La ley es igual para todos

Según Fernando Savater, el principio fundamental que regía a la democracia griega, y para nosotros debería regir también en la actualidad, era el principio de isonomía: las mismas leyes regían para todos.

Y lo más importante, regían también para quienes las hacían. Los hombres, que inventaban las leyes, también debían someterse a ellas. Nadie estaba por encima de la ley, y la ley tenía que ser obedecida por todos. La ley no provenía de nada más elevado que los hombres.

Muy en serio se tomaban los griegos la igualdad política de los ciudadanos y estaban convencidos de que su concreción se debía sólo a la obediencia de las leyes, que efectivamente garantizaba esa igualdad y consagraba entonces la democracia.

Tomando esos principios lo primero a considerar es la necesidad imperiosa de aceptar que ningún ciudadano está por encima de la ley, todos tienen que obedecerla. Cuando existen privilegios se está abandonando la idea superior de democracia y se empieza a hablar de otra cosa. Los privilegios han abonado durante siglos las más profundas desigualdades sociales y han cimentado las sociedades más injustas. En nombre de la igualdad y la justicia se han cometido, también, demasiados crímenes que han terminado consagrando las formas más perversas del autoritarismo, ha expresado la profesora María Liliana Christensen.

Privilegio implica también impunidad. Lejos de aquella idea fundante de que todos son iguales ante la ley y nadie esta por encima de ella, la sola existencia de un privilegio que favorezca a cualquiera de los miembros de una comunidad distorsiona de manera definitiva la vigencia del estado democrático. Los privilegios, de cualquier índole, siempre encierran una cuota de injusticia porque ponen a algunos individuos en un lugar superior al resto de la ciudadanía y rompen con la razonable certeza de que la ley es la misma para todos.

George Orwell describe la relación de los animales que ingenuamente adhieren a los principios del llamado animalismo creyendo que van a lograr mejorar sus vidas y que a partir de la implementación de esas ideas serán por fin todos iguales, y podrán ser felices. Los animales son una y otra vez engañados, estafados en su buena fe, explotados, igual o peor que antes, y sobre todo, sometidos a una dura realidad que implica padecer los privilegios de quienes mandan.

Cuando preguntaban por el destino, por ejemplo, de la leche que desaparecía para ellos, de las manzanas, etcétera creyendo que se repartirían equitativamente. Se les dijo que toda la administración y organización de la granja depende de los cerdos que están velando por la felicidad de los demás, por eso todas esas frutas van para ellos para preservar su salud.

¿Eso pasa actualmente con los gobiernos donde se aplica la ley para unos sí y para otros no? Los hechos han demostrado que la respuesta es afirmativa.

La democracia en su forma más auténtica, nació entre conflictos y sirvió para aumentarlos en lugar de resolverlos. Lo importante es poder reflexionar sobre estas cuestiones que son públicas -políticas-, que atañen a todos y es necesario sembrar en los jóvenes la inquietud por hacerse preguntas, comprender la necesidad de informarse y saber para no ser sometidos a engaños y estafas y sobre todo no perder nunca la capacidad de indignarse ante los privilegios de los que aspiran a estar por encima de la ley.

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. mamapilarb@hotmail.com

    septiembre 18, 2016 at 12:37 pm

    Tiene ud, toda la razon , pero lamentablemente en nuestra ciudad esa igualdad no existe , Azul es una ciudad triste , nuestros jovenes se van porque no consiguen trabajo, para que lo consigan tienen que ser amigo de algun politico de turno , Azul ES UNA CIUDAD DE VIEJOS ,la mayoria de las familias tienen sus hijos viviendo afuera , yo aposte a la igualdad y realmente me fue mal ,todos los trabajos posibles no se consequian por idonidad sino por amistad , esa es nuestra realidad

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *