Las microempresas crecen en Azul

El presidente de la Cámara Azuleña de Micro Mediana Empresa (CAMME)  aseguró que si bien no es el momento ideal, han podido crecer y tienen optimismo que la situación puede mejorar.

Desde la creación de ese espacio se ha crecido y han logrado cuestiones esenciales como poder tener instalaciones donde radicarse y producir.

Ya hace un año que la entidad tomó posesión de los galpones ubicados en la calle Las Flores y calle 8, en un predio que gentilmente fue cedido por la firma HJ Navas.

Los que están instalados en ese lugar son nueve microemprendimientos y abarcan diferentes rubros. Entre ellos metalmecánica, confección de melamina, fábrica de bloques, fábrica de planchones, fábrica de baldosones, producción de muebles para niños y bloques texturados. También hay tres socios de la entidad que tienen una empresa y están produciendo todo lo que son señuelos y artículos de pesca. Es muy importante este emprendimiento porque producen boyas y absolutamente todo para la pesca y están vendiendo muy bien afuera.

Todas las empresas que están trabajando en el lugar se pueden convertir en otras dentro del mismo rubro. Por ejemplo la fábrica de muebles que esta haciendo todo lo que es la línea infantil, pero están en condiciones en transformarse en una fábrica de puertas y ventanas.

Agregó que no hay que bajar los brazos, en los momentos de crisis es cuando hay que agudizar el intelecto y trabajar para adelante. El cooperativismo lleva a que se puedan juntar tres o cuatro microempresas para comprar materia prima, pero dentro de la CAMME se esta capacitando cómo trabajar en los barrios que estarían por salir para Azul. Se podría hacer techos, puertas, ventanas y  baldosas.

Existen profesionales con emprendimientos inmobiliarios que estuvieron en contacto y los integrantes de CAMME podrían convertirse en proveedores. Por eso es necesario innovar continuamente e ir gastando en forma austera y que al cliente le llegue algo económico.

Contrariamente a lo que podría suponerse por el contexto reinante el crecimiento que se dio en la parte de microempresas en Azul es muy importante.

En medio de los aumentos de precios, los tarifazos y un mercado resentido en cuanto a las ventas es necesario se previsor, tener material acopiado. Hay que sobrevivir porque lo que se vende es para eso. Se debe estar pensando y diseñando el día a día, sin generar grandes gastos y produciendo algo accesible.

Pese a una realidad adversa, hay que ser optimista porque se va a salir de esta situación porque siempre se salió de las crisis y se tiene que hacer entre todos.

Lo que sucede es que Azul debe tener en cuenta a los microemprendedores y salir a vender los productos que localmente se produce.

En estos momentos la CAMME no tiene cupo para la instalación de más pequeñas empresas, pero no obstante están recibiendo carpetas con información de distintos emprendimientos. Están abiertos a todos y lo único que por el momento no se acepta es el rubro alimenticio.

La Cámara Azuleña de Micro Mediana Empresa hace más de un año era un sueño, hoy es una realidad que transmite optimismo a los azuleños y puede ser la rampa de lanzamiento del despegue de esta ciudad para llegar a ocupar el lugar que debería ocupar por su potencialidad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *