INTENSO DEBATE Y ANÁLISIS EN AZUL

Las cooperativas eléctricas llevarán una propuesta alternativa a la audiencia pública del 28 de julio

: “Sorpresa nos dio cuando salió el nuevo cuadro tarifario, porque no habíamos visto un trabajo previo de los sectores. No vimos trabajando a equipos de profesionales”, se dijo en la reunión.
<
>
: “Sorpresa nos dio cuando salió el nuevo cuadro tarifario, porque no habíamos visto un trabajo previo de los sectores. No vimos trabajando a equipos de profesionales”, se dijo en la reunión.

“Hay que hacer un nuevo esquema tarifario, más apegado a la ley y que las cooperativas lo puedan ejecutar en todas las instancias que definen la economía nacional”. Este concepto fue uno de los que se vertió en las reuniones que se llevaron a cabo el lunes pasado en esta ciudad. 

“Vamos a proponer un camino intermedio: trabajar sobre una actualización consensuada de tarifas respetando los principios de equidad que la ley contempla, haciendo fuerte hincapié en los derechos del consumidor”, fue una de las conclusiones a las que se arribó el lunes pasado, durante el encuentro de cooperativas eléctricas que se llevó a cabo en Azul. La Asociación de Prestadores Eléctricos de la Provincia de Buenos Aires (APEBA) es una Asociación Civil sin fines de lucro formada por un grupo de entidades unidas por un interés común, “para afrontar los desafíos del sector, mediante la participación activa de sus integrantes y en defensa de sus comunidades”.

El servicio eléctrico en la Provincia de Buenos Aires es brindado por Distribuidoras Provinciales y Municipales a 1.700.000 usuarios finales (exceptuando a clientes de Distribuidoras de Jurisdicción Nacional). “De dicho total, nuestras asociadas tienen a su cargo el servicio eléctrico de 300.000 usuarios bonaerenses”, se menciona en el sitio web de la entidad.

Con matices, representantes de las aproximadamente cooperativas que hay en la provincia de Buenos Aires ratificaron que a este estado de incertidumbre se llega tanto por errores de las administraciones nacionales y provinciales anteriores, como a desaciertos de los actuales gobernantes, que no hicieron estudios técnicos previos para encarar una política energética seria y aplicable.

“Se ha llegado a una coyuntura de muchísima incertidumbre, inédita en la prestación del servicio de energía en el país que reconoce toda una serie de causas, algunas nuevas, otras más antiguas, pero que están todas enlazadas y una es consecuencia de la otra. A ojos de los que estamos en el tema, es una situación inesperada”, se subrayó en el encuentro.

Durante la convocatoria, los referentes que asistieron ratificaron el espíritu del cooperativismo, que en el caso del servicio de energía está operativamente sujeto a lo que disponga las generadoras –son cinco- y las transportadoras –suman dos-. “Las cooperativas no hacemos más que la distribución del servicio en nuestros respectivos partidos”, indicaron.

“Al primero de enero no se llegó con un cuadro tarifario uniforme en la provincia en lo que hace a valores de facturación. El sistema se fue degradando en doce años, lo que obligó a tomar un salvavidas dentro de las posibilidades que, en el caso de las cooperativas, fue la cuota de capitalización; eso nos ha permitido subsistir”, se escuchó decir en la reunión, señalando a la administración del Frente para la Victoria como la causante inicial del desmadre actual.

De hecho, se indicó que el entonces presidente Néstor Kirchner “decidió vulnerar toda la legislación” y la reemplazó por acuerdos políticos, cuyas consecuencias están quedando ahora al descubierto. “Lo primero fue cuando desconoció el marco regulatorio de la década del ‘90, que consideraba en forma equitativa a los cuatro actores del sistema: el Estado, la empresa, los usuarios y los trabajadores. Esta ley está vigente más allá que no se cumpla. Ahí está contemplado la racionalidad de las tarifas y cómo están diseñadas las tarifas. No había nada nuevo que inventar porque la revisión tarifaria integral se había previsto que se hiciera cada cinco años y en el gobierno kirchnerista no se hizo nunca”, deslizó uno de los cooperativistas, para ampliar que “el esquema tarifario a partir de la década del ‘90 siempre pasó por un esquema de subsidios cruzados. Hacer una tarifa plana como hizo Kirchner fue suicida”.

También se recordó en el cónclave que en los entes reguladores que deben controlar a las empresas los puestos gerenciales deben ser cubiertos por concurso y con acuerdo de la Legislatura pero, en la práctica, “son gente de la política que no conoce del tema”.

 

Un proceso de degradación

En marzo de 2015 se supo que, por gestiones del ministro de Planificación Federal Julio De Vido, el entonces gobernador Daniel Scioli había adherido al acuerdo de convergencia. “Por un lado decían no se tocan las tarifas y que la Nación nos iba a compensar con fondos, teniendo las cooperativas que demostrar muy bien cuál iba a ser el destino de los recursos. Armaron un protocolo que después se determinó que no estaba destinado a generar una compensación justa y razonable sino a establecer la mayor cantidad de obstáculos para que el desembolso de fondos se retarde; la Nación ya estaba fundida. El resultado es que reconocieron que las tarifas estaban bajas pero en vez de generar una recomposición tarifaria razonable, equitativa, gradual, se les dio por hacer demagogia. En el segundo semestre de 2015 los candidatos expresan que la recomposición tarifaria tenía que ser un objetivo del próximo gobierno. Con matices, se empezaba a reconocer el problema”, agregó.

 

Panorama incierto tras el “ballotage”

Las cooperativas eléctricas, por intermedio de sus representantes, no tenían conocimiento de qué iba a suceder luego del “ballotaje” en el que Mauricio Macri se impuso a Daniel Scioli. Había una promesa “de campaña” de una recomposición tarifaria. “Sorpresa nos dio cuando salió el nuevo cuadro tarifario, porque no habíamos visto un trabajo previo de los sectores. No vimos trabajando a equipos de profesionales”, se dijo en la reunión.

En este punto tomó la palabra el presidente del Consejo de Administración de la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada, para mencionar: “El cuadro tarifario se publica en el boletín oficial de la provincia el 27 de febrero. El 2 de marzo dije en el matutino local que a mi criterio esto tendría que haber sido gradual porque claramente colisiona con la realidad. Una cosa es tener en claro que hay que recomponer las tarifas; otra cosa es ver cómo lo hago, en qué momento y dónde lo hago”, indicó Roberto Rusciollelli. “Se tiene que haber considerado la progresividad, de acuerdo con los consumos; la zonificación, según cada conglomerado social; la tarifa social y otras cuestiones que, bien aplicadas, están dadas para que se pueda desarrollar sin inconvenientes. Una cosa es una pyme, otra cosa una gran empresa; una cosa es una empresa ‘electrodependiente’ y otra cosa una empresa donde el costo de la energía es uno más. De lo que está contemplado en la ley nada se aplicó; sólo se hizo una quita de subsidios que pegó como pegó. Esa mala praxis, al blanquearse y potenciarse, empieza a generar que todo el mundo opina. Tenés planteos que son razonables y otros que son inviables y faltos de razonabilidad”, agregó.

 

Por el camino equivocado

Los cooperativistas eléctricos concluyeron en que la etapa de judicialización en la que ingresó la actualización tarifaria es un camino errático. “Esto no se ha visto nunca. Un tratamiento como este no puede estar en manos de abogados y de jueces, donde es incierto el tiempo de resolución que esto pueda llevar. Gente que no conoce del tema usó el remedio equivocado para solucionar un problema de años”, se cuestionó.

“Estamos en una expectativa absolutamente coyuntural y de incertidumbre. Lo de coyuntural lo decimos porque tres meses más no aguantamos. Estamos a la expectativa de que pueda primar el sentido común antes de que haya consecuencias más serias y visibles, se mencionó.

Si algo quedó en claro al cabo de los encuentros que cooperativistas eléctricos tuvieron el lunes pasado en esta ciudad, es que la cuestión debe ingresar en un camino de solución para lo cual es necesario analizar “alternativas” a la propuesta conocida de los gobiernos de la Nación y la Provincia.

“Iremos a la audiencia pública del 28 de julio proponiendo un camino intermedio, que pasa por disponer un aumento de las tarifas pero no con el aumento propuesto sino con un proceso de mejor distribución. No puede ser que Las Cañitas o Puerto Madero sigan pagando 5 ‘mangos’. Hay que sincerar ahí”, se advirtió.

 

Compleja realidad

En el ámbito de las cooperativas eléctricas bonaerenses algunos creen que las generadoras no han hecho inversiones para evitar inconvenientes con la prestación del servicio, situación que afecta –especialmente durante el verano- a comunidades del conurbano y la Ciudad Autónoma. No obstante, los mismos cooperativistas señalan que los subsidios que estas empresas recibieron del gobierno kirchnerista alcanzó para hacer mantenimiento y no mucho más, mientras que las cooperativas eléctricas “zafaron” de una crisis más aguda porque recurrieron a la cuota de capitalización.

En este punto hicieron una defensa de la transparencia de los números de las cooperativas, ante las acusaciones que en algunas ciudades reciben de acumular ganancias. “El sistema cooperativo no puede generar grandes utilidades; si lo hace, significa que está cobrando de más”, se indicó.

Los referentes cooperativos remarcaron la necesidad de salir de este entuerto que por falta de tiempo les impidió diseñar estrategias locales para aminorar el impacto. Urge hallar una salida porque está vigente la paritaria que se acordó con el gremio de Luz y Fuerza del 35 por ciento, por el cual queda pendiente la aplicación de la segunda parte del aumento. “Se asumió un compromiso de pago y ahora tenemos que ver de dónde sacamos esa diferencia de recursos, porque el acuerdo se hizo sobre el aumento tarifario ya decretado”, se aclaró.

“HAY MUCHA AUSENCIA OFICIAL”

Más allá de las críticas a la administración pasada, existe entre los cooperativistas eléctricos de la provincia una clara visión crítica respecto de lo que es el manejo de la cuestión por parte del gobierno de Cambiemos. “Hay mucha ausencia oficial. No hay señales de provincia ni de nación que den la pauta que haya técnicos de experiencia trabajando en hallar una solución. Faltó sentido común. Con eso se hubiera evitado la judicialización, algo que ahora será difícil de retrotraer. (El ministro de Energía de la Nación, Juan José) Aranguren reconoció que están aprendiendo sobre la marcha. No tiene el gobierno un ‘plan B’. Se equivocaron de medio a medio”, se disparó durante el encuentro del lunes pasado.

Tras ratificar la voluntad de ir por un camino intermedio y trabajar sobre una actualización consensuada de tarifas respetando los principios de equidad que la ley contempla, los referentes cooperativistas expusieron otra anormalidad a la normativa, que pasa por el no cumplimiento de la creación de la Sindicatura del Usuario. “Si estuviera en funcionamiento la Sindicatura del Usuario, se habrían eliminado un montón de instancias que han surgido espontáneamente con distinta entidad y personería. Ahí el usuario tenía una entidad habilitada legalmente para participar”, se señaló. La referencia hacia los gobernantes de turno volvió a ser crítica cuando se advirtió que “tarifa es, por definición, la retribución que se percibe por la prestación de un servicio. La tarifa tiene que ser razonable, equitativa y repuntable para que me permita seguir prestando un servicio. Estos tipos lo soslayaron y dijeron ‘yo lo saco el subsidio; lo que me da, no me importa’; y eso no es tarifa. Si se hubiera cumplido con el articulado de revisión tarifaria integral esto no hubiera ocurrido porque cada cinco años habría estudios, más o menos precisos y orientativos, para decir cuál debe ser la tarifa. La situación actual es un compendio de mala praxis producto de que los tipos que se pudieron a trabajar en esto son amateurs”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *