ENTREVISTA

“Lo más importante es que él es inocente”

El abogado Germán Vena y Juan Pablo Ruppel, el hombre al que le habían allanado su vivienda en esta ciudad en junio y días atrás fue sobreseído por la tenencia de varias armas de colección de su propiedad. “Él tiene clientes, es honesto, trabajador y necesita seguir viviendo de lo que hace. Es un hombre decente y tiene una familia ejemplar. Esto, obviamente, lo perjudicó”, sostuvo Vena..  Una imagen de lo que había sido el allanamiento, que policías de la Subcomisaría de Hinojo y del GAD realizaron en una casa ubicada en Burgos y Bogliano. Después de que fue sobreseído, orden judicial mediante a Ruppel le devolvieron días atrás las armas que le incautaron durante el procedimiento. Una imagen de lo que había sido el allanamiento, que policías de la Subcomisaría de Hinojo y del GAD realizaron en una casa ubicada en Burgos y Bogliano. Después de que fue sobreseído, orden judicial mediante a Ruppel le devolvieron días atrás las armas que le incautaron durante el procedimiento.
<
>
El abogado Germán Vena y Juan Pablo Ruppel, el hombre al que le habían allanado su vivienda en esta ciudad en junio y días atrás fue sobreseído por la tenencia de varias armas de colección de su propiedad. “Él tiene clientes, es honesto, trabajador y necesita seguir viviendo de lo que hace. Es un hombre decente y tiene una familia ejemplar. Esto, obviamente, lo perjudicó”, sostuvo Vena..

Lo dijo el abogado Germán Vena en alusión a su defendido, un técnico electrónico llamado Juan Pablo Ruppel. El pasado 17 de junio, mientras dormía en su casa con su esposa y sus cuatro hijos, policías ingresaron por la fuerza a la vivienda, ubicada en una de las esquinas de Burgos y la ex calle Tucumán. Buscaban elementos relacionados con una serie de robos ocurridos en Colonia Nievas, los cuales en el lugar no hallaron. Además, a Ruppel lo aprehendieron y estuvo más de un día privado de la libertad, acusado de la tenencia ilegal de varias armas de fuego de colección. Días atrás, desde la Justicia le fue dictado el sobreseimiento en esa causa penal que se inició por el hallazgo de las armas. Según su abogado, “hubo violencia en el procedimiento y se excedieron en la orden judicial. Y todo eso yo voy a pedir que se investigue”. Con relación al accionar policial durante lo que había sido el allanamiento, el olavarriense sobreseído declaró: “Fue todo muy confuso y perjudicial para mi familia y para mí”.

Investigaban una serie de robos ocurridos en la localidad olavarriense de Colonia Nievas. Y el pasado 17 de junio, contando con una orden dispuesta desde un Juzgado de Garantías que en Olavarría está a cargo del Dr. Carlos Villamarín, policías de la Subcomisaría de Hinojo, con apoyo de efectivos del GAD, allanaron una casa en Azul donde un hombre vive con su esposa y sus cuatro hijos.

El procedimiento tuvo características espectaculares, teniendo en cuenta la gran cantidad de efectivos que participaron en el mismo, convirtiéndolo -valga la comparación- en un acontecimiento casi cinematográfico.

Pero los resultados fueron negativos con relación a esos elementos robados que buscaban, ya que en la casa allanada no encontraron nada.

Sí hallaron los efectivos de seguridad varias armas de fuego, todas de colección, pertenecientes al hombre que también posee un taller en esa propiedad, situada en una de las esquinas de Burgos y Bogliano, ya que repara televisores, equipos de música y electrodomésticos.

Juan Pablo Ruppel, un olavarriense que tiene 38 años y desde hace tiempo está radicado en Azul con su esposa y sus cuatro hijos, resultó aprehendido durante el allanamiento por el hallazgo de las armas. Y llegaron, incluso, a procesarlo por la tenencia de las mismas, al tiempo que permaneció privado de la libertad en la Seccional Primera de Policía local hasta el día siguiente de que se hiciera ese espectacular procedimiento policial en su casa.

Ahora, transcurridos más de dos meses de lo que fue esa situación que al técnico electrónico le produjo después un gran perjuicio económico, teniendo en cuenta que su trabajo se vio afectado por lo sucedido y que, durante el procedimiento, algunos de esos televisores que tenía para reparar fueron rotos por el personal policial que intervino en el hecho, desde la Justicia le fue dictado el sobreseimiento en esa causa penal que se inició por la tenencia de las armas.

Tal como el mismo Ruppel lo expresara en diálogo con este diario en una entrevista publicada el pasado domingo 19 de junio, contaba con todos los permisos correspondientes para poseer en carácter de legítimo tenedor esas armas de fuego, todas piezas de colección, en su mayoría de costosos valores.

Y así fue entendido desde la Fiscalía actuante en Azul en ese sumario que se inició por la tenencia de las armas, lo que se tradujo después en el pedido a una Jueza de Garantías -la Dra. Mariana Irianni- para que le fuera dictado el sobreseimiento a Ruppel por el delito de “tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil”, algo que fue dispuesto el pasado 25 de agosto.

El sobreseimiento implicó, además, que al técnico electrónico le devolvieran esas armas que le fueran incautadas.

Ahora, lo que el hombre busca es que alguien -si es que existe- se haga cargo de devolverle toda la credibilidad que perdió ante la sociedad por ese allanamiento llevado a cabo en su casa, que tuvo consecuencias directas con relación al trabajo que desarrolla, actividad que -según dijo Ruppel- se vio seriamente afectada ante potenciales clientes que optaban por no concurrir a su negocio, teniendo en cuenta ese estigma que le había quedado tras aquel procedimiento.

Con relación a los robos que se investigaban, el allanamiento arrojó resultados negativos. Y en cuanto al hallazgo de esas armas de fuego de colección -relacionadas todas con la Segunda Guerra Mundial-, ahora la Justicia dictaminó que el hombre contaba con los permisos correspondientes para poseerlas.

 “Totalmente inocente”

“El allanamiento en la casa de mi cliente derivó de una situación anterior, de una supuesta denuncia que había en Olavarría y que nosotros ahora también queremos determinar por qué lo apuntaran a Ruppel”, comenzó diciendo el abogado Germán Vena, representante legal del técnico electrónico, en una entrevista que ambos mantuvieron con este diario.

“Cuando hicieron ese allanamiento, colateralmente se formó otra causa por una supuesta tenencia ilegal de armas. Pero Ruppel es totalmente inocente, ya que ha sido sobreseído. Por lo tanto, la causa fue archivada y le restituyeron todas las armas”.

“Pero ahora -continuó diciendo el abogado- lo que nosotros queremos saber, y estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias legales, es qué pasó con esta causa que se inició en Olavarría y por qué motivo se hizo ese allanamiento en la casa donde mi cliente vive con su familia y tiene su lugar de trabajo”.

Vena calificó al procedimiento policial llevado a cabo en horas de la mañana del pasado 17 de junio como de “una inusual violencia y vehemencia inusitada”.

Aquel día, Ruppel, su esposa y sus cuatro hijos estaban durmiendo cuando imprevistamente los policías ingresaron a su vivienda, tras romper la puerta y también dañar algunos televisores que el hombre tenía en su taller para reparar.

“Yo estaba con mi familia durmiendo y sentí un ruido fuertísimo porque empezaron a golpear la puerta. Cuando me levanté, se metieron varios policías y me rompieron algunos de los televisores que tenía en arreglo en el taller que está en mi casa”, recordó sobre lo que fue ese procedimiento.

“Lo más importante es que él es inocente”, recalcó su abogado, quien insistió sobre el allanamiento, al indicar que “mancharon a un comerciante de Azul que no tenía nada que ver con ese delito que estaban investigando, ya que Ruppel es una persona responsable, trabajadora y padre de cuatro hijos, entre ellos un bebé”.

“En el allanamiento que hicieron -agregó Vena- los policías no estaban autorizados a ingresar por la fuerza como lo hicieron. La orden decía que tenían que tocar el timbre, identificar a las personas en el lugar, si las había, y que si el dueño de casa se hacía presente tenían que pedir que les exhibiera eso que supuestamente buscaban, las cosas robadas, que en la casa de mi cliente por supuesto no estaban porque él no tuvo absolutamente nada que ver con esos robos que se investigaban en Colonia Nievas”.

“El allanamiento con relación al robo fue negativo”, declaró el abogado. “Y esa causa que después formaron, por el hallazgo de las armas y la presunta falta de papeles de las mismas, quedó demostrado que tampoco era así, ya que ahora a él lo sobreseyeron porque se comprobó que las documentaciones de las mismas las tiene. La vez pasada eso lo decía mi cliente, pero ahora esto lo sostiene la propia Justicia”.

“Un tornado”

Vena comparó al allanamiento llevado a cabo hace dos meses con “un tornado que pasó por encima a mi cliente y a toda su familia”.

“De golpe, la Policía entró, les rompió la casa, se llevaron las armas, le inventaron a Ruppel otra causa penal y ni siquiera dejaron que él les mostrara toda la documentación que tenía de las mismas. El allanamiento era para buscar cosas robadas, pero encontraron esas armas de colección y lo detuvieron. Él no pudo ver cómo fue el procedimiento. Y el acta se la hicieron firmar en la comisaría, mientras estaba preso en un calabozo, que le dijeron que las armas habían quedado en su casa y, en realidad, se las habían llevado”.

“Él tiene clientes, es honesto, trabajador y necesita seguir viviendo de lo que hace. Es un hombre decente y tiene una familia ejemplar. Esto, obviamente,  lo perjudicó. Si bien a mucha gente que lo conoce y sabe quién es esto no le importó, distinto fue lo que pasó con el resto de la sociedad. Por eso buscamos que se aclare todo esto, después de que mi cliente quedó manchado con muchas mentiras que se dijeron”, sostuvo también el abogado Vena.

“A causa de todo esto mi trabajo cayó un montón. La gente no quiere ir a mi negocio porque tiene miedo. Cree que me allanaron la casa por los televisores o cosas así. Fue todo muy confuso y perjudicial para mi familia y para mí”, agregó Ruppel.

En ese contexto, el hombre recordó que “un amigo mío, la vez pasada, quiso mandarme un cliente para arreglar un televisor. Pero después él me contó que este hombre le dijo que a mi taller no quería ir porque habían hecho el allanamiento. Y por todo esto me estoy perdiendo trabajo”.

Ruppel vivió en Colonia Nievas. Su abuelo fue uno de los fundadores del pueblo.

Su nombre, a expensas de un testigo, se vio vinculado a una serie de robos ocurridos en esa localidad olavarriense, lo que se tradujo en aquel allanamiento de junio pasado en su casa de esta ciudad, donde finalmente no encontraron absolutamente nada de lo que buscaban.

“Mucha gente hizo comentarios también sobre que en mi casa habían encontrado cosas robadas en Colonia Nievas. Pero tampoco fue así porque eso no fue cierto. Fueron muchas las mentiras que se dijeron”, agregó el hombre en ese sentido.

El pasado jueves, después de que le fuera dictado el sobreseimiento en la causa penal que se inició cuando resultara aprehendido, a Juan Pablo Ruppel -orden judicial mediante- le devolvieron desde la Justicia esas armas incautadas durante el allanamiento en su casa.

“Las armas me las devolvieron, pero están más o menos en cuanto a su estado de conservación. Nada que ver a cómo las tenía yo, que las trato con mucho cuidado. Yo soy coleccionista y esas armas de fuego tienen valores históricos”, indicó con relación a precios que prefirió no revelar.

Además de contar que actualmente está haciendo varios cursos ligados a su actividad como coleccionista, Ruppel recordó que fue “una total mentira eso que se dijo que no tenía las documentaciones de las armas. Yo los papeles de las armas que colecciono los tengo”.

Finalmente, con relación a los robos a los que su cliente fue vinculado, Vena advirtió que tiene previsto ir “hasta las últimas consecuencias legales con todo esto para que se aclare”. Y sobre el allanamiento, el abogado también afirmó: “Hubo violencia en el procedimiento y se excedieron en la orden judicial. Y todo eso yo voy a pedir que se investigue”.

El dato

Según contaron Ruppel y su abogado, del total de las armas incautadas en la casa del técnico electrónico hubo una, de características especiales, que no le fue devuelta y hasta el momento no ha sido hallada. Se sospecha que ese arma de fuego, después de que fuera secuestrada junto a las demás en el allanamiento, nunca fue remitida por los policías que participaron en el procedimiento a sede judicial, algo que también solicitarán el abogado Vena y su cliente que sea investigado.

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Nèstor O Marcilese

    septiembre 5, 2016 at 11:28 am

    CREO QUE SE COMETÌO UN ATROPELLO,UNA CASA ,FAMILIA CON HIJOS PEQUEÑOS.PORQUE NO GOLPEARON LA PUERTA,EN CASO QUE NO ABRIERA,SI FORZAR,Y CREO QUE PUEDEN REVISAR CON CIERTA DELICADEZA,NO ERA ALCAPONE¡¡¡¡

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *