La indigencia en Argentina

En la Argentina los chicos se mueren por falta de comida. En la provincia de Buenos Aires los comedores escolares los días lunes tienen que aumentar la cantidad de alimentos que se les sirve a los alumnos, porque el fin de semana no se han alimentado correctamente.

Esto puede ser indigencia, por la falta de medios para vivir, o pobreza extrema, generada por varias patologías que está padeciendo la sociedad.

No es el momento de analizar el porqué sucede esto, y quién tiene la culpa. Sino reconocer que el país está en crisis. Una crisis que se presenta como una dramática sacudida de la vida social a la que sucede la fase de descenso, de marasmo, de ambiente pesimista. Que no es solamente de carácter económico, sino también moral, ética, educativa.

Por eso la crisis de los pueblos, sea motivada por todas o cada una de las causas que la pueden generar, solamente se vencen cuando sus integrantes se reúnen para buscar en solidaridad ciudadana las vías de solución. En Argentina, país sumamente rico con alarmante muchedumbre de indigentes, la solución de la crisis actual está en el compromiso de una ciudadanía formada en una cultura política humana y que humanice.

En esto consiste el compromiso social político que ofrece la fe cristiana. La ciudadanía argentina cristiana, no puede quedarse en lamentos y simples denuncias. Un grupo de cristianos se ofrecerán brindarle a la sociedad argentina la posibilidad de formarse en una cultura política humana y que humanice, para lograr un mundo globalizado en una equitativa solidaridad, ha expresado Miguel Esteban Hesayne, Obispo Emérito de Viedma.

No se trata de oponerse o competir con los poderes públicos ni con los partidos políticos en vigencia. El objetivo es ofrecer una formación social política al pueblo que elige a sus gobernantes.

Conmueve la situación de millones de argentinos en la indigencia. Si bien no es un problema de ahora, pero ahora hay que remediar esta situación que padece la sociedad argentina. Que debería tomar conciencia de su grave enfermedad y disponerse a recuperar su salud de una gran Nación.

Como los que más, la Iglesia en sus numerosas comunidades con fe en Jesucristo que ante la muchedumbre hambrienta sigue clamando, suplicando a sus discípulos “denles ustedes de comer”, ha de escuchar este clamor, sostuvo el obispo emérito Hesayne.

Todos, pero de modo prioritario lo ha de escuchar la ciudadanía argentina cristiana, deberían oírlo y comprometerse. La limosna o ayuda es necesaria como primeros auxilios en un accidente. Las comunidades cristianas no se pueden contentar con la ayuda de Cáritas y otras organizaciones por notable que fuera.

El hambre argentino es un escándalo mundial a doble título, porque como país productor tiene capacidad de alimentar a 350.000.000 de seres humanos y sus habitantes en su mayoría se llaman cristianos.

Entonces la situación actual prontamente se debería solucionar con una economía humana animada por una cultura política humana y que humanice las relaciones de la ciudadanía argentina.

Para ello es necesario ir concientizando ya a los niños, para que en el día de mañana sean ellos los que pregonen y ejecuten esa cultura política humana.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *