INFORME DE UN MEDIO DIGITAL NACIONAL

La historia de los explosivos fabricados en Olavarría que quedaron en manos de ISIS

Cientos de cajas provenientes de la empresa Explosivos Tecnológicos Argentinos (ETA S.A.), radicada en Sierras Bayas y con las inscripciones del Renar, fueron encontradas en la ciudad de Mayadin, bastión del Estado Islámico, recuperado por las Fuerzas Democráticas Sirias. Desde el Gobierno nacional adelantan que la operación comercial “fue legal”. 

Las cajas halladas en la ciudad bastión del estado islámico fueron recuperadas por las Fuerzas Democráticas Sirias.
<
>
Las cajas halladas en la ciudad bastión del estado islámico fueron recuperadas por las Fuerzas Democráticas Sirias.

El grupo ISIS perdió Raqqa, la capital de su califato en Siria. La ciudad, después de cuatro meses de combates, cayó finalmente en manos del Ejército Árabe Sirio apoyado por la alianza anti yihadista y fuerzas militares de los Estados Unidos. El trágico balance indica que hubo 3.273 muertos, entre ellos 1.287 civiles.

Los días anteriores y posteriores a la impactante y rápida victoria fueron coronados con la liberación de otro puñado de territorios tomados por los terroristas en 2014.

A esa altura de los acontecimientos, y mientras las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que tomaron el control de las ciudades, contaban los cadáveres, otro pelotón militar de la coalición internacional liderada por Washington descubría el impresionante arsenal que el autodenominado Estado Islámico (Daesh, en árabe) tenía oculto en, por ejemplo, la estratégica Mayadin.

Fue allí donde el Ejército sirio descubrió gran cantidad de armas estadounidenses, británicas y belgas pero también explosivos de cargas huecas provenientes de Argentina, en manos de los terroristas de ISIS.

“Hemos encontrado un gran arsenal con armas avanzadas”, declaró el general sirio Hasan Suhel. Mayadin era el centro logístico de los terroristas con una red bien organizada de depósitos de armas y talleres.

El informe del caso

Según un “informe preliminar reservado” originado en el área de terrorismo del Ministerio de Seguridad de la Nación que está investigando en profundidad este tema, cientos de cajas encontradas en Mayadin contendrían “cargas huecas de 4 pulgadas tipo TCP HDX que son utilizadas por la industria petrolera para el punzado de pozos a través de tuberías”.

Además dentro del mismo informe se destaca que “la hipótesis más fuerte es que la empresa ETA S.A (que fabrica y distribuye cargas huecas para perforaciones en tubos de petróleo y gas) hizo una exportación legal vía Holanda a una petrolera siria”.

Acerca de la empresa

La empresa ETA S.A., radicada en Sierras Bayas, nombrada en el informe gubernamental, es una firma con más de 30 años de trayectoria en el país y cuyas siglas significan Explosivos Tecnológicos Argentinos.

La sociedad se dedica íntegramente al desarrollo, producción y comercialización de explosivos para operaciones de punzado de pozos petroleros.

En la actualidad, produce más de 50 tipos de cargas, incluyendo diseños propios y desarrollos de terceras compañías. Sus productos son de utilización pacífica y hasta ahora nunca estuvo mencionada en algún conflicto bélico.

Sin embargo, el documento “preliminar” oficial destaca que la exportación de los explosivos a Holanda que terminó en Siria, “no es nada llamativo porque son dos países petroleros y esta dinámica siempre existió”.

La investigación del área que se ocupa del terrorismo internacional aclara también que “como Siria sufre algunas restricciones, es probable que se haya triangulado para no caer en las prohibiciones internacionales”, un hecho que podría tener cierta gravedad.

La operación comercial “fue legal”

Sin embargo, los funcionarios del gobierno de Cambiemos, y a sabiendas que la exportación se realizó durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner, destacan que la operación comercial “fue legal” y recalca que “lo importante es saber que no son ni armas ni municiones”, y puntualiza que, en base a los documentos archivados en la ex Renar, “esa mercadería igualmente tiene controles de transporte” y que la “mercadería -los explosivos- fueron verificados por el Renar”.

Según se pudo pudo establecer a través de fuentes cercanas a la empresa involucrada en la exportación “legal”, los embarques de los explosivos huecos partieron vía aérea desde Ezeiza a la ciudad holandesa de Schipol y de allí volaron hacia Damasco.

Su destino final era la empresa Al Furat Petroleum Company cuyo paquete accionario está formado en un 50% por el Estado Sirio y y la otra mitad por accionistas privados, como la multinacional Shell.

Esta empresa, a su vez, le presta servicios de perforación a otro gigante petrolero de Medio Oriente, la sociedad Shlumberger Middle East S.A, que tiene una de sus sedes en Emiratos Arabes Unidos, y que brinda servicios, entre otros países, a Canadá y Estados Unidos.

La empresa realiza importantes trabajos en los pozos de la cuenca este del Éufrates, en Siria, en el campo de “Al Omar” uno de los mayores campos petroleros del país que estaba tomado, hasta hace una semana por los yihadistas. La recuperación de esos campos se logró gracias al despliegue de fuerzas terrestres sirias con el apoyo de la aviación rusa.

Teniendo en cuenta el caso, el “informe preliminar” oficial termina concluyendo que “de ninguna manera la empresa o el Enar le vendieron -los explosivos- a ISIS” y se especula que “seguramente cuando los yihadistas de ISIS tomaron las ciudades sirias stockearon lo que había en las compañías petroleras y esto pudo haber estado de antes y no haber sido usados”. (Fuente: Infobae)

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *