MEDIDA JUDICIAL

La justicia ordenó a FM el resguardo de documentación del personal de FANAZUL


Fue a partir de una presentación que realizó ATE, solicitando una medida cautelar de no innovar para preservar el predio, sus instalaciones y la documentación que existe en la fábrica que puede servir como material probatorio para futuras presentaciones. El juez Federal Martín Bava hizo lugar a una parte del pedido y ordenó a la Dirección General de Fabricaciones Militares y a la Dirección de FANAZUL que pongan a disposición de su juzgado toda la información sobre el personal. La secretaria General de ese gremio, Vanina Zurita, señaló ayer que la medida solicitaba apuntaba a “preservar todo hasta que se de la reapertura”.
El último jueves, el juez Federal de Azul, Martín Bava, decretó una medida cautelar de no innovar para que la Dirección General de Fabricaciones Militares y la Dirección de FANAZUL pongan permanentemente a disposición del Juzgado a su cargo toda la información relacionada con el personal de la fábrica y, además, les pide que especifiquen dónde se encuentra la misma actualmente y quiénes son los responsables de su custodia.
Así lo decidió el funcionario judicial luego de que a mediados de marzo, la Asociación de Trabajadores del Estado hiciera una presentación solicitando la preservación del predio, sus instalaciones y la documentación existente en las oficinas, en razón de que habían detectado el retiro de distintos bienes -computadoras, conmutador, impresoras, entre otras tantas- de la fábrica y que estos podrían servir de prueba para las causas que ya están en trámite, y también para las que se entablarán.
Así, el juez Bava hizo lugar a lo relacionado con la documentación, pero no en lo que tiene que ver con el funcionamiento actual de la fábrica en la que hoy trabajan 50 personas.
 Resguardar pruebas
A mediados de marzo, Vanina Zurita como secretaria General de ATE Seccional Azul, acompañada por la doctora María Matilde Glorioso, solicitó en el Juzgado Federal N° 2 de esta ciudad, a cargo de Martín Bava, se dicte una medida cautelar para impedir que la Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM) y/o la Dirección de la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos de Azul -FANAZUL- “modifique las condiciones actuales del predio, instalaciones fabriles (reactores, compresores, plantas fabriles, polvorines; la fábrica en su totalidad) como así también de los bienes muebles (documentos de todo tipo que se encuentran en las oficinas de la fábrica)” ya que en los próximos días interpondrá una acción preventiva contra ambas Direcciones y, en ese marco, “es necesario preservar el predio, sus instalaciones y documental existente en las oficinas, y que no se vea frustrada la producción probatoria”.
Asimismo, advirtió en el escrito presentado ante la justicia que la medida que solicitó no implica impedir ni dificultar la producción que se continúa realizando en la fábrica y que “tampoco entorpecerá ni perturbará la función regular de los bienes del Estado”.
En otro tramo, la dirigente marcó  que si no se hacía lugar a la cautelar “se afectaría, en primer término y de forma evidente, el derecho a la defensa en juicio ya que la DGFM y la Dirección de FANAZUL “pretenden introducir modificaciones en las condiciones de hecho de la fábrica, realizando maniobras de traslado de parte de la instalación” y luego detalló en ese sentido que trasladaron las unidades móviles propiedad de FANAZUL; se realizaron tareas de movilización de los reactores por parte de personal de Villa María en la fábrica de Azul; ocultan documental que también se pretende movilizar a otro destino, entre otras conductas”.
En ese marco, subrayó que “si estas conductas no se impidieran a la brevedad, cientos de trabajadores verían truncadas sus pretensiones contra su empleador” y, también, se afectaría la producción de pruebas de las otras causas iniciadas por ATE desde el cierre de la fábrica.
Pedido de rechazo a la cautelar
El Ministerio Público Fiscal, que como parte interesada había sido notificado de la presentación de ATE, consideró que la cautelar solicitada sólo podría proceder en lo que hace a la conservación de los registros informáticos, no así respecto al resto de los pedidos realizados por el gremio.
Unos días más tarde, se presentaron los representantes legales de la Dirección General de Fabricaciones Militares solicitando el rechazo de la medida cautelar y detallando que el Estado tomó “una serie de medidas legítimas respecto de FANAZUL” para paliar el déficit que “afecta e impide el desarrollo de la actividad para la que fue creada”.
En ese contexto, los abogados hicieron referencia al bien público, señalando que estaba “afectado por el sobredimensionamiento de la planta” por lo que se decidió, para salvaguardarlo, la reducción del personal contratado.
En lo que hace a la cautelar solicitada por ATE, expusieron que su pedido es inconsistente y pidieron su rechazo.
La decisión del juez
Al momento de resolver sobre la cuestión, el juez federal Martín Bava tomó las dos cuestiones planteadas. Por un lado, lo que hace al funcionamiento actual de la fábrica y por el otro las referidas a documentos relacionados con el personal de FANAZUL.
En la primera desestimó el pedido de ATE ya que entendió que hay contradicciones porque por un lado se solicita la abstención de cualquier modificación en las condiciones actuales del predio y por otro, que no se entorpezca ni perturbe su funcionamiento regular.
Asimismo, recordó que en otra causa iniciada por el gremio que él instruye se tomaron medidas para garantizar la seguridad de la planta, “de modo tal que incurriría en una contradicción si ordenase la suspensión de toda actividad en la fábrica”.
En lo que hace a la documentación relacionada con el personal, hace referencia al Código Procesal que permite a quienes tienen motivos justificados para temer que la producción de sus pruebas pudiera resultar imposible o muy dificultosa, soliciten el resguardo de documentos.
No obstante esto, el magistrado advirtió que de acuerdo al informe que presentó, la DGFM se encuentra revisando los procesos concursales y de selección de personal, “proceso que obviamente implica un manejo de la documentación e información relacionada con los recursos humanos y eventualmente, el desplazamiento de los antecedentes laborales hacia la sede central de Fabricaciones Militares”.
Al margen de ese dato, y ante el anuncio del gremio de que promoverá futuras acciones judiciales, el juez hizo lugar a la medida cautelar “para garantizar un adecuado ejercicio del derecho a la defensa por parte del personal de FANAZUL, representado por la entidad sindical”.
En ese marco, el último jueves Bava resolvió “Decretar como medida cautelar innovativa que la Dirección General de Fabricaciones Militares y/o la Dirección de la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos de Azul arbitre en forma inmediata las medidas necesarias para mantener permanentemente a disposición del Juzgado, toda la información relacionada con el personal de FANAZUL -contratado y permanente- bien sea en formato digital o documental. Asimismo deberá indicar por escrito el lugar donde se encuentra la misma y personas responsables de su custodia” y fijó que la medida se mantenga por tres meses.

 “APUNTAMOS A PRESERVAR TODO HASTA LA REAPERTURA”


Ayer, la secretaria General de ATE Seccional Azul, Vanina Zurita, dialogó con este diario a raíz de la presentación judicial que formuló y la resolución del juez Federal Martín Bava.
La dirigente señaló que “desde ATE entendemos que si bien en todo momento el juez ha tenido una mirada integral sobre la cuestión, nos hubiera gustado que la resolución saliera de pleno, que hubiese hecho lugar a todo el pedido”.
En ese sentido, indicó que “nosotros no sólo queremos salvaguardar cualquier tipo de información de la fábrica, sino también las máquinas. Porque aún hay conversaciones a nivel nacional para la posible reapertura de FANAZUL, las que se mantienen fruto de la lucha de los compañeros que llevamos más de 80 días con distintas actividades para lograr el objetivo de la reapertura”.
Sobre esto, añadió que con esas conversaciones aún desarrollándose “es importante asegurarnos que no se lleven nada. Es que siguen viniendo trabajadores de Córdoba y se han llevado computadoras y otras tantas cosas”.
Por esto, apuntó que la medida cautelar de no innovar que presentó “apuntaba a preservar todo hasta que se de la reapertura”.
Por último, sobre los pasos a seguir, Zurita indicó a este diario que “sigue habiendo otras herramientas que consideramos que tienen que ser evaluadas por la justicia a favor de los trabajadores y que siempre tienen que ver con la preservación de lo que haya dentro de la fábrica y la seguridad”.
 

“DESMANTELAMIENTO” DE UNA OFICINA

Días después de la primera presentación, Vanina Zurita hizo una ampliación y detalló que el viernes 16 de marzo por la mañana, personal de seguridad de la fábrica constató que personal de mantenimiento había iniciado “tareas de desmantelamiento de dicha oficina”.
En ese marco, puntualizó que desarmaron 46 computadorasque condensan parte importante, sino toda, de la información fundamental sobre diversas cuestiones que hacen al funcionamiento de la Fábrica Militar Azul FANAZUL”.
Además, según consta en el escrito presentado por la dirigente, se retiraron 12.000 bolsas de 80 x 60 x 70 de polietilento”, de las cuales desconocen sus contenidos, además de46 monitores, 35 estabilizadores de tensión, 19 impresoras y 3 switches.
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *