JUAN ETCHEBERRY

“La gente que va a ver esta obra va a salir con otra visión de la vida”

Juan Etcheberry: “Creo que tenemos que romper esa grieta, esa división, ese muro que estamos poniendo: villeros vs. no villeros. Estoy seguro que la mitad de la gente de la villa quiere trabajar y seguramente labura, hay otros que no”.
<
>
Juan Etcheberry: “Creo que tenemos que romper esa grieta, esa división, ese muro que estamos poniendo: villeros vs. no villeros. Estoy seguro que la mitad de la gente de la villa quiere trabajar y seguramente labura, hay otros que no”.

Los sostuvo el escritor y director de la puesta “Fisurados” que se pondrá en escena hoy a las 21 en el Teatro Español. La actividad está auspiciada por la Municipalidad de Azul y la Asociación Española.

Con el auspicio de la Municipalidad de Azul y la Asociación Española, hoy a las 21 en el Teatro Español se presentará la obra “Fisurados”, escrita y dirigida por Juan Etcheberry.

“Fisurados” -Teatro verdad- es una comedia dramática en la que dos seres marginales luchan por la supervivencia, en un ambiente hostil, carente de leyes y escrúpulos, con códigos muy ajenos a los del resto de la sociedad. Son seres angelados que el destino abandonó en la soledad de la villa, que luchan infructuosamente por sacar los pies del barro.

Están figurados y mastican un resentimiento de impotencia cuando venden a Dios en las esquinas o en la urgencia de abrir una puerta para mendigar una moneda, sin remedio, luchando contra una soledad que se les pega a las manos y al alma con el frío de las chapas y el cartón humedecido.

Son parte de esta historia María Etcheverry, Noé Ramos, Marcelo Sayavedra, Andrés A. Etcheverry, Norberto Cilano y Rody Wagner.

EL TIEMPO dialogó con el director de la obra, quien se refirió a esta propuesta más que interesante.

 

Una obra que habla sobre los prejuicios

En principio contó que “la iniciativa de esta obra surge -la escribí hace seis meses aunque lleva tres o cuatro de ensayos- de una historia que es así: yo tenia hecha una obra que se llama ´Antitodo` que toca el tema de las ratas y justo murió una chica en Azul de hantavirus y me pareció que no correspondía. Una obra muy difícil. Cada uno de los los chicos que estaban trabajando conmigo siguieron con sus cosas aunque yo dije ´algo tengo que hacer`”.

Asimismo consideró que “yo vivo 15 días acá y 15 días en Buenos Aires y estaba en Retiro y de pronto el colectivo pasó por la Villa 31 y un pibe se acercó a pedir plata y me asusté porque pensé que me venía a robar y él me dio una lección porque me dijo ´no, señor no le voy a robar, quiero preguntarle algo`”.

Agregó el director “me sentí mal, digo ¡qué prejuicios que tenemos porque viven en una villa!, de que estén en un lugar que no eligieron estar, la mayoría, quizás haya algunos que sí. Uno tiene tantos prejuicios. Ahí fue cuando empecé a pensar que esta gente tiene historias, sufrimientos, alegrías, miserias, felicidades y ahí empezó la historia. Y ahí nació la idea de hacer de la temática de esta obra”.

Continuó con la “Fisurados” “toca este tema de la villa que es un tema fuerte. La gente que va a ver esta obra va a salir con otra visión de la vida, no es que yo le voy a cambiar la cabeza pero sí va a pensar y ¿por qué existe esta gente?, ¿y por qué le tememos? Que tampoco es una defensa a la villa, al decir villa digo marginal porque no puedo hablar de otra cosa y no hago una defensa como mencioné, sino una exposición. Es decir existen, aman, odian, mueren y viven”.

Consultado sobre los personajes especificó que “hacerlos fue dificilísimo, porque el tema de la villa no es muy tocado, ni en la literatura, ni en el teatro, sí en la televisión hubo en canal 7 un programa que se llamaba ´El Marginal` gente que estaba presa, estos no están presos están en la pieza de una villa”.

 

“Mis expectativas son las mejores”

En segundo término fue consultado sobre sus expectativas, el director expresó que “es como cuando llenas una botella con una cartita y las tiras al mar y de pronto sabes que va a llegar a alguien pero no sabes quien la va a leer. Mis expectativa son las mejores, porque todo lo que hecho gracias a Dios ha sido bien recibido por Azul, Buenos Aires, y la zona”.

Destacó que “me interesa Azul, quiero que la gente vaya a ver esta obra, no por el interés o por el narcisismo de verla simplemente sino que es una obra movilizante. Quiero que la vean críticos, psicólogos, eso es lo que me encantaría. No pienso debatir porque yo ya tengo mis ideas, soy un tipo grande…”

Ejemplificó que “yo tengo la idea de que a la gente de la villa nosotros los miramos mal y en la medida que sigamos teniéndole miedo, ellos van a seguir cada vez más resentidos, y mas oscuros. Creo que tenemos que romper esa grieta, esa división, ese muro que estamos poniendo: villeros vs. no villeros. Estoy seguro que la mitad de la gente de la villa quiere trabajar y seguramente labura, hay otros que no. Pasa que acá en Azul, acá en el centro de Azul hay gente que labura y gente que no, lo que pasa es que no los conocemos y en la villa se destacan más. Pero no los pongo como héroes. Son dos antihéroes marginales que ante una situación límite se encuentra y cada uno va a decir su historia”.

Por último dijo que “quiero agradecer a todos, a Daniel Galizio que me dio una mano importante y que vayan y de ser posible que se hagan dos o tres teatros. Estoy muy contento y agradecido con la actuación de los chicos y Marcelo es un hombre que hace mucho teatro y Noe Ramos es increíble lo que hace. Nunca encontré a alguien tan dúctil”.

EL DATO

Juan Etcheberry mencionó en la nota con este diario que “recomiendo que no vayan menores de 14 años porque tiene un léxico muy fuerte, no hay escenas fuertes, pero la historia de los dos personajes es tremenda”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *