SEMIFINAL DEL TORNEO APERTURA

“La mardo” a guardar

Rodrigo Lamardo convirtió el segundo tanto y le dio la victoria a la estrellita frente a Chacarita por 2 a 1. El tricolor tuvo todo para ganar, se imponía por 1 a 0 y jugaba con un hombre de más, pero se quedó y le dio la oportunidad a su rival que reaccionará y se adjudicara el primer “chico”. El resto de los goles los marcaron: Mariano Escribano para el local; y Juan Gallardo para el vencedor.

Rodrigo Lamardo celebra el gol que le dio la victoria a Sarmiento ante Chacarita por 2 a 1. La estrellita se quedó con la primera semifinal del Apertura. ADRIAN GELOSI
<
>
Rodrigo Lamardo celebra el gol que le dio la victoria a Sarmiento ante Chacarita por 2 a 1. La estrellita se quedó con la primera semifinal del Apertura. ADRIAN GELOSI

Sarmiento picó en punta. La estrellita superó a Chacarita por 2 a 1 y se quedó con el primer partido de las semifinales del Torneo Apertura de Primera División, que se disputó ayer en la cancha del tricolor.

El dueño de casa dejó pasar una gran oportunidad para quedarse con el triunfo. Porque rápidamente se puso en ventaja y jugó más de sesenta minutos con un hombre de más; pero se quedó y le permitió que el equipo de Tapalqué reaccionara y se quedará, merecidamente, con la victoria.

En el comienzo del encuentro fue el tricolor el que manejaba el partido. Lo hacía con su formula habitual. La pelota al ras del piso y abriendo bien la cancha. Por ambos costados lograba imponerse y de esa manera iba superando a su rival.

De esa manera llegó al gol. Por la izquierda, Nahuel Pioli y Francisco Mingochea le hicieron el dos a uno a su rival, el “Mingo” llegó al fondo y tiró un preciso centro para Mariano Escribano, que controló el balón y desde el punto del penal sacó un potente remate bajo que dejó sin chances a Diego Toledo.

Sarmiento estaba desconectado. Le costaba mucho tener la pelota en su poder y cuando la conseguía lo absorbía la presión de Chacarita y para superar esa marca tenía que tirar pelotazos largos para sus delanteros, que eran muy bien controlados por la defensa local.

El dueño de casa era un equipo ancho. Esa forma de jugar hacía que su rival fuera dejando espacios en la última línea y el tricolor los aprovechaba atacando, sobre todo, por los costados. En el sector izquierdo era por donde más cómodo se sentía para avanzar.

Si las cosas estaban cuesta arriba para Sarmiento, a los 25’ su pusieron aún más difícil. Germán Bossolasco encabezaba el contragolpe, cuando salió del círculo central, Emanuel Mera lo derribó con un fuerte foul, el árbitro Daniel Grazziano le mostró la roja al defensor y la estrellita se quedó con diez jugadores.

Si Chacarita ya tenía espacios para atacar, con un hombre de más, los espacios se duplicaron y aparecían por todos lados. Sólo dependía de que los supiera aprovechar y fuera preciso y efectivo en los últimos metros.

El equipo de Daniel Galizio contó con dos oportunidades para convertir. La primera fue una volea de Carlos Buiegues, que remató muy suave y le permitió a Diego Toledo reaccionar y quedarse con la pelota de manera espectacular. La segunda fue un cabezazo de Marcelo Miglino que pegó en el palo, cuando el “uno” de la estrellita ya estaba vencido.

Chacarita se fue quedando. Su juego se fue haciendo cada vez más lento y previsible, y eso le daba la oportunidad a la defensa rival que se fuera acomodando mejor y no sintiera la ausencia de un jugador. Sarmiento ya no sufría el partido y dejaba de preocuparse en defender su arco y comenzaba a idear la manera del llegar al marco contrario.

Recién cuando se iba la etapa inicial Sarmiento llegó por primera vez con peligro. Facundo Buceta aguantó la pelota y tocó para la corrida de Raúl Vergez, el “Cangu” definió por arriba del travesaño.

El entretiempo le vino muy bien a la estrellita. En esos quince minutos Fernando Vieytes pudo acomodar a sus jugadores e ideó un nuevo plan para jugar el complemento.

Sarmiento salió con otra actitud al segundo tiempo. Se paró más adelante en la cancha y se jugadores cortaban todas las líneas de pases del local. Eso obligaba a Chacarita a realizar varios toques en para llegar a un costado y esa demora le permitía al visitante ir cubriendo todos los espacios.

A pesar del descanso Chacarita no reaccionaba. Seguía con su juego lento y en el complemento dejó de lados las bandas para atacar por el medio, eso hacía que su rival lo controlara sin problemas. Ahí, sobresalía Claudio Serrano –en la última línea- y Bautista De Los Heros –en la mitad- que rechazaban toda pelota que andaba cerca.

La única vez en todo el segundo tiempo que abrió la cancha el dueño de casa pudo convertir. Francisco Mingochea tiró un centro pasado, por el otro sector la recibió, Carlos Buigues que tocó al medio para Mariano Escribano, que se acomodó y su remate pegó en el travesaño.

Con el correr de los minutos el partido se iba jugando como quería el visitante. La pelota estaba en su poder y con la jerarquía de Ricardo Gau y Rodrigo Lamardo manejaba el ritmo y el trámite del partido.

Ellos dos se asociaban con Facundo Buceta, quién comenzó a ganarle a los defensores y se dedicaba a aguantar la redonda. El goleador la faltaba más compañía, porque el “Cangu” Vergez no encontraba su lugar en la cancha. Con el ingreso de Juan Gallardo, el ex Vélez encontró a su socio ideal.

De esa fórmula de ataque llegó la igualdad. Un centro al área del tricolor, Buceta ganó en lo alto y se la bajó a Juan Gallardo, que ingresó solo al área y ante la salida de Morales definió con un toque suave por sobre el cuerpo del arquero y estableció el 1 a 1.

El gol le sirvió al visitante para reafirmar que el camino elegido para jugar el segundo tiempo era el preciso y siguió al pie de la letra lo que diagramó su entrenador. Por su parte, Chacarita no reaccionaba y con el correr de los minutos las imprecisiones en su juego eran cada vez más notorias.

Por eso motivo no extraño que Sarmiento pasara a ganar el encuentro. Para conseguirlo realizó un contragolpe a la perfección. Gallardo recibió la pelota por la izquierda, tocó el medio para Gau, quién realizó la pausa justa y tocó para Rodrigo Lamardo, que venía a la carrera por la derecha, el volante se acomodó y con un remate bajo al primer palo superó a Morales y estableció el 2 a 1.

Ese tanto fue un baldazo de agua fría para Chacarita. Porque sintió el impacto, pero en lugar de reaccionar, el apuro para llegar a la igualdad lo llevó a apurarse y cometer errores en el manejo de la pelota.

Sarmiento ya era dueño del partido. En esos minutos finales, se dedicó a manejar la pelota, hacer todo muy lento y a jugar con la desesperación del tricolor para asegurar el triunfo en el primer cotejo.

La estrellita se quedó con el primer chico. Lo consiguió de manera merecida por lo que realizó en el complemento y sobre todo por como se repuso de todos los inconvenientes que tuvo en los primeros cuarenta y cinco minutos. Chacarita dejó pasar la oportunidad y tendrá la revancha en Tapalqué, donde tendrá que repetir –durante todo el encuentro- lo que hizo ayer en el inicio del partido.

 

LA FIGURA

Rodrigo Lamardo

El volante de la estrellita fue fundamental para la levantada de su equipo. Primero cumpliendo una destacada actuación en la marca y junto a Alex Casañas cerraron el lateral derecho de su defensa.

Cuando se asoció con Ricardo Gau se vio lo mejor de Sarmiento en el partido. Entre los dos manejaron los ritmos del encuentro. Para coronar su actuación, convirtió el gol de la victoria.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *