La imperiosa necesidad de buscar un equilibrio

PROPIEDADES SOBREVALUADAS POR EL EFECTO DÓLAR

Diego Falconaro, titular de la inmobiliaria que está en Mitre y Leyría, se refirió a la suba en el valor de los inmuebles por la disparada que tuvo la cotización de la moneda norteamericana. Marcó la necesidad de que se  retrotraigan los precios y buscar un balance donde ninguna de las partes resulte perjudicada y se pueda retomar el ritmo de operaciones de años como el 2017.

Diego Falconaro acredita 43 años de edad y nueve como martillero. NICOLÁS MURCIA

La disparada de la cotización del dólar generó una situación de estancamiento en lo que tiene que ver con la compra y venta de inmuebles, donde el denominador común fue la suba del cien por cien en los valores de casas y departamentos.

Las dos partes, si se quiere, salieron perjudicadas: los propietarios se quedaron sin poder vender y los potenciales compradores, sin cerrar la transacción.

“El panorama en nuestro rubro, como en otros, lamentablemente no es el mejor. Veníamos teniendo un repunte el año pasado con créditos que hasta fin de año se había mantenido muy bien. Al tener las propiedades tasadas en dólares y dispararse la moneda estadounidense, se complicó porque la reactivación del mercado se dio con los créditos hipotecarios. Por el desfasaje, la gente dejó de preclasificar para el otorgamiento de préstamos y, en pesos, la propiedad aumentó el cien por cien. Esto nos llevó a que no se vende nada”, afirmó Diego Falconaro.

Tras mencionar que “el precio de las propiedades tendrá que bajar”, el martillero subrayó que, teniendo en cuenta que la inflación del rubro de la construcción no fue de 100×100, “las propiedades usadas no pueden aumentar el doble”.

Consideró que, en el caso de quienes tomaron préstamos UVA, enfrentan una situación ambivalente.

“Se perjudicaron por el aumento de la cuota, pero por otro lado compraron la propiedad a un valor muy diferente a la cotización actual. En lo que es capitalización ganaron”, dijo y aclaró que “con sueldos que no crecieron acorde con la inflación, naturalmente se complica el pago de los compromisos asumidos”.

“La oferta es mucha y la demanda, poca. Básicamente no hay operaciones. Lo que hay es muy chico y escaso en relación con otros años. Según las estadísticas a que tenemos acceso, las operaciones han bajado notoriamente. De ahí que la idea sea empezar a tasar con una baja del 20 por ciento, pero sucede que no tenemos las reglas claras tampoco nosotros”, indicó.

Planteó Falconaro que, ante la inestabilidad reinante, “estamos entreteniéndonos con el tema de alquileres porque las consultas por compras son muy pocas”. “Cuando alguien viene con un crédito, le tiramos la alfombra roja”, ilustró.

La temática de los alquileres

Respecto de los alquileres afirmó que “siempre está en movimiento” y opinó que la entrega de casas del barrio Bidegain permitirá disminuir la necesidad de viviendas para arrendar, “más allá que nunca alcanza”.

“Es mucha la demanda y poca la oferta. Esto es mercado; tratamos de equipararlo, pero el propietario escucha que la inflación es del 40 o del 42 por ciento y es una lucha de tratar de apaciguar. Antes teníamos una paritaria de 30 por ciento y una inflación del mismo porcentaje, entonces era parejo. Hoy la inflación sube y los sueldos no acompañan”, señaló.

Agregó que “es entendible la postura del propietario”, que tiene un capital muy importante y debe costear la tasa municipal, lo que le reduce el margen de rentabilidad.

“Uno se pone del lado del locatario, que casi no llega a fin de mes y al tener que pagar alquiler y demás, se le pone cuesta arriba”, manifestó.

EL DATO

De 43 años de edad y con nueve años como martillero graduado en la Universidad de Morón, Falconaro dijo que la crisis actual forma parte de un ciclo que se va a poder revertir para lograr, en definitiva, el equilibrio tan esperado.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *