TARIFAZO Y SU DURO EFECTO EN LOS CLUBES DE BARRIO

La indómita luz se hizo cara en mí  

Aumentos generalizados que van de un 800 a un 1000 por ciento en las tarifas de luz, gas y agua. Macri y su alegre anuncio del 40% de reintegro únicamente en las boletas de luz. El presidente de la Unión Nacional de Clubes de Barrio, Claudio Rial, y sus declaraciones categóricas: “No tengo duda que algunos clubes van a empezar a cerrar”.

Una razón de ser que puede dejar de ser. Los clubes de barrio necesitan de una política inclusiva y que envalentone su función social.
ARCHIVO/NACHO CORREA 
Eclipse de Luna de Avellaneda. Macri en el Club Atlético Social y Deportivo Juventud Unida de Llavallol, cuando anunció la devolución del 40 por ciento de la factura de electricidad.
ARCHIVO/DYN
<
>
Eclipse de Luna de Avellaneda. Macri en el Club Atlético Social y Deportivo Juventud Unida de Llavallol, cuando anunció la devolución del 40 por ciento de la factura de electricidad. ARCHIVO/DYN

Por Silvio Randazzo, de la Redacción de EL TIEMPO

“Queremos acompañar a los clubes en este difícil momento que estamos viviendo, del sinceramiento de la economía”. La rutilante frase del presidente Macri sonó contundente en el club Juventud Unida de Lomas de Zamora (el de la película Luna de Avellaneda, de Juan José Campanella), pero no parece tener asidero en la materialidad cotidiana de los clubes de barrio. Ese día, el mandamás nacional anunciaba la devolución retroactiva a abril del 40% de la tarifa de luz para los clubes de barrio, 40% ante aumentos que rondaron el 800% y el 1000%.

Ese anuncio macrista fue la antesala a una masiva protesta en Plaza de Mayo organizada por la Unión Nacional de Clubes de Barrio. Más allá del ínfimo descuento que el presidente confirmó, la entidad denunciaba los filtros burocráticos que obstaculizan el acceso a la tarifa social confirmados por la Secretaría de Deportes (por ejemplo, tener entre 50 y 2000 socios). Como resultado, queda una triste estimación que corre por cuenta de la Unión y trasluce el escaso espíritu inclusivo de la medida del gobierno: de los 20000 clubes que hay en Argentina, sólo unos 450 estarían accediendo a ese 40% beneficioso.

El presidente de la UNCB, Claudio Rial, ha abordado la cuestión en varios medios nacionales. En cada nota reciente donde ha abordado el tema, Rial se muestra crítico del criterio ‘social’ del gobierno nacional y deja un pronóstico que reverbera como un réquiem funesto: “No tengo duda que algunos clubes van a empezar a cerrar”.

“Los clubes de barrio están siendo ignorados totalmente”  

La semana anterior, el diario Info Región entrevistó al titular de la  Unión Nacional de Clubes de Barrio. En la nota, Rial marca una notoria discrepancia con los criterios adoptados por el gobierno de Macri, criterios muy paradojales por cierto: propicia un aumento desmedido de tarifas de más de un servicio y luego ofrenda un porcentaje ínfimo de descuento, diciendo frases como “el Gobierno continúa cerca de la gente, ayudando a los sectores que no pueden esperar”.

Al diario metropolitano, Rial aseguró que “el 90% de las instituciones sigue sin poder acceder a la tarifa social que está ofreciendo el Gobierno”. Al momento de rastrear los motivos de la restricción, el dirigente nacional habló de los requisitos que los clubes no pueden cumplir: “Tener una personería jurídica al día, algo que la mayoría no tiene. Por eso no se entiende porque lo plantean como un requisito excluyente”.
Otro reproche que realizó el presidente de la UNCB fue por el elevado costo de los servicios. “Si aumentan los impuestos en un 800% –enfatizó–, y sólo descuentan un 40%, sigue siendo una locura. Por más que esta variable sea retroactiva a abril, terminas pagando casi un 500% arriba. Es inentendible, porque no es una solución lo que están ofreciendo”.
Rial lamentó que todos aquellos que se organizan desde los clubes “ni siquiera son llamados para que puedan dar una mano. La verdad es que acá se tiene que ver la realidad, recorrer cada club y ver lo que está pasando. Y esto el Gobierno no lo hace”, manifestó. Y al extender la mirada hacia el porvenir, sus expectativas no alumbran demasiados metros: “Por lo pronto no veo soluciones. Y las acciones recién las vamos a realizar cuando los clubes nos presenten sus demandas”.

“Somos parte de la contención de la familia”  

Otro medio donde Claudio Rial se refirió a los efectos nocivos del tarifazo en los clubes de barrio argentinos fue la agencia DyN. La tónica de sus declaraciones se mantuvo respecto a otras recientes, y seguramente no vaya a modificarse hasta que no mejore la situación que las genera.

“Es un problema preocupante este aumento, los tarifazos en los servicios de consumo –opinó–. Porque muchos clubes van a empezar a cerrar en los horarios donde más trabajamos, que es a partir de las 6 de la tarde, porque no podemos pagar las tarifas, de luz, de gas, de agua, por el aumento que hubo. No tengo duda que algunos clubes van a empezar a cerrar”.

En el análisis que el presidente de la Unión propone, el perjuicio por el aumento no sólo condiciona la vida social y deportiva de los clubes pequeños y menos dotados de infraestructura, sino que corroe la realidad de los pudientes, necesitados de abastecer sus instalaciones en la medida que sus dimensiones y funcionalidad así lo demandan. Al respecto, Rial dijo que los nuevos valores afectaron correlativamente “a los clubes más humildes, que ya no tenían la posibilidad de generar recursos y con el aumento de estos servicios no van a poder llegar; y, a su vez, a los clubes que tienen más infraestructura, como las piletas de natación, que son climatizadas. Esos clubes son los más afectados, porque tienen más impuestos y mayor consumo. Les han llegado boletas que no las van a poder pagar”.

El dirigente máximo de la UNCB reclamó un reacondicionamiento de las tarifas a los valores previos, o bien otro tipo de paliativo, bien abarcativo, puesto que el anunciado por Macri resulta escaso y contradictorio y pone en riesgo la supervivencia de los clubes, a los que se les propone “algo ilógico: hablamos de 800, 1000 por ciento de aumento en algunos impuestos, y nos da una ayuda de un 40 por ciento sobre la energía eléctrica solamente. Y no es sólo eso: se lo va a dar a los clubes que puedan estar anotados en un registro único, que lo está haciendo la Secretaría de Deportes, y donde te piden número de CUIT, cuenta bancaria”. En ese sentido, Cristian Font, también integrante de la UNCB, criticó la medida en diálogo con El Destape: “Es imposible de cumplir el anuncio de Macri. Nos piden una cantidad de requisitos para entrar a la tarifa social que es imposible de cumplir. Es una tomada de pelo. Cuando les cedemos los clubes a los políticos y vienen en campaña para hacer un acto en el club no nos piden ningún papel y ahora nos piden de todo, balances y demás”,

Rial deslizó la idea de desconocimiento por parte de las autoridades nacionales de la intimidad de los clubes y de su vínculo constante con los ciudadanos. “Somos clubes de barrio, somos parte de la contención de la familia. Yo creo que no han caminado nunca un club de barrio, no lo deben conocer”.

Y a propósito de su desaliento respecto a poder torcer esta coyuntura, el presidente de la Unión habló de un informe que posee, donde se evidencian las complicaciones que generan las demandas burocráticas de la Secretaría de Deportes: “Ya se han anotado 4000 y pico clubes –informó–, y el secretario me dijo que solamente 450 clubes van a poder acceder a esa tarifa social que están dando. Si hay unos 20000 clubes en Argentina (es lo que calculamos), nos faltan unos 19550 clubes que no sabemos que van a hacer”.

UNIÓN NACIONAL DE CLUBES DE BARRIO     

04072016_11_rial

Claudio Rial, presidente de la UNCB. “Por más que esta variable sea retroactiva a abril, terminas pagando casi un 500% arriba”, dice. ARCHIVO/UNCB

Al referirse al espíritu que da razón de ser, la propia UNCB habla de sí diciendo que se trata de “un organismo que cuenta con personería jurídica de alcance nacional, es una institución dedicada a fomentar el fortalecimiento y crecimiento institucional de los clubes de barrio de todo el país, nucleando a  más de 1600 clubes de barrio de la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, Corrientes, La Pampa, Córdoba  y Santa Fe.

Dentro del desarrollo territorial de la provincia de Buenos Aires, contamos con presencia en las localidades de Avellaneda, Quilmes, Lanús, San Vicente, Almirante Brown, Florencio Varela, Berazategui, La Matanza, Escobar, Ezeiza, Esteban Echeverría, Lomas de Zamora, La Plata, Miramar, Mar Chiquita, Necochea, Tandil, Zarate, Marcos Paz, Morón, San Martín, Lobería, y se encuentra en estado de formación en las localidades de Pte. Perón, Dolores y Mar de Ajo.

Además contamos con sedes en las ciudades de Avellaneda, Quilmes, Lanús, Almirante Brown, San Vicente y Escobar, donde se brinda asesoría legal y contable para las instituciones y se brindan distintas capacitaciones”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *