Las divisas del campo serán las más bajas de la era Macri

Producto de la sequía

La liquidación estará por debajo de los 20.000 millones de dólares.

A partir de una sequía reconocida como la peor de los últimos 50 años, las divisas del campo no pudieron superar lo visto en 2016 cuando fuera beneficiada por la devaluación. Todo indica que no sólo terminará el 2018 con su segunda caída consecutiva sino que también con la más baja en los tres años de gestión de Cambiemos. Este se ubicará en 19.878.950 millones de dólares, un 7,1% inferior a un año atrás.

En noviembre el campo, según los datos de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro Exportador de Cereales (CEC), exportó granos y subproductos por un total de 810 millones de dólares, la peor cifra de lo visto en el periodo actual, aunque según fuentes del sector será superado por los 700 millones de dólares que se esperan para diciembre.

De esta forma, las divisas totalizaran 19.878.950 millones de dólares mientras que el año pasado había alcanzado los 21.399.084 millones. Ambos montos se muestran por debajo de los 23.668.483 millones dólares de 2016. Vale aclarar que este último estuvo beneficiado por la devaluación aplicada por el presidente Mauricio Macri en los primeros días de su gestión, cumpliendo así con su promesa de campaña. Esto benefició al campo que se volcó entre enero y febrero a liquidar de forma inédita más de 4.000 millones de dólares.  La oleaginosa que resta vender por parte del productor está valuada en 1.080 millones de dólares

Sin embargo el clima hizo de las suyas. Primero fueron las lluvias en 2017 y este año fue el turno de la sequía. Si sólo se tomara la soja, los números oficiales muestran que se quedaron en el campo alrededor de 16,6 millones de toneladas. A valores FOB muestran pérdidas por u$s7.050 millones que no pudieron llegar al Central.

Actualmente, y sobre datos de Agroindustria, restan por venderse 3 millones de toneladas de soja que representan ingresos por 1.080 millones de dólares que, se sabe el productor no negociará sino hasta marzo para pagar los gastos de campaña, aunque los buenos resultados que se están viendo en el trigo pueden ayudar a suplantar a la oleaginosa que con un mejor precio puede seguir esperando en el campo.

Para los operadores consultados, si el clima acompaña y se llega al menos a los 50 millones de toneladas de soja, será difícil que el productor la entregue. Eso dependerá de la guerra comercial. Si EE.UU. y China no le dan fin a sus discusiones la oleaginosa y empezará a subir, y con eso el campo sabe que es mejor esperar para ver hasta donde asciende.

Desde ya que otro motivo para saber cuándo comercializar los granos tiene que ver con el dólar. Ayer, por ejemplo, en la plaza local el poroto mejoró gracias al alza del tipo de cambio. Pero la suba llegó algo tarde. El productor no pudo aprovechar las mejoras que se dieron en Chicago la semana pasada. Por si fuera poco, volvió el lunes a bajar. La cumbre Trump y Xi aún no hace efecto en el mercado. Ambos líderes confirmaron una tregua de 90 días. Por ahora todo sigue igual. Argentina celebra.

Fuente: Bae Negocios

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *