Las redes sociales

Las redes sociales son aquellos medios de comunicación donde cada uno puede expresar sus ideas, estados de ánimo, publicar fotografías y videos y un sinfín de alternativas. En Facebook, cuya fundación data del año 2004, se pueden crear encuentros virtuales con la comunidad o reservado a los contactos. La misma red ofrece una función didáctica, ya que existe una multiplicidad de juegos virtuales para usar solo o con otros miembros. Twitter, con orígenes dos años más tarde, permite a los usuarios estar en contacto con el tiempo real a través de breves mensajes. Instagram es otra red social, cuyo uso se limita a publicar fotografías y está disponible el servicio de chat privado, para intercambiar mensajes con los contactos.

La aparición de estas redes sociales revolucionó el circuito comunicacional de las personas a nivel mundial. Por cierto, nada más saludable que tener una mayor y mejor comunicación.  Pero las redes sociales tienen, lamentablemente, su costado oscuro según el uso que se haga de ellos y el fin que se persiga.

También las redes sociales han mostrado su lado negativo, a punto que han sido protagonistas centrales en hechos aberrantes que tuvieron como víctimas a mayores y menores de edad.

Los adultos no pueden abstraerse del uso que principalmente los niños le dan a las redes sociales, ya que detrás de esa “inofensiva” pantalla puede haber un serio riesgo para la integridad física y/o psíquica del usuario.

El mercado infantil ha pasado a ser un nuevo agente de socialización que genera relaciones, pautas y normas en reemplazo de la familia, el barrio y la escuela. El capitalismo infantil empieza a ganar espacios y el chico pasa a sentirse mejor porque eso le genera más satisfacción frente a sus necesidades, incorporando nuevas pautas, normas, estilos de vida y ahí necesita de nuevas tecnologías.

No son relaciones de cercanía sino que aparecen vínculos virtuales. Ahí es cuando aparece la preocupación, en el caso de los padres, con las redes sociales.

Un comunicador social sostiene que resulta innegable e insoslayable la importancia que las redes sociales han adquirido en nuestra cultura, ya que es una magnífica herramienta para que los ciudadanos puedan canalizar su libertad de expresión. Ningún otro medio permite que todos, al mismo tiempo, puedan expresarse obteniendo un alcance masivo.

Los aspectos negativos se vinculan con el incorrecto uso que de él hacen algunos: discriminar, ejercer bullying, publicar contenidos que afectan la sensibilidad de otros, engañar a las personas o cometer delitos.

Los propietarios de estos recursos de la informática deberían ser obligados también por el Estado a implementar controles que, sin afectar la libertad de expresión, impidan que los usos desagradables, ofensivos, violentos y repudiables se materialicen pues una vez que los contenidos se publican no hay acción posterior que repare los daños que se puedan cometer a terceras personas.

Estas herramientas generan beneficios en el trabajo cotidiano. También reforzaría una educación que las incluya fomentando su uso responsable y creativo de las redes sociales para contribuir al enriquecimiento de quienes las usan, respetando al otro y evitando daños personales que no se reparan con nada.

Las redes sociales tienen que ser una ayuda y no una amenaza para la sociedad. Por eso hay que tener mucha responsabilidad por el uso que se les dé.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *