EL COMERCIO EN AZUL

  “La situación es desesperante”

Así lo aseguró el presidente del Centro de Almaceneros de Azul, Hernán Seminara. “Es muy preocupante lo que esta pasando; con estos tarifazos y la inflación que hay, no sabemos cómo vamos a poder subsistir”, apuntó. También comentó que por el momento no ha habido despidos en este rubro del comercio,  pero “hay que ver qué pasa dentro de dos o tres meses”, señaló.

El presidente del Centro de Almaceneros de Azul diálogo ayer con este diario. JOSÉ BERGER
<
>
El presidente del Centro de Almaceneros de Azul diálogo ayer con este diario. JOSÉ BERGER

Hay preocupación en el comercio local, lo que incluso motivó ayer que en instalaciones del CEDA se realice una reunión para evaluar la situación.

La realidad es que llegó el tarifazo de la energía eléctrica y ya están llegando las facturas del gas con aumentos siderales. Y lo cierto, y no es para ser alarmistas, es que las facturas más abultadas del gas correspondiente al invierno aún no llegaron.

A esto hay una sumarle una inflación que no cesa, los sueldos que en la mayoría de los casos no han variado y si ha habido incrementos, es imposible que vayan en la misma proporción que el aumento generalizado de los precios.

Esto ha motivado como una consecuencia  inexorable que la población deje de consumir y todos estos factores, juntos, se volvieron un riesgo para el comerciante, y ni hablar para quien alquila.

Los despidos en el sector son una posibilidad cierta, y así planteadas las cosas, hay un círculo sumamente preocupante, que incluso excede lo que es Azul.

A la reducción del consumo vigente por el aumento de los precios, la población está expectante y temiendo por el futuro cercano, y hay evidentemente una retracción en la actividad comercial.

La plata no alcanza y eso es un hecho ineludible y al que los gobernantes deberán prestarle atención en el corto plazo.

La ciudad de Azul no está ajena a esta situación y ayer el presidente del Centro de Almaceneros y Afines local (CALMA), Hernán Seminara, habló con este diario y manifestó la preocupación que existe actualmente en el sector por la situación reinante a partir de los aumentos de precios de la mercadería, las nuevas tarifas vigentes y la notable reducción en el consumo.

“Es muy preocupante”  

“Es muy preocupante lo que esta pasando. Siempre ha habido inflación, pero con estos tarifazos y la inflación que hay, no sabemos cómo vamos a poder subsistir porque los gremios más afectados en este rubro son el del almacén, las carnicerías y los supermercados, especialmente los más chicos”, evaluó en principio Hernán Seminara. Explicó luego que uno de los principales problemas del sector en cuanto a lo que es el impacto del nuevo cuadro tarifario de la luz son las heladeras que deben permanecer funcionando todo el tiempo.

En su opinión ahí está la diferencia con otro tipo de comercios. “Por ejemplo, en  una tienda o una ferretería gastan tubos de luz, cierran a las 20 y no gastan más, pero nosotros cerramos el negocio y los motores siguen andando”.

Como dato de la realidad actual en Azul, puntualizó que hay almaceneros que pagaban alrededor de 3.000 pesos y ahora recibieron una factura de 9.000 pesos por servicio el eléctrico.

A esto, agregó que “hay que considerar que las nuevas tarifas de gas, en la mayoría de los casos, no han llegado”.

El aumento de precios   

Paralelamente a las tarifas, los comerciantes reciben a diario nuevas listas de precios.

“Ayer me trajeron listas nuevas. Todos los días aumentan los productos y la gente continúa con el mismo poder adquisitivo”, remarcó Seminara.

Indicó además que las empresas líderes incrementan los valores de los productos discrecionalmente “y el Gobierno no ha hace nada”.

“En este momento hasta se podría decir que trabajamos ‘de gusto’ porque cuando viene la mercadería nueva ya viene con otro precio. Los márgenes de ganancias de un almacén van del 10 al 30 por ciento”, informó el presidente del Centro de Almaceneros

Para graficar aún más la compleja situación actual y cómo afecta negativamente en la vida de las personas, contó que “soy jubilado, no llegó a 5000 pesos, voy a cumplir 75 años, y tengo que seguir trabajando, con esa jubilación no hago nada”.

“Y tengo que decir que el negocio es propiedad mía, no tengo que pagar un alquiler, y así, más o menos, puedo subsistir”, continúo el relato ayer al recibir a este medio en su comercio sito en Cáneva 410.

Sin despidos aún    

Opinó entonces que “con está política van a cerrar muchos negocios, principalmente  los que pagan alquiler. Acá en Azul la gente está muy preocupada”.

“La situación es desesperante y estoy muy preocupado”, enfatizó el dirigente que representa a los almacenes locales.

Si bien describió la situación actual como “desesperante”, advirtió que no tiene información que haya habido despedidos en el rubro, al menos, hasta el momento.

“Hasta ahora no, pero recién han venido las tarifas para pagar ahora en estas fechas. Hay que ver qué pasa dentro de dos o tres meses”, señaló.

“La gente consume lo básico”   

Los comercios están padeciendo los incrementos de lista de precios de los proveedores de mercadería, el “tarifazo” y a esto hay que agregarle que la gente no está consumiendo.

Seminara dijo al respecto que “es lógico que la población no consuma, si están ganando lo mismo que el año pasado y la inflación es del 40 por ciento en estos meses y ahora con estos gastos en los servicios, la gente está desesperada no sólo en el comercio, sino el vecino común”.

Contó que “la gente lleva lo básico. Lo que más se vende en la actualidad es la papa, el huevo, y el fideo”.

Citó como ejemplo de los alimentos que se han vuelto un lujo para pocos a los lácteos debido a que “han aumentado una barbaridad”.

Incluso comentó que “por más que el comerciante proponga alguna oferta, si el cliente no tiene dinero, no compra y se vende muy poco. Eso ya es una realidad”.

Seminara indicó por último que pese a lo preocupante de la situación ningún representante del Ejecutivo y del Concejo Deliberante se contactó con él para conocer cuál es la realidad del sector.

 ALGUNAS ALTERNATIVAS DE LAS QUE SE ESTÁ HABLANDO

En Azul se ha hablado en estos días acerca de alternativas para paliar la delicada situación del comercio como son la propuesta de hacer horario corrido para el ahorro de energía.

También se debate actualmente acerca de si se debe mantener el cierre de los días domingos.

Al evaluar ambas opciones, Seminara se mostró pesimista en que puedan resolver algo de la situación reinante.

“A los almacenes la gente va cuando sale del trabajo y atendemos clientes hasta la 9 de la noche y aparte de eso los heladeras siguen funcionando. El horario corrido para nosotros no sería una solución. Y si abrimos más temprano, la gente no anda”, sostuvo.

Sin embargo, opinó que “es cierta en parte” la idea de que si vuelven a abrir los supermercados los días domingos, “le sacan trabajo al almacenero de barrio”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *