AYER A LA MAÑANA

Le hicieron pericias en Azul a un tandilense que está acusado de estrangular a su madre

Tiene 31 años y el martes pasado fue aprehendido en una casa del Barrio Villa Aguirre de Tandil. En esa vivienda policías hallaron asesinada a la víctima, que tenía 54 años. Después de ocurrido el hecho, llamó a un amigo por teléfono para decirle que había matado a su mamá. Se trata de determinar ahora si es imputable o no.

 

El tandilense acusado de matar a su mamá fue sometido ayer a diferentes pericias en Azul. Una patología mental que al parecer padece podría derivar en que sea declarado inimputable.
JOSÉ BERGER
<
>
El tandilense acusado de matar a su mamá fue sometido ayer a diferentes pericias en Azul. Una patología mental que al parecer padece podría derivar en que sea declarado inimputable. JOSÉ BERGER

Un hombre acusado de matar a su mamá el pasado martes en Tandil fue trasladado ayer a Azul para ser sometido a diferentes pericias psiquiátricas y psicológicas, en el marco del sumario penal que por lo sucedido se está instruyendo.

Por el hecho, el ahora acusado de este matricidio podría ser declarado inimputable, según señalaron voceros allegados a la investigación del crimen.

Eso se debe a que en ocasiones anteriores había estado internado a causa de problemas psiquiátricos que padecería.

El hombre que ahora está acusado de haber estrangulado a su mamá llamó por teléfono a un amigo para contarle lo que había hecho, lo que después derivó en que ese mismo martes fuera detenido por la Policía en una casa del Barrio Villa Aguirre donde el homicidio se produjo.

Hasta anoche, el presunto matricida permanecía con custodia policial internado en un centro asistencial de Tandil.

En horas de la mañana había sido trasladado a esta ciudad para ser sometido a diferentes estudios psiquiátricos y psicológicos en la Asesoría Pericial del Departamento Judicial Azul, que tiene sede en Avenida 25 de Mayo entre 9 de Julio y Roca.

En la causa penal que se inició está interviniendo el Dr. Gustavo Morey, titular de una de las fiscalías en Tandil que depende del Departamento Judicial Azul.

Ese expediente judicial está en principio caratulado como un homicidio agravado por el vínculo, aunque hasta el momento el funcionario judicial que lo está instruyendo no ha podido tomarle declaración indagatoria al hombre que figura acusado de este asesinato.

El resultado de las pericias que le realizaron ayer en Azul al acusado del crimen de su madre se convertirá en un elemento de fundamental importancia para determinar si se está en presencia de una persona imputable o inimputable, que es lo que se trata de determinar ahora teniendo en cuenta los antecedentes que presenta el encausado en cuanto a su salud mental.

Estrangulada

Fuentes policiales y judiciales habían identificado al confeso autor del crimen como Juan Facundo Fernández.

De 31 años, había sido detenido el pasado martes en la misma casa donde el homicidio se produjo, en la calle Basílico del Barrio Villa Aguirre de la ciudad serrana.

Las versiones en cuanto a lo sucedido hace cuatro días en esa casa indican que Fernández, después de matar a su madre, le confesó el crimen a un amigo al que llamó por teléfono, lo que derivó en que instantes más tarde personal policial se hiciera presente en la vivienda y lo aprehendiera.

La mujer que fue asesinada tenía 54 años y se llamaba Silvia Alejandra Ordóñez.

Luego del asesinato su hijo quedó internado transitoriamente en el Centro de Salud Mental de Tandil, mismo lugar donde hasta anoche permanecía.

Ahora se aguarda que especialistas determinen si pudo comprender la criminalidad del hecho o sí, por esa patología mental que al parecer padece, se está en presencia de una persona inimputable.

De acuerdo con lo investigado, tras estrangular a la víctima Fernández se comunicó telefónicamente con un amigo, a quien textualmente le dijo: “Maté a mi mamá”.

El hecho se produjo poco antes del mediodía del martes pasado. Y el conocido del presunto homicida, ni bien habló con él por teléfono ese día, inmediatamente llamó a la Policía para denunciar lo que había sucedido.

Efectivos de la Seccional Cuarta y de la Policía Local de Tandil se hicieron presentes en la casa donde vivía la mujer asesinada, en momentos que ya estaba el amigo de Fernández, el mismo a quien instantes antes el confeso homicida llamó por teléfono para contarle lo que había hecho con su madre.

Después de que en el lugar mantuvo un breve contacto con él, su amigo lo dejó encerrado en la casa y le entregó las llaves al personal policial que se hizo presente en el domicilio, ubicado en la calle Basílico al 1450.

Al ingresar los policías, el presunto homicida fue aprehendido, en momentos que -según señalaron voceros ligados a lo que fue esa actuación- “estaba tranquilo”, por lo que “no opuso mayor resistencia”.

En un galpón ubicado en el fondo de la vivienda, esos mismos policías encontraron el cadáver de la víctima. El cuerpo yacía sobre el piso, de costado y tapado con una manta. Según se cree, fue arrastrado hasta ese lugar por su hijo, una vez cometido el asesinato en otro sector del inmueble.

La autopsia a la que después el cadáver fue sometido sirvió para determinar que Ordóñez había sido estrangulada con un lazo. Además, los médicos a cargo de la operación hallaron rastros en el cuerpo de la mujer de lo que habrían sido diferentes golpes que le fueron aplicados antes de ser asesinada.

También, los investigadores pudieron determinar que Fernández utilizó un rollo de alambre para ahorcar a su mamá, el cual tomó de un taller de artesanía que hay en la casa, actividad que desarrollaba el ahora acusado.

Otros aspectos del caso señalan que el hombre, tras viajar como mochilero a Bolivia, había regresado a Tandil aproximadamente unas dos semanas antes a que se produjera el crimen.

Desde ese entonces estaba pernoctando en el domicilio de la víctima, que era actriz y también poseía un estudio donde realizaba fotos de estilo antiguo.

Fernández no está en condiciones de declarar

Los investigadores pudieron confirmar que el hombre que ayer fue traído a Azul para ser sometido a diferentes pericias había sido paciente del área de Salud Mental del Hospital Santamarina de Tandil, situación a través de la cual su última internación databa del año 2014.

Actualmente se desconoce si estaba llevando adelante algún tratamiento a causa de su estado mental.

En ese contexto, había trascendido que en un Juzgado de Familia se estaban sustanciando expedientes para declararlo insano, los cuales aún no habían sido resueltos.

Ni bien Fernández fue trasladado el martes pasado al Centro de Salud Mental donde actualmente continúa, se encontraba en estado de shock y no se ubicaba en tiempo y espacio, situación que había hecho imposible indagarlo.

Los estudios psiquiátricos y psicológicos que le hicieron ayer en la Asesoría Pericial de Azul sirvieron para que los especialistas que lo entrevistaron determinaran, en principio, que aún no está en condiciones de prestar declaración ante el fiscal que investiga este asesinato. Este lunes será sometido a nuevas pericias.

El dato

La investigación por este crimen revela que la víctima ya había sufrido agresiones de parte de su hijo, que a causa de diferentes episodios psiquiátricos que padeció estuvo internado por un cuadro de esquizofrenia, situación por la que requería medicación de manera permanente.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *