La Heladera Solidaria ya está funcionando


La Fundación Creamos en Azul puso en marcha este proyecto que consta de llevar comida a la Catedral y dejarla para que alguien que esté pasando un mal momento y la necesite pueda retirarla. La misma funciona todos los días y es la experiencia piloto de este proyecto que puede ampliarse.
Cuando los tiempos son críticos la solidaridad aflora y comienzan a concretarse ideas que tienen como fin ayudar a los que menos tienen. En este marco, la Fundación Creamos en Azul se encuentra trabajando constantemente con distintas iniciativas para colaborar con distintas instituciones y personas que más necesitan.
Es por eso que a lo largo del año realizan una serie de cenas y eventos con el fin de recolectar el dinero para los proyectos que tienen en carpeta. En este sentido, el primer proyecto que concretaron en este 2018 fue el de la Heladera Solidaria. Se trata de una iniciativa que se encuentra en distintas ciudades del mundo en donde uno puede dejar comida lista para comer en bandejas y de este modo quienes más lo necesiten la pueden retirar.
En Azul la heladera se encuentra en la Iglesia Catedral “Nuestra Señora del Rosario” en el sector lindero a la secretaría y está a disposición 7:30 a 22 horas todos los días. Por este motivo, este medio dialogó con integrantes de la Fundación y el cura párroco de la Catedral, Rafael Díaz.
En un principio Agustina Buaché explicó que esta iniciativa surge “luego de una cena familiar en donde sobró algo de comida y yo me disponía a tirarla. Entonces mi hija de 5 años me dijo que no la tire que había mucha gente no tenía para comer”.
Fue en este momento en donde se dio cuenta que “no tenía a quien llevárselo directamente”. Porque desde la Fundación “llevamos alimentos secos o no perecederos pero hay muchas otras no se pueden guardar por muchos días porque se ponen feos”.
Así fue que cuando charla sobre esta inquietud “supimos que en muchos lugares se encuentra la Heladera Solidaria. Así nos preguntamos por qué acá no hay y la verdad es que hace mucha falta porque hay personas que necesitan comer algo del día a día”.
Entonces comenzaron las tratativas junto con Juan Louge, quien es el presidente de la Fundación, para empezar a gestionar la compra de la heladera exhibidora. “Cuando la adquirimos tuvimos una reunión con el Obispo, Hugo Manuel Salaberry, y con el padre Rafael Díaz porque la Catedral nos parecía el lugar más apropiado para poner en funcionamiento la heladera”, dijo.
En este sentido, Bauché agregó que “ellos se pusieron muy contentos por la noticia porque es algo que no había y se necesita mucho. Y más cuando se trata de una cuestión que nos involucra a todos: a quienes podemos donar y a los que más necesitan”.
A esto Louge agregó que pudieron recolectar el dinero “luego de una serie de cenas que hacemos y que muchos vecinos de nuestra ciudad son parte de la compra de esta heladera”.
También explicó que “también agradecemos la predisposición que tuvieron tanto el Obispo como toda la gente de la Catedral en esta primera heladera que servirá como piloto”. Esto quiere decir que “vamos a ir expandiéndonos porque vimos que hay más gente que está involucrada”.
En cuando al funcionamiento de la heladera en sí expresó que “desde la Fundación vamos a estar controlando todos los días las cosas que se donan, limpiar e ir reponiendo las bandejas descartables en donde se pondrán los alimentos”.
En este marco, el padre Rafael Díaz dijo que todos los días “vienen personas que están pasando por alguna dificultad además de las 130 familias que asiste Cáritas”. Lo que sucede la mayor parte de las veces es que “es tanta la gente que no damos abasto entonces nos quedamos sin mercadería”.
Por eso la llegada de la heladera solidaria “nos sirve para seguir ayudando a la gente y eso siempre nos pone muy contentos. Al estar en el centro de la cuidad la gente puede venir a donar y otra se llevará lo que necesite”.
Que la fundación “nos haya tenido en cuenta es muy importante y se nos suma a las actividades que nosotros hacemos habitualmente. Ahora este aporte será de mucha ayuda”.
Por último Bauché dijo que “le pedimos a la gente que la cuide, que es de todos. Si vemos que hay alguien que está haciendo algo indebido lo denunciemos porque es necesario tener este espacio sano”.
La Heladera Solidaria ya se encuentra en funcionamiento y estará disponible todos los días de la semana en la sede parroquial de 7.30 a 22 horas.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *