Las motos invadieron Azul

Se llevó a cabo en esta ciudad el tradicional encuentro mototurístico de Semana Santa organizado por la Agrupación “Quijotes del Camino”. Se trata de la XXVII edición de este evento que reúne a moteros del país y también del exterior.

Esta edición, como en años anteriores se realizó en el camping local y en la ex cancha de rugby, unidos entre sí por un puente colgante sobre el arroyo Azul. El programa de actividades comenzó el jueves con la recepción de los participantes y un asado de bienvenida. El viernes juegos típicos de los motociclistas y la actuación de bandas locales e invitadas de la zona y una caravana nocturna. El sábado caravana a las sierras y a los Trapenses, juegos típicos de los motociclistas y la caravana tradicional por la ciudad con la elección de la reina en la Plaza San Martín, finalizando con bandas musicales y menciones para los participantes y agrupaciones que hayan traído banderas. Y el domingo fue la despedida.

En el Camping Municipal estuvieron la mayoría de los moteros, con su familia y acompañantes. Allí se vieron algunas motos tapadas al resguardo del mal tiempo, demostrando el cuidado que tiene su dueño por estos vehículos. Si se quería recorrer el lugar era muy complicado porque no había espacio para nada, porque también estaban con sus banderas las agrupaciones que se hicieron presentes. La organización trató de brindarles como mínimo un fogón para que instalen su carpa al lado, agua potable, un baño y leña. Además la capacidad hotelera estuvo prácticamente colmada. Cruzando el puente se pudo apreciar el escenario donde actuaron las bandas, y los puestos de los feriantes, que superaron los 70, que aportaron colorido al lugar. Todos estaban ubicados rodeando el predio.

Si la fiesta del artesano fue un evento convocante, este encuentro de motos también lo fue y la presencia de los moteros con sus acompañantes y familiares. Además la presencia del público de Azul le dio un aspecto especial.

Existieron más de 2.000 motos presentes, lo que hace que el evento sea de nivel provincial y también nacional, además de gente que vino de Uruguay y Brasil.

Los organizadores han conseguido con esfuerzo, sacrificio y un arduo trabajo volver a instalar al encuentro como un evento obligado en el calendario de los amantes de las motos que llegaron desde todos los puntos cardinales para disfrutar de la camaradería de los azuleños y de los que comparten esta pasión.

El primer motociclista que llegó al evento fue de Tres Arroyos quien expresó que estar en Azul significó compartir con amigos y con los organizadores que siempre lo trataron bien. Hace años que anda en esto y busca los lugares donde se siente cómodo. Al encuentro de motos de Azul asiste desde el año 1996.

Finalizó diciendo que una parte importante de la vida pasa por esta actividad. Destacando que te deja muchos amigos y como la moto no hay.

Este es el pensamiento de muchos de los que participaron en este encuentro, que se retiraron con la promesa de volver el próximo año y agradecidos por las atenciones recibidas

El Intendente Municipal pidió que se tenga siempre la energía positiva que es lo que necesita Azul. Vamos por un Azul superador, por estos hechos que hacen que nuestra ciudad se sienta a lo largo y lo ancho del país. Vamos por el Azul que todos nos merecemos.

Así transcurrió la XXVII edición del encuentro de Semana Santa en Azul, en el marco del cual -por la cantidad de participantes- se puede asegurar que las motos invadieron la ciudad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *