AYER A LA TARDE

La madre de un ex concejal fue víctima de una entradera

La víctima de este robo tuvo que ser llevada al Hospital Pintos a causa del shock nervioso que sufrió por lo sucedido. La casa donde el ilícito se produjo está situada en San Martín entre Rivadavia y Alvear. Peritos de Policía Científica concurrieron al lugar, con el fin de tomar rastros tendientes a dar con los autores de esta entradera.
<
>
La casa donde el ilícito se produjo está situada en San Martín entre Rivadavia y Alvear. Peritos de Policía Científica concurrieron al lugar, con el fin de tomar rastros tendientes a dar con los autores de esta entradera.

A la mujer, de 82 años, dos sujetos la redujeron cuando salió a atenderlos, luego de que los delincuentes habían tocado el timbre de su casa, una propiedad ubicada frente a la sede del club Alumni Azuleño. Los autores de este robo la ataron y después le sustrajeron algo de dinero y unas alhajas. Por el shock nervioso que sufrió, la mamá del contador Agustín Carús, ex edil del PRO, tuvo que ser llevada al hospital.

Dos sujetos cometieron una entradera que tuvo como víctima a una mujer de 82 años, quien a causa del shock nervioso sufrido por lo ocurrido tuvo que ser trasladada al Hospital Pintos, informaron fuentes policiales.

En ese centro asistencial la víctima fue atendida en la Guardia, donde se comprobó que no presentaba lesiones de consideración, después de que los delincuentes la habían reducido y atado durante lo que fue este ilícito ocurrido ayer en horas de la tarde en esta ciudad.

Voceros de la comisaría primera local identificaron a la mujer asaltada como Sara Sofía Duhalde, madre del contador y ex concejal del PRO Agustín Carús.

Duhalde vive junto a uno de sus hijos, que ayer estaba trabajando cuando en horas de la tarde el ilícito se registró, en una casa de dos plantas situada frente a la sede del club Alumni Azuleño, en San Martín entre Rivadavia y Alvear.

Tocaron timbre

Las primeras averiguaciones en torno al caso, ocurrido poco antes de la hora 18.30 de ayer, indicaban que la mujer estaba sola en su casa cuando dos sujetos tocaron el timbre de la vivienda.

Al salir a atenderlos, inmediatamente ambos ingresaron con ella a la propiedad por la fuerza, logrando de esa manera reducirla.

Ya en el interior de la vivienda, los ladrones la ataron y la llevaron hasta la cocina, lugar donde la mantuvieron inmovilizada mientras llevaban a cabo esta entradera que ahora es materia de investigación, tras la denuncia formulada en sede policial por lo sucedido.

En principio, de acuerdo con el testimonio que la propia víctima pudo brindarles a los policías que tomaron intervención en el hecho, la anciana no había podido determinar si ambos delincuentes estaban armados. Tampoco fue posible establecer si se movilizaban en algún vehículo.

Aparentemente actuaron a cara descubierta. Y al menos uno de ellos tenía guantes, para de esa manera no dejar huellas dactilares en la casa donde la madre del ex concejal Agustín Carús se domicilia, el mismo lugar donde ayer se convirtió en la víctima de este ilícito.

Cuando policías y una ambulancia se hicieron presentes en el lugar, la mujer estaba siendo asistida por algunos vecinos de la zona donde se domicilia.

Para ese entonces la octogenaria se encontraba en el interior de la sede del club Alumni, luego de que los delincuentes huyeran tras buscar en algunos lugares de la casa -entre ellos un escritorio y uno de los dormitorios-  dinero y otros objetos de valor de los cuales apoderase.

Hasta ese lugar había llegado después de que, ni bien los ladrones huyeron, ella salió de su casa en busca de ayuda y lo primero que hizo fue caminar hasta una despensa ubicada en la misma cuadra de su domicilio.

El propietario de ese comercio fue el primero en auxiliarla, al quitarle un cordón con el que los dos sujetos que cometieron esta entradera le habían atado las manos.

En medio de un shock nervioso por el hecho que le tocó protagonizar como víctima instantes antes, la mujer después logró llegar hasta la sede del club Alumni.

En ese lugar se entrevistó con policías que acudieron en respuesta al llamado recibido al teléfono de emergencias luego de lo sucedido.

También ahí, personal médico la atendió y después la trasladó en una ambulancia hasta el Hospital Pintos, donde permaneció en la Guardia hasta horas de la noche, siendo sometida a diferentes controles pero sin que quedara internada.

En principio se comprobó que la mujer no presentaba signos de haber sido agredida, más allá de que los autores de este hecho, una vez que ingresaron a su casa, la habían atado y le exigían en todo momento la entrega de dinero.

El dato

Dinero en efectivo que la mujer tenía en una billetera, en un monto que no había sido precisado en principio, y algunas alhajas fueron los elementos de los cuales los autores de este violento robo se apoderaron.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *