“LLEGARON Y EMPEZARON A BUSCAR ROÑA”

Claudio Andrés Frúgoli, el otro agredido durante estos incidentes ocurridos en las primeras horas del sábado 3 del corriente mes en Plaza Oubiñas. Al hombre lo atacaron con una botella de vidrio rota y le provocaron varios cortes. Estuvo internado hasta el pasado lunes.
<
>
Claudio Andrés Frúgoli, el otro agredido durante estos incidentes ocurridos en las primeras horas del sábado 3 del corriente mes en Plaza Oubiñas. Al hombre lo atacaron con una botella de vidrio rota y le provocaron varios cortes. Estuvo internado hasta el pasado lunes.

“Yo estoy bien. A mí me importaba más cómo estaba él”, dice Claudio Andrés Frúgoli y señala a su amigo, Julio Martín, a quien el viernes pasado había ido a visitar al Hospital Pintos.

En el mismo centro asistencial municipal, el albañil de 34 años estuvo internado hasta el lunes de la semana que pasó, cuando le dieron el alta.

En su caso, como la otra víctima de lo que fueron esos graves incidentes ocurridos en las primeras horas del pasado sábado 3 de este mes en Plaza Oubiñas, en momentos que en una vivienda de ese barrio se estaba celebrando un cumpleaños.

En el marco de la investigación judicial iniciada por lo sucedido, está detenido el presunto autor de las puñaladas a Martín. Pero aún nada se sabe del sujeto que con una botella rota de vidrio le provocó varias lesiones a Frúgoli.

El hombre, en la charla mantenida con EL TIEMPO, mostró las heridas que sufrió en el rostro y en la cabeza a causa de lo que fue esa agresión.

“Tengo cuatro puntos acá”, dijo mientras señalaba un costado de su cara. “También, cuatro abajo de la yugular y cuatro más en la oreja. Y me dieron más puntos en la cabeza”.

“Todo fue con la botella”, indicó con relación al ataque que sufrió en las afueras de esa casa donde se estaba celebrando un cumpleaños, ubicada en la calle Jujuy entre Corrientes y la ex calle Santa Fe.

Después de que resultara herido, el hombre se fue por sus propios medios al hospital. “Me vine solo. Me metí los dedos en las heridas y me vine solo”.

 “No le ví la cara”

 “Me dijeron quién fue el que me atacó, pero no le ví la cara porque todos estaban encapuchados. Esto fue afuera, cuando yo ya me estaba yendo”.

En su caso, todo comenzó cuando le quisieron pegar un botellazo, antes de que Martín fuera atacado con un arma blanca.

Frúgoli, según dijo, forcejeó con el agresor. Incluso, llegó a pegarle una trompada. Pero después, al caer al piso, resultó con varios cortes en la cabeza, el rostro y el cuello.

“Estábamos en la vereda y me quisieron pegar un botellazo porque tenían ganas. Empezaron a buscar roña, a buscar reacción. Y yo me fui para que no se armara bardo. Cuando salí, salieron dos. Uno era el que tenía el cuchillo -que al parecer sería Agüero, el que después atacó a Martín- y el otro el que, cuando me va a levantar la botella para cortarme, yo le gano de mano y le pego una piña. Él me empezó a dar botellazos mientras me iba siguiendo. Todo esto fue en la vereda de la casa”.

“Cuando me di cuenta de que me habían pegado un botellazo -continuó relatando- le pegué una trompada. Mientras lo agarraba, él me iba dando con la botella. Y al caernos al piso fue como que me clavaron la botella rota de atrás”.

“Después, cuando me vine para el hospital, el problema siguió y lo hirieron a él (por Martín). Julio me vio cuando yo me estaba yendo, porque él justo llegaba, que había ido a hacer un mandado. Ahí vi a Agüero y a este otro que se me pegaron atrás”.

Con relación a los agresores, Frúgoli señaló que “son del ‘Sanfra’. Llegaron y empezaron a buscar roña”. Pero al ser consultado sobre la identidad del sujeto que lo atacó, sostuvo: “No puedo identificarlo porque estaba con capucha”.

“Yo no salgo nunca de noche. Pero justo ese día había ido a una peña y después pasé por este cumpleaños de un amigo. Fui sólo a tomar una cerveza y habré estado nada más que dos horas. Y me estaba por venir para mi casa cuando pasó todo esto, que jamás me imaginé que podía pasar. Estábamos todos entre amigos y esta barrita apareció después. Eran cinco o seis. Todos tenían algo -dijo en alusión a que, al parecer, estaban armados- y empezaron a buscar reacciones”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *