UN LAZO CADA VEZ MÁS FUERTE

“La solidaridad entre los hombres rompe fronteras”

Así lo expresó Carlos Pagliere, titular de la Sociedad Protectora de Niños de Azul, al referirse al trabajo solidario y a la colaboración que le brinda al Centro de Día Vivencias local la fundación holandesa “Un abrazo para los amigos”, cuyo presidente, Math Roijen, visitó nuevamente esta ciudad. En la oportunidad, lo hizo acompañado por su esposa Tonnie y su hijo Jeroen. Los visitantes europeos también dialogaron con este diario y entre otras cosas destacaron que “cada vez que venimos a este lugar nos vamos con un gran sentimiento en el corazón por el gran trabajo que se está realizando. Es para destacar la labor increíble que llevan a cabo los directivos, los docentes, la Sociedad Protectora…todos”.

Coca Maumús; Math, Tonnie y Jeroen Roijen; Carlos Pagliere y Verónica Broto durante la entrevista mantenida con este medio. FOTOS JOSÉ BERGER Jeroen Roijen resaltó que “cada vez que visitamos este lugar nos vamos con un gran sentimiento en el corazón por el gran trabajo que se está realizando. Es para destacar la labor increíble que llevan a cabo los directivos, los docentes, la  Sociedad Protectora…todos”. Math Roijen, presidente de la fundación holandesa, subrayó que “lo más importante que nos llevamos de acá son amigos”.   
Carlos Pagliere, presidente de la Sociedad Protectora de Niños, expresó que “esta es una manera de demostrar que a veces la globalización tiene aristas muy positivas, cuando se trata de gente que es solidaria y que está dispuesta a ayudar cualquiera sea el lugar. Esto no es frecuente y hay que destacarlo”.
<
>
Carlos Pagliere, presidente de la Sociedad Protectora de Niños, expresó que “esta es una manera de demostrar que a veces la globalización tiene aristas muy positivas, cuando se trata de gente que es solidaria y que está dispuesta a ayudar cualquiera sea el lugar. Esto no es frecuente y hay que destacarlo”.

El presidente de la fundación holandesa “Un abrazo para los amigos”, Math Roijen, estuvo visitando nuevamente esta ciudad. En la oportunidad, lo hizo acompañado por su esposa Tonnie y su hijo Jeroen, también integrante de esa ONG, que viene desarrollando desde hace tiempo un destacable y valorable trabajo solidario colaborando con el Centro de Día Vivencias.

Entre otras actividades, durante su estadía en Azul, la familia holandesa estuvo en la mencionada institución, donde fueron recibidos por su directora, Verónica Broto; Carlos Pagliere, presidente de la Sociedad Protectora de Niños y otros miembros de la comisión directiva de esa entidad. Fue en ese lugar donde EL TIEMPO mantuvo una charla con los visitantes europeos y con los anfitriones locales.

“La solidaridad entre los hombres rompe barreras y fronteras”

El encargado de abrir la charla fue Carlos Pagliere, quien contó que la Fundación  “Un abrazo para los amigos”  viene colaborando con la institución local “desde hace un tiempo bastante largo en el aspecto económico y también en el espiritual, porque no es solamente lo económico lo que vale sino también la actitud de querer ayudar”.

“Esta es una manera de demostrar que a veces la globalización tiene aristas muy positivas, cuando se trata de gente que es solidaria y que está dispuesta a ayudar cualquiera sea el lugar. Esto no es frecuente y hay que destacarlo”, agregó.

Asimismo, el presidente de la Sociedad Protectora de Niños señaló que “ellos, desde muy lejos, se han preocupado por nosotros y han estado atentos a nuestras necesidades. Eso para nosotros es muchísimo”.

“En una oportunidad, les mandé un mensaje diciendo que la solidaridad entre los hombres rompe barreras y fronteras, y permite demostrar que cuando se tiene sensibilidad se logran resultados”, manifestó Pagliere, quien inmediatamente acotó que “por supuesto que hemos recibido una ayuda material muy importante. Esperamos también que desde nuestro Municipio, la Provincia, la Nación se consigan los aportes que son necesarios para poder poner en marcha el Hogar, que ya lleva más de dos años terminado pero que no puede comenzar a funcionar porque no tenemos la posibilidad de pagar todo el personal  que va a tener que trabajar allí”.

De manera tal que “esto viene a ser una especie de ejemplo que queremos que se viva por parte de nuestras autoridades. Vienen personas de afuera a ayudarnos, esperamos que las de adentro también colaboren”.

“Gente con buenas intenciones, buenas ideas y buen corazón”

Posteriormente, Jeroen Roijen contó que a finales de la década del ’70 su padre -Math- trabajó en una empresa en Azul. Muchos años después regresaron ambos a la ciudad y se pusieron en contacto con Sara Carús, a través de quien conocieron el Centro de Día Vivencias.  En la continuidad de su relato, el joven apuntó que Math se enfermó en 2003, tuvo que retirarse de su empleo y parte del dinero que recibió en ese momento lo donó a la institución local. Jeroen también señaló que fue en 2012 cuando se fundó la ONG  “Un abrazo para los amigos”, conformada por “gente con buenas intenciones, buenas ideas y buen corazón”.

“Mi corazón está aquí”

A su turno Math destacó que en Argentina trabajó en dos ciudades: Mar del Plata y Azul. “Pero mi corazón está aquí. Mar del Plata es muy grande y no tengo contactos. En esta ciudad es donde tengo un padre argentino, que es ‘Nenino’ Carús, quien es  muy importante para mí, como también la señora Carús. Sin ellos no hubiese podido trabajar muchos meses en Azul”, subrayó.

“Es muy gratificante”

Por otro lado, Math Roijen señaló que “es muy gratificante llegar al Centro de Día Vivencias y ver el trabajo que se está haciendo. Pero cuesta creer que no se pueda arrancar con el Hogar, siendo que está terminado. Es increíble que el Gobierno no aporte lo que falta. En Holanda este tipo de trabajo no sólo ya hubiese comenzado a  realizarse sino que sería digno de una medalla”.

“Nos vamos con un gran sentimiento en el corazón”

En otro tramo de la entrevista fue Jeroen Roijen quien resaltó que “cada vez que visitamos este lugar nos vamos con un gran sentimiento en el corazón por el gran trabajo que se está realizando. Es para destacar la labor increíble que llevan a cabo los directivos, los docentes, la  Sociedad Protectora…todos”.

En ese aspecto, Math agregó que “lo más importante que nos llevamos de acá son amigos”.

“Se trata de un servicio que no es común”

Más adelante en el diálogo con este diario, Carlos Pagliere mencionó que “nosotros hemos crecido en Azul ayudados por la comunidad y por algunas gestiones de gobierno. Muchas cosas que hemos logrado no ha sido solamente por nuestro trabajo sino también con la colaboración estatal”.

“Sabemos que los tiempos no son los mejores pero venimos bregando por esto desde hace muchos años. No es algo nuevo. Desde hace tres años -o más- estábamos en condiciones de poner en funcionamiento el Hogar y no lo hemos logrado por el mantenimiento mensual que implica”, dijo el presidente de la Sociedad Protectora de Niños y añadió que “esta solución nos la tiene que proporcionar el Estado. Lamentablemente no la podemos lograr nosotros, sino ya lo hubiésemos hecho. Además se trata de un servicio que no es común. No hay ningún hogar para discapacitados severos en situación de desamparo. Estaríamos inaugurando una forma de asistir que no existe en ningún lado…pero no podemos inaugurarlo. Esa es la realidad”.

“Verdaderamente tenemos amigos del otro lado del Atlántico”

Sobre el final de la entrevista, Pagliere informó que desde la Fundación “Un abrazo para los amigos” también se está ofreciendo la posibilidad “de adquirir el próximo año una Van para trasladar a los chicos al establecimiento y también para que sea utilizada para algún otro tipo de servicios en la zona. El vehículo estaría provisto de una rampa elevadora, de manera tal que tendría las condiciones necesarias para poder transportar debidamente a los chicos. Para nosotros es un aporte importantísimo el que están dispuestos a realizar”.

Por último Verónica Broto agradeció a la ONG holandesa “por venir, por estar, por acompañarnos continuamente. Verdaderamente tenemos amigos del otro lado del Atlántico. Y también tenemos que agradecer a la Sociedad Protectora, que lleva adelante a la institución, y a los docentes, ya que sin el trabajo de ellos sería imposible desarrollar la tarea de la forma en que se hace”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *