La historia clásica de cada vez: Azul Rugby naufraga con Remo 

La borraja volvió a perder el clásico del rugby local. Esta vez en la última fecha de la etapa clasificatoria del certamen de la UROBA. La misma suerte en el gran enfrentamiento corrieron la Intermedia y las categorías M14, M16 y M18.

Remo revirtió el resultado que favorecía a ARC y se quedó con el clásico local, en una nueva fecha del Integrado de la UROBA.
<
>
Remo revirtió el resultado que favorecía a ARC y se quedó con el clásico local, en una nueva fecha del Integrado de la UROBA.

Como si el pasado más reciente volviera a presentarse merced a una circularidad imperecedera, como si la salida de un laberinto fuera otro laberinto, como si un rival fuera un estigma que nos recuerda los condicionamientos más dolientes, así pareciera sentir (y tratar de entender) el clásico la Primera de Azul Rugby Club. Volvió a jugar ante Remo y no hubo remos que lo salven de un naufragio ya repetido.

Esta vez fue en la última fecha de la fase clasificatoria del Torneo Integrado de la Unión de Rugby del Oeste de Buenos Aires, y el epicentro de una nueva edición del gran partido azuleño fue la cancha remera. La disputa entre los planteles superiores tuvo sus momentos azulgranas, pero terminó pintándose todo de azul y blanco, como tantos de los últimos jugados.

Como antesala del partido de Primera División, la Intermedia local (que sólo jugó con 10 jugadores por lado) se impuso por 45 a 7, en lo que fue un gran despliegue de la línea y los centros. El try de la visita fue convertido por Ricardo “Rulo” Martini, al cabo de una corrida de toda la cancha que luego convirtió

¿La historia sin fin?   

Al fin el espacio entre haches quedó dispuesto para cobijar el máximo cotejo que posee (y disfruta) el rugby lugareño. Los primeros minutos de este nuevo clásico distinguieron a los borrajas: el equipo dirigido por Ciuffo-Guzmán, con un comienzo arrollador, arremetió contra el campo rival durante un cuarto de hora.

Con el poder de los gordos y una línea despierta, ARC logró manejar scrums, lines y la posesión de la guinda. Fue allí cuando, puntada tras puntada del pack de fowards, dio a luz al try de Lucho Scalcini, que convirtió con una gran patada Guille Mazzo.

Pero ese resplandor tan incandescente se agotó prematuramente y Remo dejo de estar enceguecido. Se terminó Azul Rugby, el equipo se apagó de a poco y dejó crecer mucho a un rival que, aplomado, tomó las riendas del clásico. Juego rápido, pelota viva, una línea muy superior en cuanto a velocidad y a pesar de que el azulgrana tackleaba, los huecos aparecían. Fue así que el elenco remero llegó a un buen try (cuando su rival alistaba uno menos por amarilla). El plano inclinado del marcador comenzaba a tomar otro ángulo: 5 a 7.

Las cosas se emparejaron en los minutos finales de la etapa, pero los continuos errores visitantes le dieron un penal clarísimo a Remo que convirtió Barreda para el 8 a 7.

El segundo tiempo repetiría el paisaje que nos había dejado el anterior. Remo presionaba y atacaba con la línea, Facundo Caldentey se corría todo y avanzaba para que su equipo se acercara al ingoal borraja. Los locales conquistaron un nuevo try; la nueva cifra era 13 a 7 y, lógicamente, dejaba a Remo más tranquilo.

A unos 20 minutos del ocaso, Azul Rugby se desperezó y comenzó a ganar los scrums nuevamente. Con los gordos, buscó penetrar y ganó metros las veces que pudo. Siempre cerca o dentro del terreno remero, se hacía fuerte, pero el ingoal estaba aun lejos de las aspiraciones, todavía más cuando el pateador local, de muy buena tarde, despejaba todo.

El juez dio el final, un final que repitió alegres y entristecidos de los últimos partidos. Otra vez el clásico fue de Remo, a pesar de que Azul Rugby la peleó mucho.

Juveniles: en sintonía

Como si lo acontecido en las categorías superiores no hubiera bastado para paladear amarguras, las divisiones M14, M16 y M18 de Azul Rugby Club también disputaron su fecha ante Remo. Y aquí la historia no fue diferente.

La M18 –dirigida por Javier Perdomo y Nacho Coronel– perdió por 15 a 0 en un partido bien jugado, de ida y vuelta, donde el que mejor aprovechó las situaciones se llevó el triunfo.

Anteriormente, la M 16 –con Ciuffo como entrenador– también  fue derrotada, al cabo de un atractivo cotejo, por 26 a 22. Los trys de la borraja fueron de Montines, en dos oportunidades, y Perdomo, quien, además, sumó dos conversiones y un penal.

La M14, dirigida por Minvielle, también perdió, por 30 a 25.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *