REGIÓN SANITARIA IX 

Lactancia materna: clave de un desarrollo sostenible

La leche materna es el único alimento que el niño/a necesita para los primeros seis meses de vida. Es la primera inmunización” del bebé, no existen formulas alternativas para su protección.

Desde el 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna.
<
>
Desde el 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

 

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra desde el 1º al 7 de agosto, se llevarán a cabo diferentes acciones a fin de promover la relación de la lactancia como factor fundamental para garantizar la sostenibilidad.

Este año el lema de la misma será “Clave para el Desarrollo Sostenible”, ya que vincula la lactancia materna con la nutrición y la seguridad alimentaria; la salud con el desarrollo y la supervivencia; logrando una productividad económica y un potencial educativo completo ya que la lactancia materna es una práctica ambientalmente sostenible de alimentación en comparación con otras alternativas

La lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. Se recomienda como alimentación exclusiva durante los 6 primeros meses de vida; a partir de entonces se sugiere seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos inocuos.

La Organización mundial de la Salud (OMS) y el UNICEF recomiendan el inicio inmediato de la lactancia materna en la primera hora de vida; lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida; introducción de alimentos complementarios seguros y nutricionalmente adecuados a partir de los seis meses, continuando la lactancia materna hasta los dos años o más.

Algunos beneficios de la lactancia materna exclusiva   

La lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida aporta muchos beneficios tanto al niño como a la madre. Entre ellos destaca la protección frente a las infecciones gastrointestinales. El inicio temprano (en la primera hora de vida) protege al recién nacido de las infecciones y reduce la mortalidad neonatal. El riesgo de muerte por diarrea y otras infecciones puede aumentar en los lactantes que solo reciben lactancia parcialmente materna o exclusivamente artificial.

La leche materna también es una fuente importante de energía y nutrientes para los niños de 6 a 23 meses. Puede aportar más de la mitad de las necesidades energéticas del niño entre los 6 y los 12 meses, y un tercio entre los 12 y los 24 meses. La lecha materna también es una fuente esencial de energía y nutrientes durante las enfermedades, y reduce la mortalidad de los niños malnutridos.

Los niños y adolescentes que fueron amamantados tienen menos probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad. Además, obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia y tienen mayor asistencia a la escuela.

Desde el Sub-Programa de Lactancia Materna de la Región Sanitaria IX, se insta a los diferentes municipios a adherir a esta semana y profundizar las acciones tendientes a fortalecer y lograr la adherencia de la lactancia de los niños.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *