UNA REPRESENTACIÓN DE LA OBRA DE CERVANTES AL “ESTILO REGAZZONI”

La Plaza del Quijote, a diez años de su inauguración

La obra del Quijote realizada por Carlos Regazzoni está cumpliendo hoy diez años de su inauguración.
<
>
La obra del Quijote realizada por Carlos Regazzoni está cumpliendo hoy diez años de su inauguración.

A fin de hacer un repaso sobre este paseo público EL TIEMPO dialogó con Julio Toscano, uno de los arquitectos que confeccionó los planos del conjunto escultórico cuya elaboración se le encomendó al reconocido artista Carlos Regazzoni. –

Hoy se cumplen diez años de la inauguración de la Plaza del Quijote, un paseo comprendido entre las avenidas Catriel y Mitre, y las calles Laprida y Prat, que contiene las creaciones del reconocido artista Carlos Regazzoni: Don Quijote de La Mancha y su caballo Rocinante; Sancho Panza y su burro; Dulcinea del Toboso y el galgo corredor.

Las figuras están realizadas con materiales en desuso como partes de autos, motos, colectivos, camas, envases, y toda clase de elementos que escultor fue encontrando. Regazzoni montó su taller durante varios días en tierras azuleñas y contó con la ayuda de trabajadores municipales para dar forma a los personajes representados.

La plaza en sí, no es ni más ni menos que un homenaje a la obra cumbre del escritor español Miguel de Cervantes de Saavedra, considerada patrimonio literario de la humanidad.

Cuando en 2007 Azul fue declarada Ciudad Cervantina por la UNESCO, debido a la colección de Quijotes que atesora en Casa Ronco, su Municipalidad contrató a Regazzoni para que instalara en un paseo público una escultura de Don Quijote.

Tras una ardua labor la plaza fue inaugurada el 29 de abril de 2007, con la presencia del intendente municipal de ese entonces, Omar Arnaldo Duclós; y de representantes de la Biblioteca Popular “Dr. Bartolomé Ronco” y la Asociación Española de Socorros Mutuos.

El acto fue una de las últimas actividades de la primera edición de la celebración del evento que hizo que el nombre de esta ciudad trascendiera fronteras. La presentación del prolífico Jairo engrandeció el cierre de ese primer festival que, desde entonces y con el paso de los años, no detiene su desarrollo y crecimiento.

La realización de esta plaza que está frente a la costanera y a metros del puente Mitre, surgió en forma espontánea, más allá que había un proyecto en el que habían trabajado dos arquitectos y el propio Regazzoni, según aseguró a este diario Julio Toscano, uno de los profesionales que participó de la confección de los planos.

 

“A lo Regazzoni” 

Toscano recordó que “en ese momento yo era encargado de Proyectos de la Secretaría de Obras Públicos; el secretario era Jorge Palmisano y trabajamos juntos en muchísimas obras. Esa misma en forma particular se produjo se manera un poco espontánea, ‘a lo Regazzoni’, porque él imponía ese orden”.

Regazzoni trabajó en el corralón de San Francisco, donde tenía su base de operaciones y hacia donde pedía que le llevaran hierro, chatarra y demás elementos para realizar las soldaduras. Había una convenio con la Municipalidad por el cual se generaban las obras.

“Regazzoni cumplió ese convenio con creces porque generó la obra del Quijote, que yo creo es muy buena. Con él trabajaba Juan Olmedo, quien además de aprender de Regazzoni tiene un talento propio, al punto que es un escultor destacado. Recuerdo que entrabas al taller y escuchabas el ruido de las amoladoras y veías las chispas que saltaban. Ahí montaban las esculturas y después las llevaban”, agregó Toscano.

Sobre el sector donde están enclavas las obras, el arquitecto mencionó que “estaba en tratamiento todo el paseo costanero entre avenidas Perón y Mitre, porque se venían haciendo cosas, tanto bancos que se construyeron y luminaria que se colocó. Se buscaba ensamblar un encuentro de dos culturas, lo cervantino y lo nativo, que fue un poco la idea que se planteó en aquel momento”.

Toscano recordó que requirió de un esfuerzo importante el traslado de las obras escultóricas hasta el sitio donde se encuentran, en el ingreso principal a los barrios Güemes, Dorrego y Ceramista.

“Lo que mas costó fue llevar las esculturas; el resto se hizo bastante rápido. El caballo tiene 7 metros de largo por 4 ó 5 de largo, más la lanza, y Dulcinea tres metros de alto. La gente quiere esa plaza y uno no es experto en escultura, pero están como bien planteadas. Forman humildemente de lo que es el patrimonio local”.

 

Algo sobre el autor

Carlos Alberto Regazzoni nació en Comodoro Rivadavia (Chubut). Comenzó retratando a paisanos y domadores en la zona sur del conurbano bonaerense. Más tarde instaló su atelier en el barrio de Retiro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Luego fue a Francia, donde sus comienzos en la Estación de Cargas de la Gard du Nord dispararon la admiración por su obra en Europa. Su obra cuenta más de cuatro mil acrílicos de gran formato; más de tres mil esculturas, muchas de ellas de tamaño heroico; y un sinnúmero de sus famosas “tintas”.

Regazzoni ha sido premiado por el Salón Nacional, por diversas asociaciones nacionales y extranjeras, y ha tenido en su carrera honores singulares: fue el único artista invitado a exponer (tres aviones de tamaño natural) en la Rue de Champs Eliseé con motivo del centenario del aeroclub francés, un film de su obra fue premiado en la bienal de Vandôme, y el principado de Mónaco distinguió dos de sus pinturas.

En la Patagonia emplazó dos dinosaurios de dimensiones colosales con el auspicio de Francia, y en Azul realizó el complejo escultórico del Quijote y “El Malón”, la obra emplazada en el sector de Boca de las Sierras.

 

EL DATO

Detrás de la Plaza del Quijote, tanto de día como de noche, se luce el trabajo de Miguel REP. El mural forma parte de una obra mixta que representa el hermanamiento con Alcalá de Henares, ya que tiempo después el dibujante realizó en esa ciudad de España una pintura que tiene correlato con la creación que está en una de las paredes de la casona de López de nuestra ciudad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *