ENFOQUE

Llegó el lunes

Escribe: Augusto Meyer

De la redacción de EL TIEMPO

En Argentina se vivió ayer otra jornada democrática. Es algo nada menor y digno de destacar en un país que tanto perdió a manos de procesos dictatoriales que ojalá nunca se repitan.

Millones de argentinos sufragaron –de 33 millones que estaban en condiciones de participar de los comicios-; unos cuantos lo hicieron doblemente cargados de emotividad por tratarse de la primera vez, por los 16 años cumplidos.

Sé de algunos que, pese a ser obligatorio el voto, adelantaron que no irían a expresar su voluntad en el cuarto oscuro.

“Estoy cansado de las promesas, las mentiras, las peleas y los ‘panqueques’; siempre quedamos en el medio y pagamos tanto la fiesta como el ajuste. Hay gente que lleva años viviendo de la política y, gane quien gane, yo me tengo que levantar a las 7 de la mañana ganarme el peso. Y agradezco tener cómo ganarme ese peso”, escuché decir.

Repasemos.

Por Azul han pasado distintas figuras políticas.

Algunas llegaron en lujosos autos y estuvieron acompañadas por más integrantes de su equipo de prensa, que por dirigentes del espacio político que integran. Circularon por las redes muchas selfies que de poco servirán a partir de hoy.

Vinieron precandidatos a diputados nacionales en “campaña” que, al mismo tiempo, eran y seguirán siendo funcionarios. Trampitas que, en el mundo de la política, parecen estar permitidas…En el mismo caso del “vale todo” se inscribe el arribo de un Ministro de la Nación que visitó un barrio en construcción y, si bien no pidió prensa, cuando se cubrió su presencia se prestó a fotos y entrevistas haciendo infinidad de consideraciones políticas que inducían al voto.

El oficialismo local, provincial y nacional pulverizó el cumplimiento de una ley que impide la promoción de obras y “todo aquello que lleve a la inducción del voto”.

La exacerbación de lo abusivo se dio el martes de la semana pasada, cuando varios centenares de efectivos de seguridad llegaron a esta ciudad para blindar la presencia del presidente de la Nación. Una visita que se dio, claramente, con vistas a captar la voluntad de los electores.

Motos, camionetas, carros de asalto, autos oficiales y de civil, dos helicópteros y un avión fueron movilizados para que Mauricio Macri y María Eugenia Vidal estuvieran en Azul. Hubo vecinos “presos” en sus domicilios e impedidos de circular libremente, e importantes restricciones al trabajo de los medios de prensa.

Acompañada por una nutrida comitiva, la Gobernadora venía de realizar una actividad similar en Mar del Plata y, con la misma premisa, al día siguiente el jefe de Estado viajó a Córdoba.

Todo en el formato 360°, condición de Protocolo y Ceremonial que entre otras cuestiones genera gastos por el alquiler de gimnasios, sillas y equipos de sonido.

En la misma semana, un dirigente político local regresó a la ciudad entre asombrado y amargado. No es para menos.

Venía de la Legislatura bonaerense, que sesionó poco y nada en lo que va del año, como si en la provincia no hubiera proyectos que esperan por su tratamiento y que implican soluciones y/o paliativos a distintas cuestiones del quehacer de los ciudadanos. La misma persona recorrió ministerios en La Plata, arribando a una misma conclusión.

“Nadie trabaja. Los funcionarios están todos de campaña”, sostuvo el vocero, quien aclaró que en la Legislatura la misma observación cabía esencialmente a diputados y senadores tanto oficialistas como opositores. “Esto es un ‘viva la Pepa’”, cuestionó.

Se viene hablando de dejar el sistema de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. Algunos cuadros políticos se encargaron de poner el tema en la agenda de los medios. Algunos que antes defendían el proyecto, hoy se oponen y piden por su derogación, esgrimiendo como principal argumento el costo varias veces millonario que acarrean las PASO.

¿Y el gasto de los dineros públicos en “campaña”? ¿La oposición no controla ni exige explicaciones?

Hoy, que la jornada democrática es historia, es de esperar que nuestros representantes en cargos ejecutivos o legislativos tanto sea locales, provinciales como nacionales, “se pongan al día” con aquellos trabajos atrasados por semanas enteras destinadas a la “campaña”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *