MÁS RECLAMOS, LA MISMA HISTORIA

Las calles de Cacharí también requieren una pronta atención 

El pésimo estado de muchas arterias, sobre todo las de tierra, es al parecer una problemática que no es exclusiva de la ciudad y se extiende al resto de las localidades que dan forma al Partido de Azul. En Cacharí, el panorama en ese sentido es igual de desalentador.

Muchas de las calles de Cacharí, al igual que las de la ciudad de Azul, se encuentran en muy malas condiciones. Los vecinos de esa localidad piden soluciones a esta problemática. FOTOS DANIEL JUÁREZ  Los días de lluvia las calles en mal estado se vuelven intransitables y debido a que muchos de los baches poseen una significativa profundidad, la gente vive en verdaderos pantanales.
<
>
Muchas de las calles de Cacharí, al igual que las de la ciudad de Azul, se encuentran en muy malas condiciones. Los vecinos de esa localidad piden soluciones a esta problemática. FOTOS DANIEL JUÁREZ

Por Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO

jciappina@diarioeltiempo.com.ar

En una nota publicada en la edición del sábado de este matutino se hizo alusión a que la problemática del mal estado de las calles, sobre todo las de tierra, desconoce de puntos cardinales en la ciudad. Al parecer, este desfavorable panorama se extiende al resto de las localidades que conforman el Partido de Azul. Tal es así que vecinos de Cacharí dieron a conocer que allí la situación es bastante similar -por no decir idéntica- a la existente en esta parte del planeta.

Pozos, barro, agua y tramos intransitables dan marco a un cuadro que lejos está de ser el ideal para formar parte de alguna muestra pictórica en cualquier museo del país (decir del mundo, sería exagerado).

Sabor a poco

Soluciones a estas adversas circunstancias es lo que reclaman los cacharienses, ya que de ellas se desprenden otras situaciones que tampoco rozan lo positivo. Y no es que los habitantes de la vecina localidad observen como suceden las cosas de manera pasiva (como desde atrás de una ventana), sin buscar caminos que los lleve hacia un buen puerto. En tal sentido aseguran haber hecho reclamos para que se comience a poner fin a todos estos inconvenientes, pero hasta ahora las respuestas vienen teniendo “sabor a poco”.

Anegamientos

Parece reiterativo indicar que, tras las lluvias las calles que están en mal estado se vuelven intransitables y debido a que muchos de los baches poseen una significativa profundidad, la gente vive en verdaderos pantanales. Transitar por allí es tarea exclusiva para verdaderos malabaristas del volante (o del manubrio, depende en que se circule), ya que las desavenencias climáticas atentan aún más contra las notablemente deterioradas arterias.

El cuento de la Buena Pipa

El del mal estado de las calles del Partido de Azul parece ser un problema de nunca acabar (como el Cuento de la Buena Pipa), ya que esta situación no es nueva y las quejas se van  acumulando año tras año, gestión tras gestión, intendente tras intendente, concejales tras concejales (no hay que deslindar de responsabilidades al Legislativo) .

Se trata de un problema que el Estado municipal debe atender más temprano que tarde, es por eso que los vecinos exigen que las autoridades tomen cartas en el asunto de manera inminente, para que las soluciones en torno a esta problemática comiencen a llegar a corto, mediano y largo plazo.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *