ENTREVISTA A UNA AZULEÑA CENTENARIA

Laura Brid de Trócoli, la eterna maestra

Alicia Giannini y Laura Brid de Trócoli, en el tradicional encuentro del “Día del Maestro”, este lunes 11 de septiembre de 2017.
<
>
Alicia Giannini y Laura Brid de Trócoli, en el tradicional encuentro del “Día del Maestro”, este lunes 11 de septiembre de 2017.

Nació en 1917 en nuestra ciudad. El pasado 7 de julio cumplió 100 años. Fue docente en Azul hasta 1954, cuando junto a su esposo Osvaldo y sus hijos Juan Carlos y Osvaldo Enrique continuaron su vida en Banfield, donde actualmente vive. Aquí la historia de una docente azuleña que lejos de su terruño renovó una amistad impensada.

Por Darío Rizzardi. De la Redacción de EL TIEMPO

EL DATO:

Laura Brid se casó con el escribano Osvaldo Trócoli, y tuvo dos hijos, Juan Carlos y Osvaldo Enrique, que hoy en día tienen 70 y 72 años respectivamente.

SU VIDA Y LA FAMILIA LIGADA A AZUL…

“Nací, me casé y mis hijos nacieron en Azul. Vivía en la calle Entre Ríos. Tenía muchas amigas y compañeras de escuela. Pero todas eran grandes como yo, yo he tenido la suerte de llegar a esta edad. Hará un año estuve allá, cumplía años la única hermana que me queda, Carmen Brid de Vilas. Pero voy muy poco, no puedo viajar, he cumplido 100 años. Justamente este sábado vino mi familia de Azul a verme, mis sobrinos” cuenta Laura, enumerando los lazos que la unen a estos a pagos.

Casi a mediados de la década del 50, la familia Trócoli Brid tuvo que mudarse para iniciar un nuevo camino y así lo detalla con una cálida voz que atrapa.

“Nosotros nos fuimos por razones políticas, en el año 1954, Osvaldo, mi marido, era escribano, pasaron muchas cosas y el trabajo mermó, tuvo la suerte de poder venir a Avellaneda a trabajar y ya no nos movimos más, siempre me quedé viviendo en Banfield, hemos pasado muy buena vida, he trabajado en muy buenas escuelas, primero en Avellaneda y luego en Banfield, donde me jubilé como vicedirectora”.

 DEJAR EL PAGO Y EL AMOR POR LA DOCENCIA…

 “Azul es parte de mi vida todavía. Cuando vine a vivir acá, fue un golpe muy grande para mí, vine a un lugar donde no tenía ningún familiar, extrañé mucho a mi familia. Prácticamente he vivido muy poco con mi familia” explica quien ya estuvo largamente más años en Banfield que en la tierra que la vio nacer.

A los pocos meses de conseguir su título de maestra, no sólo comenzó a desandar su amada tarea, sino también aprendió a no compartir la cotidianeidad de los días junto a su familia.

“Cuando me recibí era diciembre y ya al año siguiente estaba trabajando en Chillar, tuve que ir a una pensión donde estuve 8 años, en la Escuela N° 8, había una sola escuela primaria allá. Luego me casé y fui trasladada a una escuela en Azul, estaba detrás del arroyo. Posteriormente pasé a la Escuela 17 y de ahí vine para Avellaneda. Toda la vida estuve contenta de haber elegido la profesión que elegí. Me encantaba ser maestra, yo quería siempre a mis alumnos, para mi eran parte de mi vida y les enseñaba con todo gusto, tengo los mejores recuerdos, muchos se acuerdan que fui maestra de ellos. Siempre lo hice con mucho cariño”.

 UNA AMISTAD IMPENSADA…

La historia de Laura Brid tenía reservado un capítulo importante, uno que hace más de 30 años la une a una persona muy especial. Alguien que conoció aquí y con quien se volvió a encontrar allá.

Por la década del 80, recibió un llamado que la juntó hasta estos días con alguien de quien había sido maestra. Era Alicia Giannini, una azuleña que había sido su alumna y que en ese momento vivía en Turdera, en la zona sur del Gran Buenos. La familia de Laura pudo ayudar a que una de las hijas de Alicia pudiese ingresar a un colegio donde era complejo hacerlo. Desde ese momento, cada 11 de septiembre, la alumna visita a su querida maestra para saludarla y llevarle bombones de regalo. Hablan de sus vidas y siempre algún comentario azuleño invade la charla.

“Alicia siempre es muy atenta conmigo, fue alumna mía en la Escuela 17, en primero superior. Con Alicia siempre tenemos una relación muy grande, siempre se acuerda de mí y yo de ella. La espero cada 11 de septiembre” finaliza Laura y da por terminada la entrevista.

Alicia ya está en su casa para comenzar ese emotivo encuentro de dos mujeres azuleñas en algún lugar de Banfield.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *