TRABAJADORES CONFORMADOS EN COOPERATIVAS

Las fábricas recuperadas en Azul, en un contexto sumamente desfavorable

 “No es solamente los aumentos de las tarifas, sino también que ha aumentado todo y hay un poco de inactividad y todo está medio parado”, dijo Pereyra de la Cooperativa Pachi Lara.  “De repente vinieron boletas de luz de 170.000 pesos”, apuntó Marcelo Bruno al hablar con este diario minutos antes de la reunirse con los concejales el pasado viernes.
<
>
“No es solamente los aumentos de las tarifas, sino también que ha aumentado todo y hay un poco de inactividad y todo está medio parado”, dijo Pereyra de la Cooperativa Pachi Lara.

Tanto la Cooperativa Pachi Lara como la Cooperativa Nueva Sudamtex han bajado su producción por el aumento de los costos y la situación del mercado en general. Elisén Pereyra aseguró que los papeleros están trabajando a pedido y no en forma continua y están llevando a sus bolsillos lo mínimo indispensable. Marcelo Bruno explicó que en el caso de la planta textil bajaron la producción de 5 camiones a uno mensual. También se bajaron los sueldos.

EL DATO:

La textil Sudamtex van para los dos años de trabajo. De los 32 que empezaron, se fueron 3 porque no les alcanzaba para vivir. Los trabajadores de la Cooperativa “Pachi Lara” reactivaron la planta el pasado 6 de enero. 

Son 9 los operarios que, conformados en cooperativa, están a cargo de la Papelera en la actualidad.

 

 

Es compleja la situación de las cooperativas que en Azul se han conformado recientemente. En este momento tanto la Cooperativa Nueva Sudamtex como la Cooperativa Pachi Lara están sobreviviendo, esa es la palabra.

Tienen sí a su favor el tesón propio de la lucha que tuvieron para recuperar sus fuentes laborales y que, lamentablemente, tienen que seguir peleando para defender lo logrado.
A un contexto de crisis económico-financiera donde los costos van en constante aumento, las ventas han bajado y el mercado está un tanto paralizado, se sumó el famoso y polémico “tarifazo”.

En el caso del gas, si bien habrá aumentos, ya se fijaron topes y las facturas no podrán exceder el 500 por ciento de aumento, al menos hasta fin de año. Si bien no termina siendo una buena noticia hay un panorama previsible.

En el caso de la electricidad la cosa está un poco más compleja debido a que la Justicia autorizó al Gobierno bonaerense a aumentar la tarifa de luz.

Luego del fallo del juez de La Plata Luis Arias respecto a los aumentos de las tarifas de energía eléctrica en la provincia, la Cámara le concedió la apelación al gobierno de María Eugenia Vidal.

Ahora, las empresas que prestan el servicio podrán cobrar el servicio con el incremento anunciado por el ministro de Energía en febrero.

La decisión fue adoptada por el juez de la Cámara de Apelaciones de La Plata, Gustavo Spacarotel, quien en el dictamen decidió hacer lugar a la revocación del fallo de primera instancia de Arias, tal como había solicitado el gobierno bonaerense.

Es que con el fallo de Arias se ingresaba en una suerte de conflicto de intereses. Las cooperativas de suministro eléctrico que operan en gran parte de la provincia de Buenos Aires debían continuar cobrando el precio anterior al “tarifazo” mientras que la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) les cobraba con el precio actualizado.

Justamente en ese sentido se expresó en una nota reciente que brindó a este diario el presidente de la Cooperativa Eléctrica de Azul, Roberto Rusciolelli.

“Estamos frente a un escenario totalmente inviable para la prestación del servicio”, aseguró a este diario al referirse a la situación en que quedaron las prestatarias del servicio eléctrico frente a la medida judicial que frenó el nuevo cuadro tarifario.

Esto vendrá a sumar un inconveniente más a las cooperativas de trabajadores de Azul, ya que este freno a los aumentos tarifarios de la electricidad les había dado un alivio.

 

Complicados    

Para conocer cómo vienen atravesando estos tiempos difíciles, que por supuesto afectan  a los más débiles, este medio consultó ayer a Elisén Pereyra, presidente de la Cooperativa “Pachi Lara” que se hizo cargo de la Papelera.

“Nosotros estamos trabajando, pero en un situación complicada por la situación propia del país. No es solamente los aumentos de las tarifas, sino también que ha aumentado todo y hay un poco de inactividad y todo está medio parado”.

Así describió la realidad actual, frente a la cual contó por ejemplo que recientemente tuvieron que retrasar la entrega de un pedido que les habían realizado.

También puntualizó que el panorama para la compra de materia prima está complicado, especialmente por los precios.

Para sobrevivir en este contexto, los trabajadores papeleros resolvieron trabajar a pedido.

 

Las tarifas    

Sobre las tarifas, informó que la factura del gas con incremento aún no la han recibido,  pero sí la de la luz con el fallo judicial de por medio que favoreció a los consumidores y a los emprendedores y pymes.

A partir de esta medida judicial que frenó los incrementos, recibieron una factura de 47.000 pesos, la cual fue accesible para pagar y se acercó más a lo que venían abonando.

Anteriormente les había llegado una factura de 95.000 pesos, un incremento del ciento por ciento. Ahora habrá qué ver qué pasa ya que otra vez está vigente el nuevo cuadro tarifario.

“Esto nos favoreció y pagamos una cifra viable para nosotros, por decirlo de algún modo. Lo que no sabemos es qué pasará en el futuro”, expresó.

En torno a esto, indicó que como para paliar los efectos negativos que las tarifas tienen para la producción, la CEAL les permitió pagar con cheques que son para cobrar más adelante.

 

Combo explosivo   

Materia prima cara, un mercado parado y el aumento tarifario es una ecuación que no da de ninguna manera.

“Se nos complica bastante. La materia prima subió bastante y a veces no entregan; el transporte también ha aumentado mucho”, señaló mientras comentó también que “el mercado está parado, tenemos que esperar e ir pagando con cheques más largos. Todo eso genera más dificultades”.

En relación a cómo se arreglan para mantenerse en pie y produciendo, dijo que además de trabajar a pedido, “cobramos lo mínimo como para vivir y seguir teniendo un capital para poder comprar materia prima”.

Incluso comentó que “a veces juntamos dos o tres pedidos, hacemos la producción, la entregamos, compramos materia prima, y nos preparamos como para poder arrancar de vuelta”.

“Nuestra situación es complicada porque cuando terminamos de hacer un pedido, tenemos otra vez, todas las cuentas encima. Es decir, los gastos fijos, como son los servicios y el alquiler”, consignó.

“La expectativa que tenemos es poder seguir trabajando y que haya un poco más de estabilidad como para que el mercado se mueva un poco más”, remarcó finalmente el referente de los trabajadores papeleros que después de mucho tiempo lograron recuperar la planta local.

“NOSOTROS VENIMOS REMÁNDOLA MUCHO”

 El pasado viernes, integrantes de la Cooperativa Nueva Sudamtex se reunieron con los concejales con el objetivo de analizar la situación en cuanto a la propiedad del predio, y dar a conocer además al legislativo local su situación actual.

En la oportunidad este medio dialogó con el presidente de la cooperativa, Marcelo Bruno, quien al igual que Pereyra describió un panorama actual complicado para las fábricas recuperadas. “Nosotros venimos remándola mucho. La producción bajó enero, febrero, marzo, abril y mayo. El cambio de gobierno influyó mucho en la producción”, explicó.

Frente a esto, los cooperativistas tuvieron que bajarse los sueldos. Esto tuvo que ver además con que “a nosotros nos influyó mucho el precio del dólar al irse por las nubes”.

Como dato dijo que “en noviembre y diciembre estábamos moviendo 65.000 kilos mensuales, eso representa 5 camiones mensuales. Desde enero a la fecha bajó la venta a un camión. Fue mucho el cambio y lo que tenemos que aguantar nosotros”.

Tuvieron que afrontar además el impacto del costo de la luz. Venían pagando 70.000 pesos y “de repente vinieron las boletas  de 170.000 pesos”.
Bruno precisó al respecto que en la CEAL “nos hicieron un plan de pagos”.

Todo esto “terminó influyendo en nuestros bolsillos que si bien no era un monto elevado el que veníamos cobrando cuando trabajábamos bien, la íbamos llevando”.

“Tuvimos el cambio de gobierno, el dólar que se fue a las nubes y el tema de la luz y nos influyó en nuestros bolsillos”, aseguró el trabajador textil mientras aclaró que gas para producir no utilizan.

El único dato que les da un aliciente es que este mes “empezó a levantar la venta porque el dólar se estabilizó un poco, pese a que esta semana se disparó otra vez. Esto provocó que en junio hiciéramos 3 camiones, cuando veníamos con uno”.

Finalmente expresó que “estamos esperando a ver qué pasa con la electricidad. La tarifa nos mató”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *