Las farmacias azuleñas no cortaron el servicio de PAMI

COMPÁS DE ESPERA

Desde las entidades que nuclean a las farmacias, se había anunciado un posible corte desde ayer en los descuentos que tienen los jubilados afiliados a PAMI por la deuda que con ellas mantiene la industria farmacéutica. Pero la medida no se llevó adelante ya que tanto los representantes de las farmacias, de la industria como de la obra social de los jubilados están llevando adelante distintas reuniones para llegar a un nuevo acuerdo. El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Azul, Claudio Burgan, indicó en ese contexto que “no hubo corte a la espera de las tratativas que se están desarrollando”.

Las farmacias azuleñas no cortaron ayer el servicio a los afiliados a PAMI, pese a que se había anunciado que eso podría suceder por la deuda que la industria farmacéutica mantiene con las farmacias.

Sucede que ayer se abrió un compás de espera a partir de las reuniones que están manteniendo representantes de la industria, de la obra social de los jubilados y de las entidades que nuclean a las farmacias, en un intento de llegar a un acuerdo y destrabar la situación.

Cabe señalar que días atrás, la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), la Federación Argentina de Cámara de Farmacias (FACAF) y la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales (AFMSRA) emitieron un comunicado reclamando a la industria la inmediata cancelación de la deuda -que ascendería a 1.100 millones de pesos-, fundamentalmente de las notas de crédito del mes de abril. Advirtieron en ese momento que le darían plazo hasta el lunes pasado y, de no cumplir, ayer martes iniciarían una retención de la prestación farmacéutica para con los afiliados a PAMI. Pero esa medida se suspendió por las reuniones que mantienen las tres patas del conflicto.

Desfasaje financiero  

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Azul, Claudio Burgan, indicó ayer en diálogo con este diario que “hay un impasse por las reuniones que se están realizando” y explicó para entender de alguna manera la base del conflicto que los Colegios Farmacéuticos no tienen ningún convenio firmado con PAMI, sino que es la industria farmacéutica -integrada por CILFA, CAEME y COOPERALA, de laboratorios nacionales, multinacionales y cooperativas, respectivamente- la que tiene el acuerdo con PAMI.

Siendo así, el conflicto es entre la industria y la obra social, pero los farmacéuticos quedan en el medio.

En ese contexto, y ante el no corte del servicio, el farmacéutico explicó que el lunes “nos llegó una nota diciéndonos que hoy (por ayer) se reunían y pidieron a las farmacias el aplazo de las medidas preventivas propuesta por las entidades, a la espera de una solución razonable para el sector y en salvaguarda de nuestros pacientes  afiliados al PAMI. Así que estamos en un impasse desde el martes y hasta el jueves que sería la próxima reunión”.

Desde las entidades que nuclean a las farmacias se advirtió sobre la difícil situación que están atravesando.

Consultado al respecto, Burgan indicó por último que “a las farmacias de todo el país se les deben prestaciones desde el mes de abril. Es muy difícil de mantener esa situación, por tal motivo se están manteniendo reuniones para cobrar esas prestaciones y también para rever el convenio que se firmó en marzo”. 

“PAMI está al día con los pagos”    

Por otra parte, consultada ayer por este diario una fuente allegada a PAMI Azul indicó que en marzo el organismo firmó un acuerdo con la industria farmaceútica, por el cual se retrotrajeron los precios de los medicamentos al 28 de febrero, menos el 5 por ciento.

De acuerdo a lo que explicó, el convenio también incluye que los medicamentos no aumenten más que la mitad de la inflación, con lo cual los precios quedaron realmente desfasados.

En ese contexto, dos de las cámaras que integran la industria farmacéutica -COOPERALA y CILFA- dieron de baja el 30 de agosto pasado el convenio que habían firmado con el PAMI este año. Las razones esgrimidas tuvieron que ver, según señalaron en un comunicado dirigido al titular del PAMI, Sergio Cassinotti, “con el escenario de desequilibrios macroeconómicos que ha modificado sustancialmente las condiciones previstas al momento de suscribir los términos acordados en el mes de marzo, tornándolos excesivamente gravosos y claramente apartados del riesgo asumido por nuestra parte y provocando un grave desequilibrio en las obligaciones asumidas”.

Siguiendo con las declaraciones de la fuente consultada por este diario, es en ese marco que se están llevando adelante reuniones para renegociar otro acuerdo “que sea favorable para todas las partes”.

En cuanto a la deuda que la industria farmacéutica aseguró que tiene el PAMI con ella, apuntó que “PAMI está al día con los pagos, no así la industria con las farmacias” y aclaró que PAMI le paga a la industria y es ésta la que debe pagar a las farmacias.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *