, Cristian Bonaventura, Marcela Leiva, Claudia Liggerini, Francisco Labocceta, Javier Cepeda , Facundo Erramuspe, Gonzalo Ballarena y flia. Gallo, por el transporte del agua.

A Defensa Civil a cargo de Santiago Hourcade, al área de Atención Primaria, a cargo de Beto Hourcade; a Cruz Roja, con su gente distribuida en toda la carrera.

A los doctores Guillermo Amanzio y Marcelo Ramallo, que estuvieron en la ruta y en el parque cerrado. A la Policía de la provincia de Buenos Aires Vial, destacamento Balneario y Comisaria Primera por el excelente corte de tránsito realizado para el correcto desarrollo del evento.

A la empresa Eco de los Andes por la donación de agua. A los motoqueros, que siempre colaboran en traslados de fiscales y prensa. A los corredores que confían cada vez mas en nosotros. Al primer ganador de la prueba, Osvaldo “Caño” Regalado, y a sus hijos. A la comunidad en general, por el acompañamiento en las calles. Si nos olvidamos de alguien sepan disculpar, es mucha la gente que colaboró.

Muy especialmente a nuestras familias, por el inmenso acompañamiento y paciencia, porque esta organización nos demandó full time durante mucho tiempo.

 

ACUATLÓN Y TRIATLÓN INFANTIL   

<
>

 

El 1° Acuatlón Azul, que junto con el Triatlón Infantil se desarrollaron en torno al Short, un día después, ofreció un matiz especial en el homenaje que se hiciera en su denominación a Juan Álvarez, un ex guardavidas de la pileta (“donde va el 80 por ciento de los nadadores de Azul”, enfatiza Pennella) ya fallecido.

Bogliolo resaltó en el diálogo, otro tipo de reconocimiento que la Federación promovió en esta prueba. “Se hizo un reconocimiento como director de la prueba a Agustín Acosta, un nadador de Olavarría que tuvo mucho que ver, a modo de ver de la Federación, en la preparación de muchos triatletas, más precisamente de larga distancia, en la parte de natación, que es una de las partes más técnicas. Él no va a estar más en Club de Remo, lo que significa una pérdida importante para la natación de Azul. A modo de agradecimiento, la Federación lo nombró director del acuatlón”, explicó.

Ese mismo domingo, el Triatlón Infantil sintonizó con todo un fin de semana de celebraciones y revalorización de este deporte (que no hace falta, pero viene muy bien). Una participación total de 60 chicos, divididos en diferentes categorías entre los 5 años y los 16 años.

Respecto a la organización de esta competencia, Pennella relató: “Le pasamos la posta de la organización a Carlos Aguirre y Carlos Roldán, dos papás de la Escuelita de Azul. Con el acompañamiento de todos los demás papás, estuvieron organizando todo. Se movieron por toda la ciudad, consiguieron muchas donaciones, premios para los chicos.

A los padres hay que sumarle el trabajo de los profes que damos clases. Dos del CEF, quien te habla y Luciano Tocco, y Luis Lozano, que está puesto por la empresa Korvial”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *