LA SEMANA POLÍTICA

La trituradora


Hay una franja de dirigentes políticos azuleños que se alejó de la cosa pública. Por desgaste o fracasos esto se ha visualizado en las gestiones municipales y en el Concejo Deliberante. La crisis de los partidos como espejo. Una carta del interventor de Fabricaciones Militares Luis Riva a los trabajadores confirmó el cierre definitivo de Fanazul.
Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)
El quebranto de la dirigencia política de Azul es una de las trazas de la crisis del sistema. Hay una capa etaria de representación en los distintos partidos que fue fagocitada. Es la franja que va entre los 40 y 50 años que viene quedando de lado luego de haber ocupado cargos como funcionarios en las distintas gestiones o una banca en el Concejo Deliberante. Ese vértigo deriva en que resulte pasajero el volumen de representatividad empujando a la aparición forzada de nuevos emergentes.
Eso se paga pues se produce un vacío ya que el proceso no es mágico. Militantes del justicialismo, radicalismo, del GEN, socialistas o Vecinos por Azul fueron como en una montaña rusa desparramando nombres que hoy están alejados de la cosa pública. Ese es un tema clave pues se perdieron experiencia y compromiso político derivando en lagunas de ausencia de la sociedad como protagonista colectiva del progreso y bienestar común.
La licuadora
En el cuerpo deliberativo local es donde queda más evidente. La licuación de las ideologías fue provocando, con los años, que todo fuera más fugaz. El ejemplo de una sociedad líquida en tiempos líquidos al decir del sociólogo polaco Zygmunt Bauman.
Ese retroceso fue derivando en gestiones municipales que dejaron de tener una prolongación en el tiempo o la salida presurosa de una sociedad perdida hacia el enigma del futuro. Una estructura conservadora como la azuleña tendió a la repetición de los mandatos municipales. Pasó con los ex intendentes Rubén César De Paula y Omar Duclós, cada uno con tres mandatos (en el caso de De Paula interrumpido por su abrupto fallecimiento terminando el período Héctor Rodríguez). Fue un caso particular el de Juan Barberena ya que, pese a una buena gestión, no logró ser reelegido ya que se lo llevó puesto el final del menemismo y la aparición de la Alianza.
Vino luego el experimento fallido de la mano del kirchnerismo con José Inza, imaginando que venía hacer la revolución nacional y popular a esta ciudad y asegurando algunos funcionarios, al autor de esta nota, que su proyecto de gobierno era de doce años.
Terminó como terminó y fue el último paso de comedia para sepultar a una dirigencia política que ya venía por el tobogán. Sólo eso explica la aparición en el escenario del actual mandatario Hernán Bertellys. Esta comunidad lo votó pese a que se presentó bajo la sigla del Frente para la Victoria. Cuesta entender determinadas conductas sociales pero subyace, en la trama, la decepción colectiva y el fin de determinados ciclos.
Derretimiento ideológico
Los votantes que lo hicieron intendente en nombre del kirchnerismo superó el  porcentaje dos años después cuando su lista, para el legislativo, fue en nombre de Cambiemos. Claro ejemplo de un largo proceso de derretimiento ideológico y su espejo en el Concejo donde se multiplicaban los unibloques y la desorientación.
¿Eso explica el vacío dirigencial? Es buena la aparición de nuevos nombres, en el caso de los ediles, pero no se puede dilapidar o ahuyentar a protagonistas temporarios que fueron expulsados o se retiraron de la actividad política pública porque el sistema no los pudo contener. Claramente, esto impactó en la diáspora que sumió al Concejo Deliberante.
La gestión Bertellys está en una bisagra a partir de un contexto del país complejo y su gran desafío es cómo sostener la expectativa de la sociedad. Hoy, todavía, corre con cierta ventaja. Enfrente hay un enorme rompecabezas cuyas piezas aún no han sido encastradas.
Conflictividades
La semana continuó con la crisis en empresas locales y la preocupación de los comerciantes por la baja en el consumo en paralelo con el aumento de las tarifas de los servicios públicos. En Cerámica Valle Viejo se alcanzó un acuerdo precario la noche del viernes a partir del compromiso de pagar los salarios atrasados mientras que en Fanazul se aguarda el dinero prometido desde la provincia para los trabajadores que quedaron cesantes a fin del año pasado.
Una carta dirigida por el interventor de Fabricaciones Militares, Luis Riva a los empleados de todas las  plantas del país significó la confirmación para una decisión ya tomada por el gobierno: el cierre definitivo de la fábrica azuleña.
La misma tiene su origen en el bloqueo que efectuaron trabajadores y dirigentes gremiales en el acceso a la misma. Apunta a respaldar a quienes vinieron de otras sedes a realizar tareas de mantenimiento y avanzar con el desguace de Fanazul. Detalla lo sucedido, desde su perspectiva, repudiando los hechos e informa sobre una denuncia radicada en el Juzgado Federal de Azul.
“Definitivamente cerrada”
Señala que el viernes 13 se decidió levantar el acampe y bloqueo ya que “por distintas vías habrían comprendido que no se revertiría  la situación y que la fábrica de Azul ha sido definitivamente cerrada”.
Apunta que el martes pasado se estaba elevando “a los más altos niveles del gobierno  una muy estudiada y analizada respuesta a la propuesta de reaperturaLas conclusiones de este análisis confirman la decisión tomada del cierre definitivo de la planta de Azul”.
En el futuro, el diálogo se limitará “a colaborar con los extrabajadores que aún están e la búsqueda de nuevas oportunidades de trabajo”.
Por último manifiesta que  se seguirá trabajando en la sustentabilidad de FM en el mediano y largo plazo “reduciendo  el déficit mediante el cumplimiento de un plan estratégico elaborado en base a objetivos, una renovada misión y una visión 2020 que nos permita lograr los resultados esperados”.
La nota, con notorias fallas gramaticales que llaman la atención, está firmada por Riva el pasado 17 de abril. ¿El telón final para una decisión plagada de manoseos y que tiene como trasfondo limitar el desarrollo de la industria de defensa del país a una mirada estrictamente economicista?
 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    22 de abril de 2018 at 11:05 am

    El hecho que Bertellys llegará a ser intendente demuestra el estado de la dirigencia local. Lo vengo diciendo desde hace años. Pero todos festejaban las obras que conseguía en Provincia o Nación. Azul se va para arriba, me comentaba gente en el festival del año pasado..
    Crecer es otra cosa, miremos las ciudades vecinas: Tandil parece demasiado, pero Olavarria? Nos burlabamos de ellos hasta no hace mucho. Se acuerdan de Curatola?
    No hay resultados a corto plazo, se debe trabajar pensando en crear una estructura de ciudad que atraiga inversiones privadas. Pero seguimos pensando que el Estado debe dar trabajo a todos…
    Ante los resultados actuales debemos reflexionar el mejor camino para sacar a Azul adelante.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *