La Papelera: reflejo de la situación actual

 

En Azul hace muchos años estuvo funcionando una papelera cuyos propietarios no eran de esta ciudad. Un día decidieron cerrarla, pero los obreros la ocuparon y no permitieron que ello sucediera, como tampoco que las máquinas fueran  trasladadas a otro lugar.

Pasó el tiempo, se creo una conflictiva situación, los dueños parecería que desaparecieron, y la planta dejó de producir. Frente a esta situación los obreros decidieron ponerla en marcha ellos mismos bajo su conducción. A tal fin se creo una Cooperativa que se llamó “Pachi Lara”, el nombre de un ex obrero de la planta que falleció cuando comenzó el conflicto.

Esta cooperativa tuvo que solucionar muchos problemas, como es el tema del cuidado de la edificación, la puesta a punto de la maquinaria para que pudiera producir, el suministro del gas, etcétera. También hablaron con los proveedores y clientes.

Una vez solucionados todos los inconvenientes comenzaron a trabajar hasta que se encontraron con serias dificultades porque el circuito productivo está parado. Entregaron los pedidos que tenían, pero ahora no tienen ningún pedido más. Incluso los clientes le dijeron que van a esperar un poco para volver a realizar un pedido porque no tienen ventas.

Este es un ejemplo de la recesión económica que hay. No hay plata, y el que tiene dinero no lo quiere invertir, dijo el presidente de la Cooperativa. Agregando que los precios han subido enormemente, no solamente en las tarifas sino también en la materia prima, en el transporte.

En estos momentos están realizando tareas de mantenimiento en las máquinas para tener todo preparado para cuando se tenga que volver a producir.

Si bien no hay producción el gasto fijo siempre se mantiene. A pesar de que se esta tratando de economizar todo lo más que se pueda, para poder seguir peleando y trabajando.

Por último sostuvo que tendrán que seguir peleando y buscando la forma de poder ir subsistiendo para ver si se puede lograr que se cambien las cosas a favor de los que quieren trabajar. No vamos a bajar los brazos, se va a seguir peleando. El objetivo es que la situación cambie y que la fábrica funcione.

Lo que le sucede a este emprendimiento es lo mismo que pasa con la mayoría de las Pymes, con el agravante de que el costo fijo es mucho mayor porque hay que incluir el recurso humano, que está amparado por las leyes laborales vigentes.

Las grandes empresas la variable de ajuste que tienen son los seres humanos. Disminuir en un 5 o 10% la planta de personal no les afecta la productividad.

Además, si se prescinde de uno o varios empleados ¿de que viven estos trabajadores con la recesión económica que existe en esta ciudad?

Frente a esta situación todos los sectores, en estos momentos de crisis, se deberían unir para defender las fuentes de trabajo. Y la única forma es que no se cierren empresas. En los ciclos económicos seguramente las condiciones cambiarán y se podrá reactivar el proceso productivo en el país, generando mayores empleos y empresas económicamente fuertes.

Pero hasta que ello suceda es necesario sobrevivir. Y para ello es necesario sacrificios de todas las partes involucradas. Se desea que sea lo menos doloroso posible.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *