EL CLIMA DESAPACIBLE NO LES HIZO PERDER EL ENTUSIASMO

“Lluvia” de juguetes, música y diversión en el barrio Urioste

Las precipitaciones, que por algunos momentos fueron intensas, no impidieron la realización del festival a cielo abierto que la comisión barrial organizó con mucha pasión y entrega. Sandra Mayer, presidenta de la citada organización vecinal, destacó que el esfuerzo estuvo orientado a lograr que ningún nene se fuera de la plaza sin un juguete. Y así fue.

La sonrisa de un niño luego de recibir un regalo. El mejor resultado que los organizadores podían esperar del festival que ayer se realizó –bajo la lluvia- en la plaza del barrio Urioste.Regalos y juegos al aire libre y de salón para pasar una tarde diferente en la plaza del barrio.Las adversas condiciones climáticas se encontraron con la pasión que los vecinos le pusieron a la organización del evento.
<
>
La sonrisa de un niño luego de recibir un regalo. El mejor resultado que los organizadores podían esperar del festival que ayer se realizó –bajo la lluvia- en la plaza del barrio Urioste.

“Nadie se hubiera imaginado tener la plaza en las condiciones que está de gente a pesar del tiempo”, reflexionó Sandra Mayer, presidenta de la comisión del barrio Urioste, al ser consultada por EL TIEMPO en pleno desarrollo del festival del Día del Niño. El evento se realizó de principio a fin con precipitaciones que, por momentos, fueron algo más que una tenue llovizna en la plaza pública del sector.

“El trabajo de organización hizo que no lo suspendiéramos, porque se nos largó a llover cuando ya habíamos empezado. La cuestión es que cada chico tenga su regalo y pase un día lindo”, indicó la referente barrial.

Mayer, junto con un entusiasta grupo de vecinos, pusieron alma y vida en el desarrollo de una tarde a pedido de los chicos. Hubo regalos, música en vivo (se presentaron Tito Giles, Guillermo Toranza, Alfredo Berón, De Gira y Miguel Orué con ritmos tropicales), juegos y sorteo de regalos especiales.

“Es muchísima la gente que colabora. Son vecinos. En lo que se refiere a la recolección de juguetes tengo que agradecer al Colegio Sagrado Corazón, el estudio de inglés CACI, así como de gente que nos llamaba y nos decía que tenía juguetes para donar. El objetivo del festival es que cada chico se lleve su juguete; aparte de eso están los sorteos de los juguetes más grandes, como son las bicicletas, patinetas y otros que se ven acá”, agregó.

Mayer agradeció al Municipio que, a través de la dirección de Cultura, se hizo cargo del soporte de sonido y el escenario. De la misma manera reconoció el accionar de Hernán Pucheta, “un vecino que siempre nos ayuda con lo artístico y hace las conexiones con los distintos grupos musicales”; y de Macedonio Marcoveccio y los demás chicos que vinieron a ayudarle con la realización de actividades recreativas.

La entrevistada detalló que desde el pasado fin de semana, los sábados de 11 a 13 horas y con el auspicio de la Asociación Empleados de Comercio del Azul y Soda El Campeón, se dictan clases de iniciación deportiva a chicos de entre 8 y 12 años.

En la charla con este diario Mayer afirmó que ya se están viendo los primeros frutos de esa labor realizada el año pasado, cuando se dieron clases de rugby social. “Dos nenes están en el equipo ‘pumita’ de Azul Rugby”, comentó orgullosa.

EL DATO

El festival contó con un juego inflable que se montó en un sector de la plaza, pero la continuidad de las lluvias hicieron que –por precaución- la estructura se desarmara para evitar algún tipo de accidente.

PROYECCIONES BARRIALES

En la nota con EL TIEMPO, Mayer destacó la buena predisposición de vecinos que se dieron cita en la plaza del barrio Urioste para dar una mano en la atención que se le brindó ayer a los chicos.

Hubo lugareñas que sirvieron chocolate caliente y facturas; otras, se disfrazaron de payaso y no faltaron personajes como Minions y el Sapo Pepe.

“Las carencias están en el barrio. Por eso se le pone toda la onda y la garra para que los chicos puedan pasar el Día del Niño un poco mejor. Acá hay mucha gente que llamó para ofrecerse a dar una mano”, indicó.

Adelantó que, así como luego de participar de la festividad de San Juan se abocaron a la organización del festival del Día del Niño, ya tienen la mira puesta en las actividades que llevarán adelante con motivo del Día de la Familia.

“El trabajo es arduo pero reconforta ayudar socialmente. Y la presencia de tanta gente en un día tan feo desde el punto de vista climático como el que nos tocó, en parte, es un reconocimiento a eso que se hace con tanto amor. Las pruebas están que los festivales van mejorando año a año”, concluyó Mayer, quien se alejó del grabador y –bajo la lluvia- siguió dando todo de sí por los chicos que acudieron al festival.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *