Llega el “destino final” para FANAZUL

Un instituto científico del Ministerio de Defensa de la Nación será el encargado de dictaminar y solucionar, si así lo requiere la situación, cualquier riesgo que expongan el predio e instalaciones de la fábrica militar desactivada en diciembre pasado. Se busca garantizar el desarrollo de futuros proyectos, que no se han revelado. Se trata del CITEDEF, que depende directamente de Luis Riva.

La comunicación interna de Speranza al personal de FM sobre la fábrica FANAZUL.

Por Marcial Luna

mluna@diarioeltiempo.com.ar

La responsabilidad de asegurar que el predio e instalaciones de la fábrica militar de Azul no representen ningún peligro, así como su saneamiento, ha recaído en el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), un organismo que depende del Ministerio de Defensa de la Nación y, más puntualmente, del secretario de Investigación, Política Industrial y Producción para la Defensa, Luis Riva.

Así se determinó desde la Dirección General de Fabricaciones Militares en las últimas horas, según se ha comunicado en un documento al que tuvo acceso El Tiempo.

Uno de los funcionarios de la DGFM, cuyo nombre resuena en Azul desde el momento en que se dispuso el cierre de la fábrica el 28 de diciembre de 2017, fue quien dio a conocer la novedad al personal de Fabricaciones Militares.

Se trata del director Fernando Speranza, quien firmó un “Comunicado Interno”. Fechado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el jueves 26 de julio de 2018, el documento fue dirigido “A todo el personal”.

El convenio   

Speranza se desempeña como director de Gestión de Personas de la DGFM. El comunicado con su firma (ver facsímil) posee sólo tres párrafos, en los que se determinan los pasos a seguir con la fábrica militar de Azul, luego de su cierre:

“En el marco del proceso de desactivación de la ex Fábrica Militar de Azul, en el día de la fecha la Dirección General de Fabricaciones Militares celebró un convenio marco de colaboración tecnológica con el Instituto de Investigaciones Científicas para la Defensa (CITEDEF).

“Dicho convenio permitirá avanzar en la evaluación, planificación y posterior ejecución de tareas de remediación ambiental y aseguramiento definitivo de instalaciones con motivo de tal desactivación. Ello, dentro del marco de planificación, seguridad y optimización de activos, conforme a las pautas y directivas dadas por la Intervención.

“Los antecedentes científicos de CITEDEF y la reconocida capacidad de sus profesionales y técnicos permitirá a la [Dirección General de Fabricaciones Militares] contar con los altos estándares de evaluación que la actividad a ejecutar requiere”.

Respuesta   

Por un lado, fuentes consultadas por este diario indicaron que la decisión comunicada por Speranza al personal de Fabricaciones Militares es, lisa y llanamente, “el destino  final” de la fábrica asentada en las sierras de Azul.

Por otro, la Intervención de FM transfiere una importante competencia al CITEDEF. Profesionales de este instituto tendrán la responsabilidad final de asegurar que el predio de FANAZUL esté libre de todo riesgo.

Desde la DGFM, de esta manera, se da respuesta a las denuncias efectuadas por operarios de FANAZUL en torno al riesgo explosivo y contaminación, publicadas en este diario el pasado 8 de julio y que implicaron una primera respuesta desde el ámbito técnico, a través de la réplica del ingeniero Piris (ver ediciones del 15 y 20 de julio de 2018). También, según fuentes de FM consultadas, es una forma de quitarse el sayo de encima: de ocurrir algún episodio, al poseer la garantía de los profesionales del CITEDEF de que no existe ningún riesgo en FANAZUL, los funcionarios de la intervención de la Dirección General de Fabricaciones Militares podrán deslindar responsabilidades valiéndose de la evaluación científica que se ha dispuesto ejecutar, a través del convenio firmado en la última semana.

Un aspecto que no debe soslayarse es que el CITEDEF, ubicado en Villa Martelli, en cercanías del predio de Tecnópolis, depende directamente de la Secretaría de Investigación, Política Industrial y Producción para la Defensa, a cuyo frente se desempeña desde el 16 de abril último Luis Riva, quien además es el interventor de Fabricaciones Militares (ver organigrama).

Hermetismo    

Sin embargo, existe otro aspecto que se desprende del comunicado de Speranza. Precisamente en el último párrafo se menciona que el CITEDEF brindará un alto estándar de evaluación, al considerarse que serán científicos quienes evalúen de aquí en más el ámbito de FANAZUL, “que la actividad a ejecutar requiere”. Pero, cuál será, en concreto, esa “actividad a ejecutar” sigue siendo un misterio.

Planteado de otro modo, en la comunidad aún flotan interrogantes: ¿Qué se pensará hacer con el predio e instalaciones de la fábrica militar, desde la intervención que dirige Luis Riva? ¿Por qué se ha mantenido reserva sobre ese aspecto, tratándose de un ámbito del Estado? Es decir, del ámbito público.

Ciertamente, el gobierno del presidente Macri determinó el cierre de la fábrica militar de Azul cuando el 2017 llegaba a su fin. Pero, desde entonces, ni oficial ni extraoficialmente se ha indicado qué planes gubernamentales existen, vinculados al predio e instalaciones desactivadas.

Un aspecto que inquieta a operarios y técnicos de FM es que el instituto encargado de la evaluación de la planta FANAZUL depende de manera directa de quien se desempeña, no sólo al frente de la Secretaría de Investigación, Política Industrial y Producción para la Defensa (del Ministerio de Defensa de la Nación), sino también como interventor de la Dirección General de Fabricaciones Militares: Luis Riva.

Organigrama del Ministerio de Defensa. (FUENTE: mapadelestado.jefatura.gob.ar)

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *