¿CULPABLE O INOCENTE?

La salchicha de Viena, al banquillo

Cada uno brindará su veredicto personal. Será absolutorio o condenatorio. En caso de ser este último, habrá que dictar sentencia. La salchicha de Viena, al banquillo de los acusados.
<
>
Cada uno brindará su veredicto personal. Será absolutorio o condenatorio. En caso de ser este último, habrá que dictar sentencia. La salchicha de Viena, al banquillo de los acusados.

La aliada más fiel de las madres con poco tiempo en la cocina o que buscan cumplir con el pedido gustoso de los más chicos, no sería la mejor opción para la dieta de los niños. Esta semana se conoció un estudio realizado por la médica patóloga del hospital Materno Infantil “Ramón Sardá”, Victoria Cavoti, profesional recibida en la UBA, que le realizó una autopsia a este tradicional embutido y lo que descubrió en su composición nos hará pensar antes de servirla en el plato de nuestros hijos.

Por Darío Rizzardi De la Redacción de EL TIEMPO

 La historia: los orígenes… –

Según Wikipedia la salchicha de Viena o vienesa, llamada en alemán Wiener Würstchen (abreviado Wiener, en Suiza Wienerli) o Frankfurter Würstel (en Austria, abreviado mayoritariamente como Frankfurter) es una Brühwurst (salchicha escaldada) hecha con tripa natural de oveja (Saitling). Es una variante de la salchicha de Frankfurt original (Frankfurter Würstchen en alemán), que a diferencia de ésta se hace con carne de ternera y de cerdo. Actualmente las recetas utilizadas por las grandes empresas no serían las mismas.

Cómplices: ¿malas compañías?…

Tiempo atrás se decía que en realidad lo malo de las salchichas de viena era todo los que las rodeada y no la salchichas en sí, que en principio sólo era una mezcla de carne vacuna y de cerdo previamente cocidas y luego hervidas al momento de ser consumidas. Las papas fritas, el pan, los aderezos parecían ser los enemigos de cualquier dieta sana para los chicos. Pero en realidad, la “vedete” que muchas veces es acompañada por papas fritas, puré, pan de pancho o las típicas salchichas de copetín no sería la mejor opción para nuestra nutrición.

La defensa: yendo a las fuentes…

Cuando uno busca en el paquete los ingredientes que supuestamente tienen, en la mayoría de las marcas aparece una extensa lista entre los que se destacan: carne vacuna, agua, carne porcina, almidón, leche en polvo descremada, sal, especia, azúcar, regulador de acidez: lactosa de sodio, estabilizante: tripolifosfato de potasio, aromatizante/saborizante, resaltador de sabor: glutamato monosódico, antioxidante: eritorbato de sodio, espesante: goma xántica, conservador: nitrito de sodio, colorantes: carmín de cochinilla y páprika. Los nombres de algunos de los elementos utilizados generan cierta desconfianza, aunque seguramente observar el envoltorio de cualquier alimento nos traería una sensación similar, por lo que no es un agravante definitorio para condenar la composición en cuestión. Las empresas que se dedican a la producción de salchichas de Viena invierten gran parte de su presupuesto publicitario para resaltar el valor y las propiedades nutritivas que poseen.

La pericia: autopsia a una salchicha…

En contraposición a las marcas que comercializan el producto, la patóloga Victoria Cavoti comentó “compré una salchicha de viena de primera marca y la corté. Lo primero que se veía era mucho tejido adiposo, grasa. Era como un tumor de células adiposas. Después encontramos pelo, cartílago, coloide (que es una sustancia que forma parte de la tiroide del animal) glándulas y células epiteliales que no pude diferenciarlas, pero que eran muy feas” además agregó que durante su residencia un patólogo del Hospital Rivadavia había hecho una biopsia a las salchichas y se encontró con tejido pulmonar de origen animal, “ahí fui que entendí por qué la salchicha se infla al cocinarla”, señaló en diálogo con el portal 0223.com.ar. También expresó que “no es un elemento bueno para darle a los niños, yo creo que realmente hace mal. Cuando vos comprás la salchicha no te dicen que tienen pelo o glándulas”.

Opinión: la mirada de una pediatra

La pediatra Susana Iturria, al ser consultada sobre la temática, comentó que a los padres de sus pacientes les remarca que la inclusión de salchichas en la dieta de sus hijos no es la mejor opción. La profesional agregó que según su mirada no son saludables y las excluiría de la nutrición de cualquier chico.

“No recomiendo su consumo, hay que tener cuidado con este tipo de alimentos, así como también con el consumo de carne picada o hamburguesas para evitar todo tipo de riesgo de que los niños contraigan el SUH (Síndrome Urémico Hemolítico)”, explicó Iturria.

 El veredicto: en conclusión

Desde siempre hubo algún resquemor sobre el consumo de salchichas por parte de quienes más las requieren, los niños. Viendo lo que la patóloga y la pediatra exponen directamente habría que evitar el consumo en los chicos o mínimamente tener cierta precaución en la elección de las marcas que se compran. En caso de elegir consumirlas informarse sobre las verdaderas cualidades proteicas que tienen, como para justificar la inclusión esporádica de este alimento en la dieta de un niño.

Cada uno brindará su veredicto personal. Será absolutorio o condenatorio. En caso de ser este último, habrá que dictar sentencia.

EL DATO

Si bien lo mejor es que los niños menores de 6 años no consuman salchichas, la doctora Cavoti recomendó a los padres cortarlas en bastones y no en rodajas, para evitar ahogamientos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *