PRIMERA EXPERIENCIA EN LA ZONA CÉNTRICA

La Policía comenzó a participar activamente, junto con los inspectores municipales, de los operativos de tránsito

 

Algunas de las motocicletas que fueron secuestradas anoche en la zona céntrica. FOTOS NICOLÁS MURCIA El operativo incluyó la intervención de personal policial y de inspectores de Tránsito del Municipio El automóvil que fue incautado al momento de ser cargado en el camión de la Comuna. Inicialmente lo llevaron a la Comisaría Primera.
<
>
El automóvil que fue incautado al momento de ser cargado en el camión de la Comuna. Inicialmente lo llevaron a la Comisaría Primera.

Escribe: Augusto Meyer

De la redacción de EL TIEMPO

El procedimiento de anoche arrojó como saldo el secuestro de un automóvil y al menos seis motocicletas. La particularidad de la actividad fue que, además de móviles y personal de Tránsito y Control Urbano, intervinieron no menos de cuatro patrulleros policiales. 

La zona céntrica de la ciudad fue escenario anoche de una postal que desde hacía algunos años no se veía, que es la saludable participación de la policía junto con los inspectores de Tránsito de la Municipalidad, en operativos de control vehicular. La intervención de ambos organismos permitió un despliegue importante de vehículos y de personal –cinco unidades de la Comuna y otros tantos patrulleros policiales- con resultados que estuvieron a la vista de todos: el secuestro de un automóvil y de al menos seis motocicletas en poco más de una hora.

La participación de la Policía representa un respaldo por demás necesario para la labor que realizan los inspectores municipales, especialmente cuando los potenciales infractores intentan evadir el control, y para hacer mantener el orden y el respeto cuando se produce una discusión con el agente comunal. Ya hubo en el último verano un inspector golpeado cuando un motociclista lo llevó por delante intencionalmente con el propósito de evadir el control en la zona del balneario municipal.

El asesor de la Dirección de Seguridad, Control Urbano y Monitoreo Carlos Donadini tuvo a su cargo la coordinación del procedimiento de ayer, que incluyó puestos de control con personal policial y de Tránsito en puntos estratégicos en derredor de la Plaza San Martín.

Consultado en el lugar por un cronista de este diario, Donadini aseguró que esta modalidad operativa se trasladará próximamente a otros sectores de la ciudad, y que se llevarán a cabo procedimientos sorpresivos que tendrán el doble propósito de evitar accidentes y que todo aquel que se moviliza en un vehículo automotor, lo haga dentro de los parámetros que exige la ley.

En definitiva, en forma paulatina se estaría profundizando una política en materia de tránsito con la cual se apunta a intentar el restablecimiento de un control que se perdió en materia de tránsito en la ciudad durante los últimos dos años de la administración que encabezó José Inza, cuando los operativos dejaron de realizarse y, si se hicieron, fueron esporádicos e ineficaces.

Peatones sorprendidos

La presencia de móviles y personal policial y de Tránsito del Municipio en torno de la plaza despertó la curiosidad de los peatones que recorrían la zona céntrica, pasadas las 19 de la víspera.

De igual manera respondieron algunos automovilistas cuando vieron trabajar codo a codo a uniformados y civiles con un mismo propósito: intentar recuperar el control perdido del tránsito en Azul.

También los responsables del procedimiento se sorprendieron al comprobar que uno de los infractores –no se especificó qué tipo de falta cometió- resolvió descartarse de su motocicleta y “abandonarla” en el mismo lugar donde lo habían demorado para solicitarle la documentación personal y del rodado.

Se trata de un empleado que se desempeña en la cocina de un hotel céntrico que alegó que llegaba tarde a su puesto de trabajo y entonces recorrió a pie los metros que lo separaban del comercio donde debía cumplir con su labor.

La misma vara para todos

Entre los contraventores seguramente habrá trasgresiones que el sentido común indican que son menores o leves, pero no son el inspector ni el policía los responsables de evaluar la gravedad de la falta sino sólo de hacer cumplir con lo que establecen las normativas vigentes.

El Código de Tránsito debe aplicarse para absolutamente todos por igual, sin contemplaciones. El “vacío” de una política de tránsito que hizo la gestión anterior nos malacostumbró e hizo “olvidar” que las normas de tránsito están para ser cumplidas, siempre. De lo contrario, quedaremos expuestos a ser sancionados. Sabemos que es así.

Es comprensible que, mientras no se infraccione al conductor de un vehículo con vidrios polarizados que impunemente habla por celular mientras maneja, el tripulante de un ciclomotor al que le secuestran su único medio de movilidad por no usar casco o porque carece de póliza de seguro al día, creerá que la ley no alcanza a todos por igual.

De ahí que hagamos votos para que la política de tránsito actual –aún con imperfecciones que puedan ser corregidas- se mantenga en el tiempo y nunca más sea el control vehicular una cuestión menor para quienes nos gobiernan en el ámbito local.

EL DATO

Las autoridades municipales del área de Tránsito recordaron la sugerencia a los conductores de vehículos automotores para que, previo a iniciar cualquier recorrido con el rodado, dentro o fuera del ejido urbano, se asegure de contar con la documentación requerida para la circulación, tanto de lo que se le exige a quien se encuentra a cargo del volante como de la unidad en sí a fin de evitar inconvenientes.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *