RESTAURACIÓN DE ESTE EMBLEMÁTICO EDIFICIO

Lanzaron nueva campaña para la obra de la Catedral

Nora Gader, los arquitectos Carlos Fortunato y Augusto Rocca, el Dr. Ramón Noseda y el Padre Rafael Díaz, todos de la comisión a cargo de la obra, recibieron a este diario. “Solicitamos a los ganaderos el valor de un ternero de 180 kilos, que significan 6 mil pesos a donar por este noble fin”, expresó Noseda.“Terminamos el arreglo de unos de los vitrales que dan a la calle Colón y ahora estamos arreglando los que dan a la calle San Martín”, explicó el arquitecto Fortunato.
<
>
Nora Gader, los arquitectos Carlos Fortunato y Augusto Rocca, el Dr. Ramón Noseda y el Padre Rafael Díaz, todos de la comisión a cargo de la obra, recibieron a este diario.

Integrantes de la comisión que se conformó para ejecutar este proyecto, que ya se encuentra en su quinta etapa, formularon un llamado a los ganaderos a sumarse con el equivalente al valor de un ternero. Llevan invertidos más de un millón de pesos gracias al aporte de la comunidad.

EL DATO:

La Catedral cuenta con la Declaración de Monumento Histórico Provincial por Ley 13391 del 2005 y la Declaratoria de Interés Municipal y Componente del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico del Partido de Azul por Ordenanza 2491 del 2006.

La Comisión Amigos de la Catedral continúa, gracias al aporte de la comunidad, con el proyecto de restauración de la templo mayor de la ciudad.

El pasado viernes Nora Gader, los arquitectos Carlos Fortunato y Augusto Rocca, el Dr. Ramón Noseda y el Padre Rafael Díaz, recibieron a este diario para difundir lo que están haciendo y apelar nuevamente a la solidaridad de la población.

Hoy la obra se encuentra en la quinta etapa y, según contaron los integrantes de la comisión que hablaron con EL TIEMPO, “estamos abocados a intervenir sus vitrales policromos -cristales de colores unidos con plomo-, ya que una vez cumplida su vida útil es necesaria una urgente reparación integral, a fin de evitar daños irreversibles en los mismos”.

También, especificaron que “iniciaremos la restauración de los revoques exteriores del antiguo baptisterio y otros sectores muy deteriorados del frente, siguiendo las recomendaciones técnicas del LEMIT de la Comisión de Investigaciones Científicas”.

Enfatizaron que “todos los vitrales deben ser restaurados a fin de recomponer el aspecto y la luminosidad que tenían en las primeras décadas del siglo pasado cuando fueron colocados”.

“Un desafío”     —

A los 111 años de su inauguración, ejecutar este proyecto, para ellos, “es un desafío”, y por eso volvieron a hacer un llamado para que la comunidad los acompañe y pusieron en marcha una nueva campaña para recaudar fondos.

“Queremos en concreto pedir el aporte económico equivalente al valor de un ternero”, señalaron, y Noseda explicó que “a los 111 años de su creación, los amigos de la Catedral la estamos restaurando y al igual que hace 100 años, solicitamos a los ganaderos el valor de un ternero de 180 kilos, que significan 6 mil pesos a donar para este noble fin”.

Gader, por su parte, agregó que más allá del lanzamiento de esta nueva campaña, “continuamos con las donaciones a través de bonos o personales que quiera hacer la gente”.

A su vez, informó que “estamos sacando un bono muy barato como otra alternativa para que la comunidad pueda contribuir”.

Estado actual de la obra     —

En relación a lo que están haciendo en la actualidad, Fortunato precisó que “terminamos el arreglo de algunos de los vitrales que dan a la calle Colón y ahora estamos arreglando los que dan a la calle San Martín”.

Una vez terminadas estas tareas, el profesional adelantó que “en un mes vamos a iniciar el arreglo de los revoques exteriores de la esquina de la Catedral que es la más deteriorada. Ya tenemos la primera muestra del revoque que se va a colocar”.

Algunos números     —

Los miembros de la comisión abocada a esta restauración integral estimaron que deben invertir en los vitrales de la nave central unos 530.000 pesos; en los circulares 260.000;  en el baptisterio 140.000; en la torre campanario 590.000 y en la recomposición de revoques 230.000 pesos.

En tanto, informaron que desde el inicio de las obras en  2013 a  la  fecha (ver recuadro con informe), “hemos  invertido la suma de 1.262.435 de pesos conseguida gracias al generoso aporte de la comunidad, y no habiendo recibido ninguna ayuda económica de los organismos oficiales”.

“Pese a que es monumento histórico provincial, no hemos tenido el apoyo de instituciones oficiales”, remarcaron.

Han realizado gestiones ante el municipio y la provincia sin resultados positivos, y la obra se está haciendo gracias al aporte de la comunidad.

Por cualquier consulta los interesados pueden comunicarse 02281-434886 (Secretaria Parroquial) o bien contactarse con miembros de la comisión.

INFORME DE LO REALIZADO

La obra comenzó hace 4 años y fue divida en etapas. En una primera etapa (2013) se realizó el recambio integral de los de techos de las dos naves laterales, se colocaron deshumidificadores, se restauraron las losas de la Sacristía y la capilla lindantes con el altar mayor y se refaccionaron los techos de los salones de clases.

Durante la segunda etapa (2014) se reparó el interior de la torre-campanario, se comenzó con la reparación de los vitrales de la salida lateral hacia calle Colón, y se renovó la instalación eléctrica en la nave central del templo.

En el año 2015 correspondiente a la tercera etapa se hizo la reparación integral de los techos de la secretaría y la casa parroquial. Se trabajó en el mejoramiento acústico. Además, se restauraron los dos vitrales del altar mayor y se inició la restauración de los siete vitrales de la nave lateral frente a calle Colón.

También se comenzó con la limpieza y reparación de las estaciones del calvario.

En la cuarta etapa (2016) se limpiaron canaletas y desagües de las naves laterales, se terminó la reparación de las estaciones del Vía Crucis, se rediseñó el jardín sobre calle Colón y se culminó con la restauración de los catorce vitrales de ambas naves laterales, los dos de la sacristía y dos laterales de la torre campanario.

UN EDIFICIO EMBLEMÁTICO

El templo mayor de Azul es una de las 5 iglesias catedrales de este estilo que se construyeron en la provincia de Buenos Aires en el siglo pasado junto con la Basílica de Luján, y las Catedrales de Mercedes, La Plata, y Mar del Plata.

Fue construida con diseño gótico, pero en un período posterior a su apogeo europeo. Por la misma razón de extemporaneidad, los materiales y técnicas constructivas fueron otros, pero respetando las características principales del estilo.

El paso del tiempo fue dejando las huellas del deterioro que sufre el edificio, observable a simple vista por quienes la visitan y que hace desmerecer su belleza.

Para evitar que esto continúe hasta puntos irreversibles y comenzar a trabajar al respecto, un grupo de vecinos se nuclearon en la “Comisión Amigos de la Catedral” con el fin de encarar un plan de acciones tendientes a frenar tal situación y rescatar uno de los edificios públicos más emblemáticos de esta ciudad.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *