AZUL PROYECTOS SOLIDARIOS

Las diferentes disciplinas del arte tendrán un importante desarrollo a través del Fondo APC

Alejandro De Luca: Participamos de los talleres divididos en dos grupos y la experiencia resultó muy buena, nos ayudó a focalizar conceptos que son puramente de negocios que no teníamos muy claros, con esa información armamos el proyecto y felizmente fuimos seleccionados”. Pato Valentín: “Los fondos APC van a venir a sumar una dosis de dinero y ahora en lugar de estar involucrado los contenedores con lo artístico va a tener que ver más con el diseño así que decidimos trabajar con Luís (Lafosse) con el diseño industrial para que le de un carácter tan diferencial a este elemento tan funcional como es un cesto de basura”.Matías Peluffo: “hice talleres durante un mes de duración y se fueron limando los proyectos y en ese plazo terminé de entender cuáles son las expectativas que tiene el fondo, la realización del proyecto y las posibilidades de crecimiento a futuro”.José Bendersky tuvo a su cargo la administración del Fondo APC.
<
>
Pato Valentín: “Los fondos APC van a venir a sumar una dosis de dinero y ahora en lugar de estar involucrado los contenedores con lo artístico va a tener que ver más con el diseño así que decidimos trabajar con Luís (Lafosse) con el diseño industrial para que le de un carácter tan diferencial a este elemento tan funcional como es un cesto de basura”.

Patrocinado por la Asociación Española de Socorros Mutuos, ayer tuvo lugar en su sede (primer piso del Teatro Español), una reunión donde estuvo la mayoría de los mentores de cada proyecto seleccionado. Se informó sobre la evolución a partir de la entrega del dinero y EL TIEMPO dialogó con algunos de los representantes de cada emprendimiento.  

Ayer por la mañana en la sede de la Asociación Española de Socorros Mutuos, se realizó el acto entrega del Fondo APC (Azul Proyectos Solidarios) a los beneficiarios de los proyectos vinculados a la economía creativa, patrocinados por la Asociación Española de Socorros Mutuos de Azul.

En la oportunidad se encontraban presentes como representante de la parte donante Carlos Filippetti, la presidente e integrantes de la Asociación, Alicia Laria, José Bendersky y Marta Sosa, respectivamente y Julio Zaffora quien llevó a cabo todos los talleres y el asesoramiento técnico.

En principio, se presentaron treinta proyectos, veinte fueron los preseleccionados y posteriormente completaron la capacitación catorce, hasta que finalmente cumplieron con todos los requisitos correspondientes ocho. De estos últimos asistió la mayoría de cada representante a la reunión en la cual –además de conocerse entre ellos- se dio a conocer la importancia de querer capacitarse, lo cual genera una mejor calidad de cada objetivo. También se mencionó el buen clima de trabajo en grupo y el poder complementarse. Además se les brindó incentivos para continuar avanzando.

Por su parte, Bendersky precisó los pasos a seguir, “el monto total es de 400.000 pesos que están destinados para esta línea y cada uno de los proyectos tienen distintas particularidades. La idea es ir realizando convenios que la Asociación Española tiene que hacer con cada uno de los representantes para ir fijando la entrega del dinero, cuáles son las devoluciones que la Asociación Española necesita, qué tipo de informes se les va a ir solicitando a cada uno y acompañarlos para que el aporte no haya quedado en un cajón”.

También dejó en claro poder reunirse con los otros emprendedores que no quedaron seleccionados. Otro de los puntos que se informó es que se están gestionando nuevas jornadas de capacitación donde la intención es que puedan concurrir todos, tantos los que están con el proyecto en marcha como los que no fueron elegidos.

El integrante de la Asociación Española explicó cómo fue el criterio de selección e hizo referencia los jurados. El mismo estuvo integrado por el Diseñador en Comunicación Visual, Guillermo Ravizzoli y el abogado, Guido M. Tancredi.

Desarrollo de los proyectos

A continuación se enumerarán los proyectos, sus mentores y en diálogo con EL TIEMPO algunos de ellos explicaron en qué consiste cada uno, cómo llegaron al Fondo APC y cómo fue la experiencia de participar en los talleres, entre otras cuestiones.

En principio Estela Ríos con Placas de Artistas “Mi Quijote” presentó su proyecto basado en la idea de realizar obras que formen parte del patrimonio cultural de nuestra ciudad. El mismo tendrá lugar en un sector donde embellezca y sea motivo de visita para el turismo.

Además, Matías Peluffo con Moon iluminación cuenta con la idea de generar un emprendimiento ligado a la iluminación. Ello surgió como una extensión de su trabajo como productor de conciertos quien siempre se interesó por los recitales en los que trabajaba tuviesen cierta prolijidad estética. Su objetivo es ofrecer un servicio más profesionalizado. El impacto que puede tener su trabajo es el de ofrecer herramientas para un mejor desarrollo de su obra a artistas y activistas culturales de nuestro medio. También puede generar la posibilidad de contar con herramientas que al día de hoy, en caso de ser requeridas para algún espectáculo puntual, hay que hacerlas traer de ciudades como Mar del Plata, Buenos Aires o La Plata. Y puede ofrecer tecnología de última generación al sector de la producción de eventos y presentaciones de nuestra ciudad.

El comunicador social especificó que “me informé sobre el fondo, me pareció que podría llegar a encuadrar dentro de la convocatoria”.

Sobre el proceso hasta quedar seleccionado, recordó que “hice talleres durante un mes de duración y se fueron limando los proyectos y en ese plazo terminé de entender cuáles son las expectativas que tiene el fondo, la realización del proyecto y las posibilidades de crecimiento a futuro. De ahora en adelante los pasos a seguir, básicamente, es generar la compra de una consola que en el mercado local y regional no está. Es una herramienta que no existe. Hay que ver de dónde se puede traer y en base a las posibilidades financieras. Puede ser que se compre dentro de poco o no. Y cuando ello ocurra capacitarme y generar situaciones concretas que se puedan poner en práctica y donde se pueda desarrollar e ir mejorando”. 

Otro de los impulsores es Matías Rossi, periodista social con Plataforma virtual que habló sobre los medios tradicionales de comunicación como el papel, con la ventaja de contar con una pantalla en la vía pública, esto abarcaría tres patas de la comunicación. El medio está apuntado a la difusión de las actividades de las instituciones sociales de la ciudad y la zona, realzando las actividades de las mismas a fin de generar mejores resultados para las instituciones que necesitan de espacios de medios y no cuentan con los recursos económicos para realizarlos.

Por su parte, otro de los emprendedores es Marcos Castiglione con App Turística de Azul, que consiste en desarrollar una aplicación que permita al turista un guiado digital autogestivo, dándole acceso a un circuito turístico básico en el centro de la ciudad.

La misma podrá ser descargada desde celulares inteligentes o tablets a través de PlayStore (de Google) y le permitirá al usuario acceder a mapas, imágenes y propuestas de recorridos posibles a realizar. Al elegir el lugar a visitar se selecciona la opción “Audio de guiado”, lo que le permitirá a la persona contar con más herramientas de contenido e información para conocer el valor de aquello que está observando. La idea surge desde la realidad cotidiana ya que, la mayoría de las veces las personas recorren nuestro patrimonio sin contar con el mínimo aporte de datos ya que no hay guías fijos de sitio.

Después Patricia Valentín, Mariela Tancredi y Luís Lafosse con Mobiliario y demarcación urbana en el recorrido de La Línea Azul. Es una propuesta que ya se puso en marcha en nuestra ciudad y ya vienen trabajando en la construcción del mismo desde principios del año 2016. Incluye actores comprometidos en llevar adelante esta propuesta: la Secretaría de Juventud del Ministerio de Desarrollo de la Nación, el programa ABC de Crear Vale la Pena, Azul Solidario, el Gobierno Municipal, las escuelas, artistas comunitarios, y los vecinos. Todos con la fuerte convicción de generar en nuestra ciudad los primeros pasos del movimiento hacia la integración. Esta Línea Azul es una manifestación de arte urbano, pensada como un recorrido donde el arte, la inspiración, la creatividad serán los ejes de la construcción colectiva. Un corredor que unirá dos puntos estratégicos entre centro y “periferia”, entre la plaza San Martín del centro de Azul y plaza España, epicentro de un sector barrial en la zona noroeste de la ciudad.

Valentín señaló que “al fondo llegamos a través de las redes y después Zaffora sabía que estábamos con La Línea Azul y nos informó sobre los fondos, esto de la innovación y el mercado que está fuera de lo que respecta al tema de la cultura. Además la Línea Azul es un proyecto muy grande que va a agrupar otros proyectos como lo que nos encontramos ni bien fuimos al barrio con el problema de los residuos”.

Continuó “es decir estábamos pintando murales y nos dimos cuenta que el espacio está repleto de basura tirada, entonces dijimos ¿cómo se va a lucir esto al lado de los murales?. Entonces primero vamos a tener que aportar para solucionar parte de esa cuestión y el año pasado fueron el Fondo Nacional de las Artes con una beca que adquirí a través de la misma problemática que estamos trabajando con Juan Olmedo de contenderos y esculturas que van a tener un carácter artístico. El fondo era acotado y se va a hacer una cantidad determinada. Los fondos APC van a venir a sumar una dosis de dinero y ahora en lugar de estar involucrado los contenedores con lo artístico va a tener que ver más con el diseño así que decidimos trabajar con Luís (Lafosse) con el diseño industrial para que le de un carácter tan diferencial a este elemento tan funcional como es un cesto de basura”.

Tancredi hizo alusión a los talleres “realmente fue muy valioso el aporte de Zaffora porque a veces no estamos acostumbrados a pensar en emprendimiento de manera rentable y económica. La mayoría venimos del lado de la cultura y el turismo. Entonces nos ayudó a pensar en que el proyecto tenga un gran impacto en la sociedad”.

También participaron los jóvenes Alejandro De Luca y Alejandro Villarreal con Lutherama, Taller de Luthería y sala de ensayo, que nació en el año 2016 y pretende dar soluciones a una amplia variedad de necesidades expuestas por un número considerable de músicos azuleños a lo largo de un periodo de 10 años.

El denominado proyecto comprende la fabricación de instrumentos de cuerda, eléctricos y acústicos, reparación, modificaciones y mantenimiento en general de los mismos. Como complemento integra además una sala acondicionada y equipada para ensayos, grabaciones y demostraciones, posibilitando además la creación de material audiovisual de carácter didáctico y promocional, así como el desarrollo de una línea de instrumentos eléctricos producidos en serie.

Villarreal explicó que “con Alejandro De Luca somos socios hace cinco años”. De Luca sostuvo que “llegamos al fondo a través de un colega que tiene un taller donde enseña luthería. Él nos habló del fondo. Participamos de los talleres divididos en dos grupos y la experiencia resultó muy buena, nos ayudó a focalizar conceptos que son puramente de negocios que no teníamos muy claros, con esa información armamos el proyecto y felizmente fuimos seleccionados”.

Sobre los pasos a seguir especificó que “ahora hay que esperar a que nos habiliten los fondos y empezar los trámites de habilitación”.

Verónica Cestac con Casa de Cultura Tradicional, este proyecto busca valorar, divulgar y comercializar la producción artesanal tradicional local y de la zona; fomentar la economía regional a través del apoyo a pequeños productores y la manufactura casera; divulgar la historia de Azul, su cultura y raíces, y promover el turismo.

Fernando “Chima” Chiodi con “Canciones para despertar niños”. Un proyecto que vienen realizando en familia: Padre, madre e hijos son canciones para niños entre 2 y 9 años, compuestas en su mayoría por Fernando Chiodi y también incluyen algunos clásicos de la música popular infantil de habla hispana, aborda ritmos populares y las canciones invitan a una interacción desde la voz y el movimiento. Hasta el momento las ediciones en CD fueron tiradas chicas la idea es hacer replicaciones más cuantitativas y reforzar el sitio WEB. En Azul están llevando este espectáculo a todos los jardines y centros educativos desde los más céntricos hasta los más postergados. También lo hicieron en Neuquén. La idea es poder llevar esta propuesta familiar a más ciudades y provincias.

Al finalizar el acto se les entregó un libro a cada uno de los mentores de los proyectos del Teatro Español escrito por el contador Carlos Filippetti.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *