TORNEO APERTURA DE PRIMERA DIVISIÓN

Las semifinales devuelven a Boca a la competencia

<
>

El ganador de la fase regular recobra el sabor de jugar oficialmente al cabo de 49 días. Viajará hoy a Tapalqué para enfrentar a Atlético, a partir de las 15 horas. En el mismo horario jugarán Chacarita y Alumni en el sur local, en lo que es la otra semi del certamen.

 

Desde que el 17 de julio se jugó la 13º fecha del Torneo Apertura, la última de la fase clasificatoria rumbo a los mano a mano ida y vuelta, ese domingo donde los incidentes en el clásico Alumni-Athletic derivaron en un laberíntico y kafkiano sendero burocrático que maniató el devenir del certamen, desde aquella tarde que Boca Juniors no juega oficialmente. Son 49 los días transcurridos, cúmulo suficiente para empezar a sentir la abstinencia de salir al ruedo; más todavía cuando en aquella jornada de julio, el plantel xeneize terminó de confirmarse como el ganador de la instancia.

¿El parate le vino bien? ¿Lo perjudicó? ¿Lo llevó a malograr esa notable sintonía victoriosa? Todas las dudas e hipótesis son atendibles, pero las respuestas las exudará el partido mismo ante Atlético, hoy en Tapalqué desde las 15, y la revancha –dentro de siete días– en el Ricardo Infantino.

El equipo de Di Prinzio-Rígoli buscó por todos los medios mantener en buena forma su personalidad futbolística. Intensificó y diversificó el aspecto físico y jugó partidos amistosos no sólo en el ámbito local, pero son ellos mismos –entrenadores y jugadores– los que reconocen que nada equivale a la gimnasia oficial (ver nota con Di Prinzio). Carmona llegó a la quinta amarilla y esta tarde mirará desde afuera; su reemplazante será Giacoboni en la saga central.

Al igual que Boca, Atlético aborda esta semi con suma expectativa, puesto que ha pasado bastante tiempo para volver a enfocar al gaucho en un momento como el actual. El equipo de Fernández ha sabido sortear críticas y desprendimientos significativos de integrantes (Zalazar, Longhini) con algunos resultados, eludiendo a Athletic en cuartos y esclareciendo que su potencial aún le es suficiente. De los últimos cinco cotejos que disputó ganó dos (Sarmiento y la ida ante el fidelino) y perdió tres, dos de ellos en su estadio (Athletic, Boca e Independiente). En el elenco de Fernández volverían Valdez y Guindo.

No obstante la relevancia de lo que va a acontecer en el Pedro Bordenave, Urioste y Rauch es el sitio donde el GPS de buena parte del futbolero local (descontados los hinchas de ambas instituciones) marca que hay que llegar….y entrar. Chacarita será anfitrión de Alumni, una rivalidad vivenciada ya como un clásico y que a lo largo del año ha tenido varios episodios, dos de ellos por el Torneo Federal. En dicho certamen, el albinegro cantó victoria primero y luego logró un agónico empate en el sur; por el Apertura, en la séptima fecha, el Emilio S. Puente fue testigo de una magra paridad en cero.

El tricolor llega a este cara a cara con su propia vara en alto luego de recobrar su reconocida tesitura futbolística ante Vélez, al que goleó por 5 a 1. En el encuentro jugado en Boca, su desempeño había rozado lo desalentador, pero en su reducto el esplendor matizó buena parte de la disputa. Y cuando Chaca juega bien, los rivales piensan todo dos veces.

Lo que envalentona de cara al espectáculo de esta tarde (también a las 15), es que la cebra comparte eso de lucir bonanza en su rendimiento, pese a que siete días atrás, en la vuelta ante Sarmiento, donde a la clasificación sólo le faltaba el moño, la performance no resultó contundente. La baja de Canelo es muy sensible, también es destacada la de Layús, que podría haberlo reemplazado. Pouyannes retomará su “viejo” oficio de punta y en el sector derecho de la zona de volantes, Mariani recuperará a Mazzante.

Por lo demás, se trataría del Alumni que ha dado forma a la que quizá sea el sentido colectivo que con más continuidad se ha mantenido en buena forma.

­
DI PRINZIO: “NO VAMOS A ESPECULAR EN NADA” 

 Al otro lado de la conexión telefónica, a Adrián Di Prinzio se lo escucha muy confiado pero mesurado, sin exagerar expectativas ni posibles ventajas. A 24 horas del primer partido ante Atlético, uno de los entrenadores de la Primera de Boca habla fluidamente con EL TIEMPO, refiere a muchos aspectos que matizaron todo este extraño y extenso tiempo de inactividad oficial.

La laboriosa tarea de reafirmación emocional, la idea de optimizar el rinde físico, las dudas sobre si el nivel futbolístico pudo verse afectado por el vacío de casi 50 días y ofrecer ventajas hoy ante Atlético, algunas de las cuestiones básicas de la pequeña conversa con el director técnico que podrá sentarse por primera vez en el banco xeneize recién en noviembre, cuando cumpla su suspensión.

 

-Ahora que la espera terminó, ¿qué conclusión haces de cómo debieron manejar el aspecto emocional, anímico, de un plantel que había adquirido mucho vértigo dada la excelente campaña?

-Fue difícil, lógicamente, por el tiempo de espera. Nosotros vamos a jugar después de 58 días (dixit). Pero a su vez, los chicos nos la han hecho mucho más fácil, por la buena predisposición, sus ganas y todo lo que han dejado en este tiempo sabiendo que no jugaban y sin dejar de entrenar. Entrenaron durante 58 días, 4 días a la semana, casi completo el plantel. Vamos a ver qué pasa el domingo respecto a lo futbolístico.

-¿Tanto vos como Antonio, teniendo en cuenta que la inactividad cada vez se extendía un poco más, en qué aspectos puntuales se enfocaron? ¿Intentaron plasmar innovaciones?

-La idea fue, en la parte física, arrancar mejor aun de lo que terminamos. Creo que físicamente nosotros estábamos muy bien y había que mantenerlo. En esto hizo un muy trabajo el profe Adrián Monzón.

Apuntamos a mantener la intensidad de juego, que por ahí podés tener algún bache en el partido, unos minutos que se cae. Pero que traten de mantener esa intensidad, de presión que es lo que nosotros apostamos.

Cambios…no, seguimos con la misma táctica con la que veníamos hasta ahora.

-¿Qué partido se puede dar en esta ida? ¿Qué aspectos del juego rival recordás de cuando se enfrentaron en la fase regular?

-Cuando lo enfrentamos, el partido se abrió rápidamente. Le ganamos 4 a 1 y el primer tiempo finalizó 2 a 0. Pero eso queda de lado. Este tipo de partidos, cuando es una semifinal, es una cosa aparte. Calculo que se va a dar un partido trabado, sé que trajeron a este chico Pernea, un muy buen jugador, vertical.

Tomaremos los recaudos necesarios, ellos tienen juego aéreo por el lado de Carlucci… tomaremos los recaudos necesarios. Hacemos mucho hincapié en lo que tenemos nosotros, en nuestro juego, en nuestros jugadores. Nosotros vamos a Tapalqué a buscar un triunfo, no vamos a especular en nada. Sabemos que tenemos que hacer un partido inteligente en un montón de cosas, pero no vamos pensando en que tenemos el partido de vuelta en cancha de Boca.

-¿Qué advertís sobre cómo viene experimentando la muy buena campana, y la larga espera, los dirigentes y los hinchas boquenses?

-Muy bien, muy bien. Tal vez el de afuera con más ansiedad que nosotros, esperando que llegue cada fecha, esperando ahora que se juegue esta semifinal. Acompañaron en todo momento; los dirigentes preguntando qué nos hacía falta, qué necesitábamos. Y con la gente que vos tenés las posibilidad de hablar en calle, esta ansiosa por hacerse presente en el partido y acompañar a los chicos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *