LA DECISIÓN FUE APELADA ANTE LA CÁMARA PENAL

Le denegaron a Hernán Faure una morigeración de prisión

Después de que en mayo de 2011 acribillara a balazos al jefe del Destacamento Balneario Mariano Cafferata, el ex sargento de la Bonaerense cumple una condena de doce años y ocho meses de prisión por ese crimen, que había tenido connotaciones pasionales. Los mismos jueces que lo condenaron en una primera instancia, ahora no dieron lugar a dicho beneficio. Su Defensora Oficial había pedido que Faure cumpla arresto domiciliario con salidas laborales. En subsidio, que salga a trabajar mientras está preso en la Unidad 7.

Mariana Mocciaro, durante el juicio donde Hernán Faure, que también aparece en la imagen, fue condenado. Al ex policía le fue denegada ahora una morigeración de prisión que ante el Tribunal 1 había presentado semanas atrás su Defensora Oficial.
ADRIÁN GELOSI/ARCHIVO/EL TIEMPO

Los jueces del Tribunal azuleño que en julio de 2012 condenaron a Hernán Faure por el asesinato de un jefe del Destacamento Balneario, un crimen de connotaciones pasionales ocurrido en mayo de 2011 en esta ciudad, le denegaron al ex policía de la Bonaerense una morigeración a la prisión preventiva que por ese homicidio actualmente cumple en la Unidad 7, el penal del SPB ubicado en esta ciudad.

Luego de que un dictamen absolutorio de Casación para Faure fuera anulado y de que la Suprema Corte de Justicia ordenara que otra sala de ese Tribunal de Alzada interviniera en la causa penal, el ex policía había sido detenido otra vez en octubre del año pasado, cuando “un nuevo fallo ajustado a derecho” lo condenó por el asesinato del oficial Principal Mariano Cafferata a doce años y ocho meses de cárcel.

Semanas atrás, en respuesta a una presentación que hiciera su defensora Oficial Mariana Mocciaro, los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 rechazaron ese pedido de morigeración a la prisión preventiva del ex policía.

Dos pedidos rechazados

De acuerdo con lo señalado, uno de los pedidos de la Defensa de Faure apuntaba a que el ex policía pueda cumplir prisión domiciliaria y trabajar en una empresa constructora de esta ciudad, tal como lo venía haciendo hasta que en octubre del año pasado volvió a ser detenido, una vez que se conociera ese nuevo fallo con veredicto condenatorio para él por el crimen, resolución que todavía tampoco está firme.

Pero los jueces Joaquín Duba, Martín Céspedes y Gustavo Borghi le denegaron a Hernán Faure un pedido para que cumpla prisión domiciliaria “con control del Centro de Monitoreo Electrónico y de sus progenitores, con salidas laborales diarias”.

También, otro que en subsidio había hecho la Defensora Oficial del ex policía: que tuviera salidas laborales desde la Unidad 7, la cárcel donde está preso.

Mientras que la primera de las solicitudes fue rechazada de manera unánime por los jueces del TOC 1, el segundo pedido fue denegado por mayoría, ya que al mismo se opusieron los jueces Duba y Céspedes; mientras que el magistrado Borghi lo había avalado.

“No habiéndose alegado ni advertido en la causa la presencia de circunstancias de peso que permitan contrarrestar la conjetura del peligro procesal aludido -escribieron los jueces tras señalar que podría existir por parte de Faure “un peligro cierto de fuga” o un “intento de eludir la acción de la justicia” -, determina que deba mantenerse la medida cautelar a la que se encuentra sometido el causante”.

“En el caso en análisis la magnitud de la misma (por la pena), hace no sólo probable, sino incluso comprensible, que Hernán Faure intente eludir el accionar de la justicia” ante lo que está siendo un encierro prolongado para él teniendo en cuenta la condena que le fuera impuesta.

“Siendo sabido que la mayoría de las personas tienen un domicilio o algún familiar dispuesto a recibirlo, ninguno de esos hechos alcanza para desvirtuar una presunción que también es común a todas las personas, sin importar si trabajan o no, si tienen familia o no, si tienen residencia fija o no, etc., como sí podrían hacerlo las que no sean a gran parte la ciudadanía -las excepcionales, especiales o extraordinarias-, siempre y cuando permitan hacer arribar al juzgador a la convicción de que, por la existencia de ellas, el causante no eludirá el proceso”, se mencionó también citando otras resoluciones que existen de casos similares.

“Por otra parte, las circunstancias apuntadas por la Defensa no encuadran en los supuestos tipificados por el artículo 159 del Código Procesal Penal provincial (Faure no tiene más de 70 años ni está enfermo) y tampoco resultan de una relevancia superior que permitan excepcionar la presunción de elusión de la justicia que se desprende de un alto monto de pena impuesta no firme, resultando la medida de coerción impuesta la única que, por el momento, logra evitar dicho riesgo”.

“No alcanza tal cometido lo apuntado respecto al compromiso por parte de la familia del imputado de velar por el correcto cumplimiento de las condiciones impuestas y el arraigo”, agregaron los jueces en lo resuelto.

“Sentado lo que antecede, ni el arraigo, ni la pertenencia a una familia, ni el control que Walter Carlos Alejandro Rosa (un empleado administrativo de la constructora donde el ex policía trabajaba hasta que lo detuvieron el año pasado) se encuentra dispuesto a realizar en el ámbito laboral pueden, por sí ni en su valoración conjunta, aventar el riesgo de fuga antes aludido y analizado”.

“Entendemos que Hernán Faure ha sido condenado a la importante pena de doce años y ocho meses de prisión, de la que tan sólo lleva cumplida poco más de dos años y tres meses; que no existe ninguna otra circunstancia que por su excepcionalidad permita acceder a los beneficios pretendidos, ya que el hecho de tener una hija de corta edad, la cual se encuentra contenida familiarmente y con sus necesidades cubiertas, tampoco genera una situación extraordinaria para atenuar su encierro y, finalmente; que se encuentra privado de la libertad para el cumplimiento de la pena no firme impuesta, que ha merecido el doble conforme por parte del Excelentísimo Tribunal de Casación Penal provincial, todo lo que lo aleja aún más de las posibilidades requeridas, por lo que corresponde su rechazo”, concluyeron de manera unánime los jueces al primero de esos pedidos: prisión domiciliaria con salida diaria laboral.

En donde no hubo acuerdo entre los magistrados fue con relación a la solicitud subsidiaria formulada por la Defensa Oficial de Faure y, finalmente, rechazada también.

Al respecto, Borghi sostuvo que el ex sargento de la Bonaerense podría salir a trabajar, pero pernoctando en la cárcel donde está preso, con el fin de “obtener recursos económicos para solventar gastos con relación a su hija menor de edad”.

Pero los demás jueces del Tribunal 1 tampoco consideraron por el momento aplicable dicho beneficio, lo que en esta instancia hizo que esa segunda petición formulada por la Defensa del ex policía no prosperara tampoco.

El dato

Según explicaron voceros judiciales a EL TIEMPO, aún no ha adquirido rango de firmeza lo dispuesto por los jueces del Tribunal 1, ya que la Defensora Oficial de Hernán Faure recurrió ante la Cámara Penal esa denegatoria de primera instancia. De esa manera, ahora serán los jueces del máximo Tribunal departamental quienes deberán resolver si le otorgan o no al ex policía, de 31 años de edad, esa morigeración de prisión pretendida.

EN SÍNTESIS

-El 9 de mayo de 2011 Hernán Faure, por entonces un sargento de la Policía de la Provincia que desempeñaba funciones en la Patrulla Rural (hoy CPR),  acribilló a balazos al oficial Principal Mariano Cafferata. El crimen ocurrió en el Destacamento Balneario, dependencia de la cual la víctima estaba a cargo y en la que también trabajaba una ex pareja de Faure con la que tiene una hija. El homicidio tuvo connotaciones pasionales, ya que Faure descubrió que su por entonces mujer -que al igual que él después sería exonerada de la fuerza- lo engañaba con Cafferata.

-El 17 de julio de 2012 el juicio que por el caso se hizo en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul finalizó con la condena para Faure por el crimen. Los jueces Gustavo Borghi, Joaquín Duba y Martín Céspedes lo hallaron autor de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y lo condenaron a “doce años y diez meses de prisión”. Faure estaba preso desde el día de ocurrido el hecho, ya que después de asesinar a Cafferata regresó a la sede de la Patrulla Rural y se entregó a quienes en ese entonces eran sus jefes.

-Luego de un recurso de apelación presentado por su defensora Oficial Mariana Mocciaro, el 11 de abril de 2013 la Sala III de Casación absolvió a Faure, lo que derivó en que inmediatamente fuera liberado.

-Pero ese fallo tampoco quedó firme. Y desde la Fiscalía de Casación se interpuso un ”recurso extraordinario de inaplicabilidad de la ley” ante la Suprema Corte, que el 31 de octubre de 2016 ordenó que la causa volviera al Tribunal de Casación Penal para que intervenga otra sala con nuevos jueces y emita lo que fue definido como “un fallo ajustado a derecho”.

-De esa manera, el año pasado, con fecha 24 de octubre, fue la Sala IV de Casación la que intervino en la causa, condenando a Faure y readecuando aquella pena que le fuera impuesta en el juicio que se hizo en Azul a doce años y ocho meses de prisión como autor penalmente responsable del asesinato del policía Mariano Cafferata.

-Eso hizo que el TOC 1 de Azul, dando lugar a un pedido de la Fiscalía desde donde se instruyó la causa penal por este crimen de connotaciones pasionales, ordenara la detención de Hernán Faure. Dicha medida cautelar se efectivizó después de que el ex sargento de la Bonaerense se presentara espontáneamente en la sede de la DDI local el 30 de octubre del año pasado, día en que volvió a estar preso por ese asesinato que cometió hace siete años.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *